A bote pronto

El Barça B da un paso más para el ascenso

El FC Barcelona tenía hoy un compromiso importante a través de su equipo filial, pues se dirimia una semifinal del playoff de ascenso a LaLiga Smartbank, en partido disputado en el Nuevo Mirador de Algeciras a puerta cerrada como es preceptivo.

Con relación al partido previo disputado en Málaga ante el Valladolid Promesas, solo hubo un cambio por la vuelta de Araujo, dispensado por Quique Setién. No así Riqui Puig y Ansu Fati que siguen bajo la disciplina del primer equipo, en una discutible decisión que genera muchas controversias.

García Pimienta eligió a estos hombres: Iñaki Peña; Morer, Araujo Cuenca, Akieme; Jandro (Mingueza 81′), Ilaix Moriba (Reis 68′), Monchu; Matheus (Nils 68′), Konrad de la Fuente (Gerard 105′) y Rey Manaj. Se observará el predominio de los jóvenes incorporados desde otros campeonatos en edad de formación.

El encuentro terminó con un empate a un gol (0-1 Guzman, min 39 y 1-1 Rey Manaj, min 82). La prórroga no deshizo la igualada y hubo que recurrir a los lanzamientos desde los once metros para que el Barça B pasase la eliminatoria al obtener un pleno de aciertos rematadores, a cargo de Akieme, Araujo, Cuenca, Manaj y Monchu, para hacer buena una intervención salvadora de su guardameta Iñaki Peña. Sigue en pie el objetivo de ascenso a la Segunda División A.

Mientras la plantilla del primer equipo está de vacaciones, Leo Messi y Luis Suárez, por ejemplo, ya nos han dado cuenta en las redes de su estancia en Ibiza.

Quienes no están de vacaciones es la directiva y los ejecutivos del Club que están trabajando en la remodelación de la plantilla para el curso que viene. Se han de rectificar errores de bulto, cuantitativos y cualitativos. Las plantillas de los dos equipos han resultado cortas para emprender todos los compromisos del curso y, de seguir así, se haría más visible, en adelante al poder hacer las convocatorias de 23 jugadores y dar minutos a 16 de ellos en cada partido.

En cuanto al valor cualitativo viene dado por los trofeos. De momento no los hay y todo queda supeditado a la Champions League donde no se parte como favorito. Claro que, con los criterios resultadistas que marca el día a día del fútbol, una hipotética conquista de la “orejona”, pasaría a calificarse la temporada de excelente, cuando todo apunta al suspenso.

Ningún club que fomenta la formación de futbolistas puede retener todas las figuras emergentes y resulta inevitable que algunos jóvenes precipiten su marcha en busca del primer contrato millonario, con la aceptación e influencia permisiva de sus progenitores que ven la gallina de los huevos de oro.

Se ha de convivir con ese riesgo y de igual manera que el Barça pesca en otros caladeros, se ha de admitir cono inevitable la reciprocidad. Un nombre propio estos días es el de Éric García, defensa central formado en La Masia y que marchó al Manchester City donde ya este año Pep Guardiola le ha dado diversas oportunidades de jugar en el primer equipo citizen.

Muchos advierten similitud con el caso de Gerard Piqué que, en su fecha marchó al Manchester United y que el Barça recuperó pagando la módica cantidad de cinco millones de euros.

Éric García acaba su contrato el próximo curso y el City pretende renovarle ahora, pero el jugador ya ha oído los cantos de sirena del Barça que pretende la repatriación y el joven jugador está muy por la labor.

La transferencia puede hacerse más compleja con la inclusión de un intercambio de los laterales derechos Joao Cancelo y Nelson Semedo, ambos portugueses. Cancelo jugó en el Valencia y ya estuvo en la órbita blaugrana antes de fichar por la Juventus. Semedo no ha acabado de explotar en el Barça, pero está en la agenda de media Europa.

Para facilitar más la operación, cabe consignar que ambos futbolistas los lleva el mismo representante, que no es otro que el conocido Jorge Mendes. Puede haber una jugada de movimiento de tres piezas de la que resulten todas las partes beneficiadas, tanto deportiva como económicamente. Y el agente haciendo carambolas, cobrado por todos los lados.

A Piqué le queda posiblemente un año de titular indiscutible y formará tándem con Lenglet, con el que se trata una adecuación de su contrato económico. Como tercer central está el ascendido Ronald Araujo que ha superado con nota todas las pruebas. A Samuel Umtiti se ha abierto la puerta de salida, pero el francés es renuente y ha pasado a ser un problema. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es