A bote pronto

El Barça en la encrucijada

El fútbol se detuvo inopinadamente a mitad de marzo, como consecuencia de los funestos efectos del Carod 19. La parálisis obligada en el terreno de juego no ha tenido correspondencia con la faena desde los despachos, ya sea in situ o por teletrabajo, que han incrementado la prospección de los mercados iniciando o reanudando las gestiones de transacciones de futbolistas. En un vaivén de nombres, que aquí en A Bote Pronto hemos omitido expresamente, desertando del humo inerte. 

Esta crisis de salud conlleva una derivada económica que está dejando a muchas familias al linde de la pobreza o ya en el contingente de los que precisan la asignación de un subsidio sin fecha de caducidad. No es el caso del fútbol profesional que se mueve por otros parámetros, en razón de la masiva respuesta social. En el caso de los futbolistas no es oro todo lo que reluce y los emolumentos de los jugadores complementarios nada tienen que ver con las estrellas de primer nivel.

Donde sí que acucia la crisis sin distinción es en las entidades deportivas. Muchas de ellas, por estirar más el brazo que la manga, se han visto obligadas a acogerse a los ERTE’s para muchos de sus trabajadores en este tiempo de inactividad. Otra cosa es que las más grandes tengan mayor capacidad de recuperación por su generación de recursos.

Sin ingresos no hay espacio para el gasto y ello pasará factura en las renovaciones de las plantillas para el curso venidero. Además, muchos clubes compensarán de alguna manera al socio abonado por los partidos de este curso 2019-20 y, muy probablemente del inicio del próximo 2020-21 que no haya tenido ocasión de consumir. Algunos de ellos, como es el caso del RCD Espanyol de Barcelona y el Valencia CF ya lo han adelantado públicamente.

En esta precariedad económica, cobra fuerza el intercambio de futbolistas, cromo por cromo, o con un aditamento menor de efectivo, entre las Entidades.

Orbitan en el FC Barcelona 35 fichas que podrían pertenecer al primer equipo a las que hay que sumar un mínimo de tres incorporaciones. Dejen salir antes de entrar y es obvio que el Club blaugrana ha de aligerar el equipaje, tanto para cumplir con las normativas reglamentarias como para rebajar la masa salarial desproporcionadamente alta.

Llegar al Barça es obtener el summum y tradicionalmente siempre ha costado de desembarazarse de algunos jugadores cuando la voluntad nace del Club. Gozan de unos contratos pecuniarios inaccesibles para otros muchos clubes y aprovechan el saber que tienen la sartén por el mango.

Recientemente, sin rubor, el futbolista Alex Song ya reconoció que su único interés en mantener en vigor el contrato profesional con el FC Barcelona era el económico. Muchas operaciones pueden quedar al traste por falta de sintonía, según advertimos por el estado actual de las que están en marcha.

Por las circunstancias excepcionales que hemos hecho mención, la liga española acabará el 19 de julio y quedará aún la Champions League. Algunos de ellos habrán acabado su contrato laboral antes y habrá que negociar una ampliación.

Otros, aunque tengan contrato en vigor, saben de las posibilidades de entrar en una operación de canje o venta de derechos que les pudiera resultar también ventajosa a ellos y encararán esta recta final de servicio al Club con los dos títulos más importantes en juego, con la incertidumbre del futuro. En principio, la profesionalidad de ellos no debe dejar dudas de su compromiso con la camiseta.

Estos futbolistas que se saben en este listado, tienen la oportunidad pintiparada de reivindicar sus aptitudes poniéndolas de escaparate. Seguro que los adscritos actualmente a la primera plantilla, tendrán ocasión de ello. No en vano tienen que jugar en LaLiga once fechas entre las comprendidas del 14 de junio al 19 de julio, lo que resulta un promedio de 3,18 días por partido. Dependiendo de la suerte de las eliminatorias, al Barça le quedarán de uno a seis partidos en el marco de la Champions League.

Con una preparación grupal de solo dos semanas después de tres meses confinados, Quique Setién deberá contar con la aportación de todos. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper 

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es