A bote pronto

El Barça aprende a vender

Este viernes concluye el período de invierno abierto para fichajes. Un mercado complicado donde el FC Barcelona ha tenido experiencias mayoritariamente negativas, con alguna excepción como fue el caso del centrocampista Edgar Davids, neerlandés de origen surinamés que arribó el año 2004 cedido por la Juventus. Apodado como “pitbull” por sus marcajes severos, reactivó al equipo y se consiguió ascender hasta el segundo puesto de la liga.

Sin embargo, la última oportunidad no pudo ser más negativa con las cesiones de Murillo y Boateng, negociadas por la secretaría técnica y que apenas tuvieron participación, por entender el entrenador Valverde que no daban la talla deportiva exigida.

La lesión de larga duración de Luis Suárez obliga al FC Barcelona a acudir al mercado con la tesorería y planificación deportiva a precario. Al igual que con el cambio de entrenador, de la baraja publicada de posibles incorporaciones se colige un criterio dispar, que no se corresponde con un trabajo de campo coherente.

Las prisas son malas consejeras y ya han sido descartados Rodrigo, Bruno, Tadic, entre otros nombres de una larga lista, donde Latauro Martínez es el oscuro deseo. Un objetivo, a la corta, improbable.

No hay entradas, pero sí salidas en una plantilla que empieza a resultar corta de efectivos. Marcharon Carles Aleñá, cedido al Betis con retorno asegurado, Todibo al Schalke 04 con una opción de venta de 25 millones más 5 de variables y con la posibilidad de rescate duplicando cantidades. También Carles Pérez ha tomado rumbo a la Roma a cambio de 15,5 millones de euros, con solo un derecho de tanteo para una posible repesca.

Se desvanece la opción de recuperar al delantero centro del Barça B, Abel Ruiz. El valenciano es reserva en el equipo de García Pimienta y ha sido traspasado al Sporting de Braga que pagará unos 10 millones de euros, con posibilidades de rescate a un precio superior cuyo montante no ha trascendido.

Puede que aún haya espacio para alguna salida más, concretada en Wagué, joven lateral senegalés que no goza de oportunidades. Son necesarios Rakitic y Arturo Vidal y solo una oferta económica generosa puede cambiarles el destino.

El Barça tradicionalmente ha comprado caro y vendido barato (o regalado) y ello ha sido objeto de muchas críticas, máxime cuando se comparaba con los pingües negocios mercantiles del Real Madrid en sus descartes.

Ahora que el FC Barcelona ha puesto en valor la propia mercancía, surgen voces disidentes que deploran estas transacciones y acusan de mercadear con los futbolistas de La Masia.

Habrá que convenir que un transatlántico como el FC Barcelona requiere de los mejores. No basta con ser un buen futbolista. Para tener dorsal en la primera plantilla se requiere ser un gran futbolista. La puntuación de notable es insuficiente en esa escala de exigencia.

El Barça, como otros primeros espadas, debe desechar los futbolistas que no han pasado el umbral de excelencia requerida y obtener a cambio una justa compensación económica que permita seguir invirtiendo en la formación y educación deportiva de la cantera.

Hemos criticado, con datos, las adquisiciones del Barça con un valor de mercado inflado, como los coetáneos Coutinho, Dembélé o Griezmann. También nos hemos fijado en descartes con poca o ninguna compensación económica. Justo es que, ahora que parece que la directiva ha rectificado, ponderemos la colocación de excedentes a su precio justo.

Al primer equipo solo llegan los elegidos y poner el punto de mira en los descartes con una exposición crítica variable es un ejercicio de cinismo.

Al CEO, Óscar Grau, habrá que valorarle por un conjunto de operaciones que dan viabilidad al proyecto económico. Los objetivos deportivos quedan al amparo de la mutante secretaría técnica que ha padecido en cinco años, por voluntad del presidente Bartomeu, cuatro relevos. De Zubizarreta, a Robert Fernández, pasando por Pep Segura y, actualmente, Éric Abidal con Ramon Planes de adjunto. Es la crónica del disparate, que está pasando factura por una desprogramada renovación de la plantilla con error de cálculo en el “timing”. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

www. planetaDeporte.es