A bote pronto

A vueltas del Barça – Inter

La segunda jornada de la fase de liguilla de la Champions League fue de desigual fortuna para los equipos que compiten en el fútbol español. El Valencia sucumbió en casa ante el Ajax (0-3) y se une al mal resultado que había obtenido el Real Madrid el día anterior ante el Brujas que solo pudo empatarle hacia el final y con un futbolista más por una exagerada expulsión.

En el plano positivo, se contabiliza la victoria forastera del Atlético al Lokomotiv (0-2) con un Joao Félix excelente y el triunfo muy valioso del FC Barcelona en el Camp Nou ante el Inter    (2-1).

La trabajada conquista blaugrana está teniendo diversas lecturas, pero con puntos de apoyo comunes que constatan la dificultad del resultado positivo, la alarmante superioridad del Inter en los primeros cuarenta y cinco minutos que no reflejó suficientemente un parco resultado parcial y las lagunas del Barça que pusieron en peligro los tres puntos, con el riesgo de clasificación en un grupo en el que hay tres cualificados aspirantes para dos puestos.

Antes de analizar las aportaciones individuales por líneas, es de justicia ponderar en positivo la labor del técnico Ernesto Valverde. Mermado el equipo por las bajas médicas, eligió el “once” lógico que hubiera diseñado cualquier aficionado, pero esta vez sí que intervino en el transcurso del juego con la introducción de nuevos futbolistas y alterando el cometido de otros.

. Portería

Ter Stegen está en el cénit de su carrera y en un momento clarividente. Construye juego desde atrás merced a su buen toque de balón en desplazamientos cortos y largos. En el primer tiempo salvó el 0-2 al llegar a un balón enviado al ángulo por un testarazo de Lautaro. Son esas atajadas las que interfieren en los resultados.

. Defensa

Lesionados Umtiti, Alba y Junior, el Barça jugó con dos laterales diestros y los dos centrales titulares. Semedo fue el sacrificado a jugar en la banda cambiada y su actuación fue dual. Buena en el aspecto defensivo donde bloqueó dos balones envenenados de difícil respuesta para el arquero, pero muy deficiente en su aportación arriba.

Sergi Roberto, sin las excusas válidas para su compañero, firmó un mal partido, siendo vulnerable en defensa e irresoluto en el ataque.

Los centrales fueron superados con frecuencia en el primer tiempo de naufragio colectivo y Piqué lleva un promedio de sanciones de casi una tarjeta por partido.

En liga ante el Sevilla, por sanción no podrá jugar Lenglet, en tanto que no es previsible la recuperación de algún lesionado. Valverde deberá apoyarse en el joven Todibo, al que no ha habido ocasión de computar sus virtudes y rescatar del filial a Araujo o Cuenca para las emergencias.

. Centrocampistas

El primer tiempo fueron superados por la disposición táctica de los jugadores lombardos. En contraste con el segundo período en que los interiores Arthur y De Jong tomaron protagonismo. No así Busquets que fue cambiado por un Arturo Vidal, pletórico de fuerza, que jugó como punta del rombo y contagió al equipo en una presión alta que ahogó a Godín y compañía.

Mientras que Arthur y De Jong suman complicidades, parece que la prescindencia de Busquets es posible y ello ofrece otras alternativas que afectan al dibujo.

. Atacantes

Leo Messi completó por primera vez los noventa minutos y su aportación sigue resultando vital, aunque se produzca al compás de la recuperación física.

Luis Suárez, herido por los últimos silbidos exigentes, recuperó olfato de gol. Marcó los dos tantos de gran mérito. El primero de una volea fuera del área espectacular y el segundo puso colofón a una gran jugada del “diez” con un control excelente en el área que le facilitó un remate certero.

A Griezmann se le sigue esperando y no logra adaptarse a la banda izquierda. Falta conexión con los compañeros, quizá también química, y en el uno contra uno no desborda. En el primer tiempo no tuvo suerte en un gran salto con remate que salió ligeramente por encima del travesaño.

En el tramo final, Dembélé sustituyó a su compatriota y mejoró sensaciones. Sin concretar acciones, mantuvo en vilo a la defensa italiana que tuvo que desplazarse más a la línea de cal y ello procuraba más espacios a Messi y Suárez.

El partido de Champions League dejó algunos damnificados. Sergi Roberto, Sergio Busquets y Antoine Griezmann son menos titulares y otras combinaciones son posibles.

En positivo se constató la aportación de Arturo Vidal que removió los cimientos italianos y encomendó ese espíritu de lucha a sus compañeros. Juega desordenado, como constató por dos veces Valverde en la rueda de prensa post partido, pero, en la aritmética de sumas y restas, resulta ampliamente ganador cuando se rompen los partidos.

También fue notorio en la segunda mitad el asentamiento de Arthur y De Jong, con juventud y calidad contrastada para recoger el legado de Xavi e Iniesta.

El Barça sigue aspirando a todo y queda a la espera del mejor estado de forma de Piqué, de la recuperación del mejor Umtiti, del rescate de Busquets, del desempeño al alza de Dembélé, de que se redima Griezmann y del crecimiento de Ansu Fati. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es