A bote pronto

Acrobacias contables en el Barça

No pretendemos caer en la tentación de entrar en el análisis pormenorizado de algunas presuntas operaciones transaccionales de futbolistas entre clubes que conforman la rumorología nacional. Así lo prometimos en estas páginas digitales www.planetaDeporte.es y en esta sección de A Bote Pronto.

No incumplimos nuestro deseo de no formar parte de este carrusel de especulaciones, si lo que comentamos son las tendencias constatables del mercado. Y, como es bastante habitual, nos vamos a ceñir al FC Barcelona. 

Hay una cierta unanimidad en el entorno del Club, ya sea interno o externo, sobre las necesidades de refuerzo de la plantilla con más de la mitad de los miembros con el sello de transferibles, en medidas variables.  

A las conveniencias deportivas se unen las urgencias del balance contable que obligan a unas ventas que aseguren unos ingresos que posibiliten el cuadre del balance contable.

Gerard Piqué cumplió 33 años y es aún un garante defensivo sin réplica, ya que los jóvenes Todibo y Araújo abren más expectativas de futuro que constatación presente. Quedan el fiable Lenglet y el díscolo Umtiti, con dudas de compromiso y otras de salud.

En los laterales se cuenta como titulares con el discutido – en esa posición –  Sergi Roberto y Jordi Alba, que ya ha advertido una curva descendente. Las alternativas son Semedo y Junior. El portugués no ha llegado a afianzarse y, con su beneplácito, aprovechando su estimable cotización en el mercado, es pieza de trueque. En la otra banda, el extraño y caro fichaje de Junior resultó un fiasco mayúsculo.

El medio campo se ha de potenciar en función de las bajas probables. Entre otras, las de Rakitic y Vidal por deseo del Club.

Un nombre ha cobrado actualidad. Se trata de Miralem Pjanic, que ya estuvo en la órbita barcelonista en sus tiempos de pertenencia al Olympique de Lyon y la Roma, antes de fichar por la Juventus. El Barça cuenta con el sí del jugador, pero su ultimación está sujeta a la combinación de “cromos” que satisfaga a las partes.

El bosnio es un valor consagrado, pero la mayor reticencia se deriva de la edad, ya que cumplió treinta años el pasado mes. Y, para que no falte condimentación al plato, algunos recuerdan su admiración por el Real Madrid publicada hace unos años.

En la delantera, hay overbooking de nombres, a expensas del futuro inmediato de los fichajes ya cerrados de Trincao y Pedri. Sin embargo, no hay duplicidades en el puesto de “nueve”, si consideramos que el fichaje exprés de Martin Braithwaite fue más remedo que solución.

Todas las miradas están puestas en Latauro Martínez, compañero de Messi en la selección albiceleste. El joven futbolista de 22 años conquistó este curso el Camp Nou en la visita del Inter en la liguilla de Champions.

Su cláusula son 111 millones de euros inasumibles por el FC Barcelona. La voluntad del Club blaugrana y del jugador es que la operación se lleve a cabo y el Inter ha aceptado las negociaciones. Según parece hay un tope de pago en efectivo a plazos de sesenta millones y el resto ha de provenir de transferencias de futbolistas en la nómina culé.

La directiva del FC Barcelona, además de potenciar los efectivos deportivos, requiere de operaciones de ingeniería financiera para maquillar los números. En la línea de la contemplada en el trueque con el Valencia de los porteros Cillessen – Neto cuyo fin económico satisfizo las necesidades de ambas entidades. 

Tres jugadores como Semedo, Todibo y Artur pueden entrar en esa rampa de salida, en contra de la voluntad del entrenador Quique Setién, cuyo grado de oposición es débil.

Manda la dirección deportiva. El tándem Abidal – Planes confecciona listas de futuribles y el CEO, Òscar Grau, alecciona sobre la viabilidad económica, en el marco de una “nueva normalidad”, basada más en el intercambio de futbolistas tasados previamente de forma individual. 

Cuidar de la economía y mantener la excelencia deportiva suelen ser líneas paralelas. El FC Barcelona se mueve en esa urgencia de encaje: salvar los números y potenciar la plantilla. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper 

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es