A bote pronto

Vinicius disfruta de trato de favor

En “La Fábrica” de Valdebebas y en el Palco del Bernabéu, más político que deportivo, del Real Madrid son muy proclives a las proclamaciones optimistas. Son una fábrica de promocionar Balones de Oro potenciales y los futbolistas blancos acostumbran a ser los mejores en sus puestos para optar a ellos, en el marco de las campañas de propaganda al uso.

En esa turbación permanente, ahora le toca el turno a una promesa de nombre Vinicius, por el que el Real Madrid de Florentino Pérez reventó el mercado pagando la friolera de 45 millones de euros.

El chico vino para foguearse en el filial Castilla y así lo confirmó el entrenador Julen Lopetegui, pero los malos resultados del equipo en sus inicios, empujaron al presidente, en su función también de director deportivo, de exigir al técnico que lo alineara en el primer equipo. Sus reticencias y otras equivocaciones, le pasaron factura con su despedida prematura y forzada.

Vinicius está jugando con Santiago Solari y demuestra buenos preceptos futbolísticos, aunque sea un delantero con muy mala puntería y cuando hace diana es consecuencia de rebotes favorables. No es, sino, que una cortina de humo para tapar los problemas del Real Madrid tras la salida del goleador Cristiano Ronaldo, que ahora marca para la Juventus y la renovación del banquillo. El despido permitió la entronización de Solari a la primera plantilla, un entrenador sin currículo en el banco, que atendía a la preparación del filial con más pena que gloria, tanto en el juego como en la clasificación.

Vinicius es una promesa cualificada, pero como otras muchas que salen de las canteras de Brasil, de España o de cualquier lugar del mundo balompédico.

En una delantera bajo el síndrome de la ausencia de su goleador de las últimas nueve temporadas, Vinicius es la savia nueva, un jugador diferente por su descaro y propensión a la jugada individual.

Sin embargo, en este tramo de liga que ha tenido muchos minutos hasta considerarse titular, da la sensación que hay mucha espuma y puede perderse bajo los focos de una presión impuesta prematuramente, que no resista el grado natural de maduración.

Han bastado unos cuantos arabescos y sutilezas inconexas para que el entorno madridista, el mismo que presagiaba y se postulaba por los ahora jugadores reservas, Asensio e Isco, como futuros “Balones de Oro”, le dedique reiteradas portadas en los medios y le otorgue un status de estrella mayor. El poder mediático ha cambiado de cromo y ahora ven, a esta promesa, futurible aspirante para el trono más preciado.

Mientras tanto el joven, en formación deportiva y educacional, también exhibe rasgos de mal talante y de precaria digestión del éxito. Así al jugador del Betis, Marc Bartra le insultó con extrema gravedad, acordándose de su madre por tres veces. La técnica de lectura de labios constató estos insultos graves, pero no hubo intervención posterior de los Comités disciplinarios, ya que estimaron inhibirse.

En esta jornada 21, con el marcador en franquía desde los inicios y con un débil rival, el RCD Espanyol, que solo ha sumado tres puntos de los últimos treinta disputados, también tuvo el brasileño un comportamiento deplorable.

Corría el minuto 54 en Cornellà-El Prat y en una jugada sin balón de por medio, Vinicius le pisa intencionadamente a Mario Hermoso, sin que lo advirtiera el colegiado extremeño Gil Manzano. El VAR, muy presionado por el estamento merengue, tampoco denunció la agresión.

Son dos muestras de los excesos que está protagonizando el chaval, al que se le está permitiendo las protestas y las entradas en falta por detrás sin muestra de tarjetas de amonestación.

En el seno del Real Madrid, y en los aledaños cómplices, son muy dados a lanzar las campanas al vuelo y fabricar estrellas a las primeras de cambio. Luego resulta que, algunos de ellos, tienen los pies de barro. Está por ver si es el caso de Vinicius junior, pero, mientras tanto, lo elevan al séptimo cielo.

Cuatro detalles sueltos de Vinicius y se ha desatado la euforia del entorno mediático blanco. Todo sirve para encubrir la clasificación de la liga a diez puntos del líder Barça. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper