A bote pronto

El apático Barça se deja dos puntos

El día tenía fijado en la política los focos de atención con dos puntos preferentes en el Congreso de los Diputados y en el Parlament de Catalunya. A esta dualidad se sumaban los acontecimientos deportivos, con la programación televisiva de los cuatro partidos de liga que disputaban los equipos que van a competir en Arabia por la Supercopa de España.

Empezó la jornada el Valencia en Mestalla ante el Éibar al que solo pudo vencer por un raquítico 1-0. Le siguió el Real Madrid que ganó en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe contando con las pifias lamentables del portero local David Soria, que primero se auto goleó y después desdeñó la atajada de un balón rematado por el defensa Varane en una inacción impresentable. Por contrapartida, Courtois se erigió en el héroe del partido con intervenciones prodigiosas que desesperaron a la parroquia local (0-3).

El tercer partido se correspondía con el Atlético- Levante saldado con un ajustado 2-1, gracias a que el meta local Oblak salvara los muebles por dos veces. En particular, en una acción de mucho mérito en el último suspiro.

El Barça accedía al RCDE Stadium sabedor, pues, de las victorias de sus principales rivales y ello, debiera haber sido un acicate. Pero, no, aunque Valverde había dado a conocer su declaración de intenciones con la elección de su mejor “once” posible.

Sin embargo, los futbolistas saltaron al terreno de juego con sangre de horchata, sin entrar en el partido, reservando su juego a la reiteración de pases inocuos que no rompían ninguna línea de juego. Esa parsimonia, esa falta de ritmo, ese escaso compromiso, debe de estar también en el ADN.

Enfrente, el debutante Abelardo había modificado el dibujo de sus antecesores Gallego y Machín. Recuperó su 4-4-2 con el que triunfó en el Alavés y el Sporting, azuzando a sus jugadores para que cerraran filas y juntaran líneas evitando espacios transicionales, con una dedicación grupal a las evoluciones de Leo Messi.

Poca cosa más, al equipo blanquiazul le faltaban argumentos técnicos para competir y la posesión del balón era visitante. En medio de esa atonía, con ese fútbol plano e inerte, en el ecuador del tiempo, De Jong comete una falta lateral imprudente e innecesaria que bota Roca y desvía con el occipital David López fuera del alcance de Neto que hace la estatua. El holandés volvía a salir en la foto al descuidar el marcaje zonal.

Otra vez tocaba nadar contra corriente y Luis Suárez, el más comprometido de todos lo que defendieron la camiseta cuatribarrada, se fabricó una penetración al área con un disparo de puntera que repelió la base del palo.

Valverde al descanso dispuso la presencia sobre el terreno de juego de Arturo Vidal para agitar las aguas y a fe que lo consiguió. Ya se lo olía el portero Diego López que, al segundo minuto, ya andaba perdiendo tiempo e iba a recoger un balón al córner para efectuar el saque de puerta, ordenando a los recogepelotas que no intervinieran. Poco le valieron las artimañas.

En el minuto 50, Alba centra al espacio que le marca Suárez y el uruguayo remata de primera al poste corto, con Arturo Vidal arrastrando al defensa al otro palo. Nueve minutos más tarde, el propio Suárez recupera un balón y penetra al área y centra pasado con el exterior de la bota para el remate inapelable con la testa del chileno.

Habían servido solo unos minutos de intensidad para revertir un marcador y dejar al sufrido Espanyol con la soga al cuello. Pero volvió ese Barça cansino e irritante que se abandona. De Jong repite una pérdida de balón y una misma reacción antirreglamentaria que el colegiado madrileño Del Cerro Grande sanciona de acuerdo al reglamento. Le supone la justa expulsión, por acumulación de cartulinas. La primera en su carrera deportiva.

Luis Suárez, por dos ocasiones, pudo poner distancia en el electrónico de Cornellà, pero tuvo la réplica brillante de Diego López que conjuró el peligro inminente de gol.

El hundido Espanyol se crece ante la novedosa situación de superioridad numérica, el “PituAbelardo había movido el banquillo y sus dos piezas de recambio fabrican el gol del empate. Centro de “Monito” Vargas y remate cruzado del chino Wu Lei, primer jugador de esta nacionalidad que marca un gol al FC Barcelona.

Empate a dos como en Iruña ante Osasuna y con un mismo orden secuencial de goles. Y con la reiterada sensación de que se perdieron dos puntos, más que sumar uno. Este Barça que exaspera en los desplazamientos solo ha ganado el 50% de los puntos que ha disputado como visitante (15 de 30). Poca renta para el líder que, no obstante, se alza con el título honorífico de campeón de invierno, aunque con la misma puntuación que el Real Madrid.

A pesar de todo, el FC Barcelona mereció ganar, según reflejan las estadísticas principales, con un 70% de posesión y catorce remates a puerta por ocho los locales. Sin embargo, al Espanyol le bastó la fe, el entusiasmo y el acierto goleador de dos acciones puntuales para no perder y devolver las esperanzas a una afición que empezó gritando “A por ellos” y acabó con el “Sí se puede”, proclamas heredadas de la política en un día tan marcado.

En el plano individual, hay poco destacable de los futbolistas barcelonistas, más allá del uruguayo. Acaso el buen hacer de Piqué, el desdoblamiento de Alba y la agitación de Vidal. El resto no estuvo a la altura, con especial mención a De Jong que tuvo una jornada aciaga. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es

 

RCD Espanyol 2 FC Barcelona 2, protagonistas y goles

RCD Espanyol: Diego López; Javi López, Bernardo, Naldo, Dídac; Víctor Gómez (Vargas, min.62), Marc Roca, David López (Iturraspe, min.67), Melendo (Wu Lei, min.74); Darder; y Calleri.

FC Barcelona: Neto; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Rakitic (Arturo Vidal, min.46) De Jong, Messi, Luis Suárez y Griezmann (Semedo, min.80).

Goles: 1-0, min.23: David López; 1-1, min.50: Luis Suárez; 1-2, min.59: Arturo Vidal; 2-2, min.88: Wu Lei.

Árbitro: Del Cerro Grande (comité madrileño). Expulsó a De Jong (min.66 y min.75). Amonestó a Javi López (min.36) y a Marc Roca (min.61).

Incidencias: partido correspondiente a la decimonovena jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 33.562 espectadores.