A bote pronto

Aficionados de cartón en las gradas del fútbol

Pocas cosas hay más antinaturales que un espectáculo sin público. Máxime cuando el mismo está proyectado y concebido para ser visto, observado y reconocido. Pero el coronavirus ha marcado su ley y la subsistencia del fútbol y otros espectáculos de masas pasa, inexorablemente, por esta abdicación en favor de salvaguardar la salud como bien principal.

Hasta ahora los partidos disputados a puerta cerrada han sido excepción y a causa de sanciones, pero, a partir de ahora, se convertirán en una práctica habitual y global sin fecha de caducidad.

Hoy padeceremos esta dura experiencia en la Bundesliga con ese partido inaugural tras el parón entre el Borussia de Dortmund y el Schalke O4, que tiene sabor de derbi, pues se corresponde con dos ciudades alineadas en la cuenca del Ruhr, con una realidad social-económica homologada, a una distancia mínima de treinta y un kilómetros. Lo explicamos ayer http://planetadeporte.es/a-bote-pronto/2020/todos-los-ojos-la-bundesliga-31128

Se están improvisando soluciones para paliar el efecto negativo de unas gradas vacías y en Alemania experimentarán con la versión fotográfica de los aficionados en cartón sobre sus asientos habituales de abono. La iniciativa partió del Borussia Mönchengladbach, para paliar el efecto visual deprimente.

Otra solución implementada como alternativa, es que los altavoces de los estadios registren en grabaciones sonoras el calor humano tradicional en los partidos. 

¿Qué va a hacer el FC Barcelona? De momento, ha trascendido un acuerdo con Cupra, que es la empresa que patrocina la automoción del Club, para que en los marcadores electrónicos vayan registrando las imágenes de los aficionados, cuyas fotos hayan remitido previamente. 

El Club blaugrana en un análisis pesimista-conservador no contempla acceder a la normalidad hasta el mes de febrero del año 2021, de ahí la importancia de todas estas medidas virtuales que remeden parcialmente la inasistencia forzada. 

Las capitales de Barcelona y Madrid continúan en la fase cero, en el proceso gradual de desescalada por los efectos devastadores del Covid 19. Esa es la decisión del Gobierno de España, que ha creado estupor al gobierno regional madrileño partidario de primar la economía y, por el contrario, el reconocimiento de la Generalitat de Catalunya, pues la decisión va en su misma línea de actuación preservativa de la salud por encima de las razones económicas.

Vuelve el fútbol. Extraño, sin saludos cordiales ni abrazos post gol. Con mascarillas en los banquillos y taquillas cerradas.

Colegiados y jugadores visitantes quedarán aliviados sin la presión crítica del aficionado local. No todos, porque algunos, verbigracia Gerard Piqué o Sergio Ramos, les produce adrenalina suplementaria para crecer en rendimiento.

A los jugadores locales no deben faltarles motivación, pues los mismos ojos escrutarán su actuación, solo que desde el sofá doméstico. Aquellos más novatos que la presión ambiental les produce zozobra y les introduce en un estado de ansiedad, les puede resultar un lenitivo que les facilite una concentración superior.

Acciones colectivas propiciaran goles para festejarlos individualmente. Será esa “nueva normalidad” que nos aleja de la piña ancestral que. hasta ahora, multiplicaba el éxtasis colectivo. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper 

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es