A bote pronto

El Barça en busca de la ilusión perdida

Volvió el fútbol a los estadios españoles en Primera y Segunda División A, con medidas extremas de seguridad que incluyen la ausencia de aficionados a las gradas. Fue una tarde de fútbol completa ya que cabía incluir los partidos de La Premier.

Volvió LaLiga con poco juego. De los tres partidos de Primera disputados, cuatro de los seis equipos se quedaron con su marcador a cero. El espectáculo fue en La Premier con el campeón pasando apuros (4-3) para derrotar al recién ascendido Leeds. En el polideportivo, destacaba la Supercopa de España de Baloncesto, que se disputa en Tenerife y que ha generado un Barça-Madrid en la final de mañana.

Fuera de la competición, jugaba el FC Barcelona por primera vez en la “era Koeman” frente a un modesto Nàstic de Tarragona en el estadio Johan Cruyff. El encuentro cubrió las expectativas y objetivos creados, por lo que satisfizo las exigencias de Koeman, que se expresó así en el post partido: “El objetivo es mover el balón, esconderlo y encontrar los espacios para jugar entre líneas, detrás de los mediocentros rivales. Creo que este equipo puede hacerlo porque tiene centrocampistas para jugar así».

El equipo estaba corto de preparación, de forma más acusada en algunos hombres que se incorporaron a la dinámica de los entrenamientos en fechas posteriores a la primera cita. Por ello, el técnico neerlandés había previsto dos alineaciones distintas, una en cada tiempo.

Primer tiempo:

Neto; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Aleñá; Pedri, Messi, Dembélé; y Griezmann. 

Segundo tiempo:

Iñaki Peña; Semedo, Araujo, Cuenca, Junior; De Jong, Riqui Puig, Coutinho; Trincao, Konrad y Braithwaite

Ambos equipos jugaron bajo un mismo patrón de juego, el 4-2-3-1, instaurado ya por Koeman en la selección orange y que permite un mayor control defensivo.

Faltaron Luis Suárez, Rafinha, Arturo Vidal, Todibo y Wagué con los que no cuenta el entrenador. Tampoco estuvieron futbolistas como Oriol Busquets, Matheus Fernández, Monchu o Miranda pendientes de una cesión o venta con derecho de recompra.

A estas nueve ausencias voluntarias, se hubo de agregar la de los lesionados Ter Stegen, Ansu Fati y la del recién incorporado Pjanic. Doce bajas en total, que dio oportunidad de jugar al juvenil Konrad de La Fuente, un extremo que ya había debutado con éxito en la fase de promoción de ascenso con el Barça B.

Como nota más positiva cabe consignar la reivindicación de los jóvenes. El debut de Pedri, Trincao y Konrad fue altamente esperanzador, así como las participaciones de los centrales Araujo y Cuenca, y de los medios Riqui Puig y Aleñá. 

Los goles fueron obra de los tres jugadores observados con lupa y que deben dar un paso adelante esta temporada: Dembélé, Griezmann y Coutinho. Al inicio del match, marcó el extremo en posición de “nueve” un balón que, centrado por Sergi Roberto, inteligentemente dejó pasar Pedri.

El capitán fue Leo Messi, ya que se había confirmado la repetición de los cuatro capitanes del curso anterior. Al argentino se le observó falto de condición física como era previsible, pero totalmente integrado en el grupo. Cedió el lanzamiento del primer penalti a Griezmann que ya lleva acumulado tres errores consecutivos con la selección francesa. En esa ocasión, lo lanzó a la perfección dejando clavado al portero que no adivinó la dirección del balón. Similar acierto tuvo Coutinho.   

Este miércoles está programado un segundo encuentro preparatorio, siendo el rival de mayor entidad, pues se trata el Girona CF que dejó escapar el ascenso a la División de Honor en el último suspiro, para beneficio del Elche.

Rueda el balón como principal antídoto para recuperar la ilusión culé. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es