A bote pronto

Valverde se ha ganado el derecho a decidir

Si bien el título es un guiño político por la situación en que vive Catalunya con la voluntad mayoritaria de más de tres cuartas partes de sus ciudadanos de querer decidir su futuro en las urnas, la referencia se concreta exclusivamente en el ámbito deportivo, como corresponde a este medio digital.

El FC Barcelona está inmerso en el fichaje de “un nueve” que doble la posición de delantero centro, a la sombra del titular indiscutible Luis Suárez. Ello es así para preservar al uruguayo del cúmulo de minutos que pudiera mermar su rendimiento óptimo y para prevenir la cobertura de un accidente indeseado, a modo de lesión o sanción.

La marcha de Munir, ya presumida por la secretaría técnica, unido a sus bajas prestaciones, urdió al Club a mover fichas y estar atento a las evoluciones del mercado.

Las necesidades derivadas del marco económico en que se mueve el Club catalán limita las opciones y obliga a concentrar la atención en la tesitura de incorporar a un joven con proyección de futuro o apostar por un veterano que garantice una participación solvente en la emergencia.

En este estado, el técnico tiene mucho que aportar y la razón moral, por el bagaje deportivo, para ser atendido. Máxime con el antecedente del curso pasado en que “le colaron” contra su voluntad al colombiano Yerry Mina, que no fue una solución deportiva por la desconfianza de Valverde hacia su adaptación, pero que acabó resultando una buena operación económica en razón a su traspaso, que triplicó el precio de adquisición, gracias a la revalorización del futbolista en el Mundial de Rusia defendiendo los colores de la selección cafetera.

Descartados por inaccesibles Harry Kane, Robert Lewandowski, Mauro Icardi y otros de alta gama y cotización paralela, se constriñe el mercado.

El técnico extremeño quiere un jugador de rendimiento inmediato, por lo que requiere de un futbolista curtido y conocedor de LaLiga. A los nombres barajados estos días, Llorente, Morata, Aspas, Maxi Gómez, entre una amplia nómina, se ha unido con fuerza el de Cristhian Stuani.

La última apuesta puede estar entre uruguayos y para competir con Suárez se impulsan las candidaturas de Cristian Stuani y Maxi Gómez, ambos militantes en LaLiga, uno en el Girona con pasado en el Albacete, Levante, Espanyol y Racing de Santander y otro en el Celta de Vigo. Lo cual no es extraño atendiendo el gen competitivo de los uruguayos que les otorga un plus de aptitud adicional.

Maxi Gómez, Paysandú, 14 de agosto 1996, ofrece y presente y futuro, pero el Celta se remitirá a la cláusula de rescisión que es de cincuenta millones de euros, lo cual frena al Barça, salvo alguna operación imaginativa.

Stuani ha cumplido 32 años en octubre pasado, es suplente de Luis Suárez en la selección charrúa, juega en el Girona y, con doce tantos, es el tercer clasificado para el Trofeo Pichichi, teniendo por delante a su compatriota Suárez con catorce y a Messi con diecisiete. La cláusula de rescisión es de quince millones de euros.

Esta es la principal apuesta de Valverde que choca con los intereses deportivos del Girona CF que ha propuesto al futbolista la renovación de su contrato. También, con las buenas relaciones institucionales de los Clubes y la corriente afectiva entre aficiones, que deben evitar una operación impuesta, sino media la voluntad de las partes.

En el juego de movilidad, Valverde prefiere un futbolista que también sepa jugar fuera del área, que caiga por las bandas. No quiere un delantero centro estático que obstruya líneas de penetración de sus compañeros, sino uno que irrumpa con oficio en esos terrenos donde se deciden muchos partidos.

En el caso más favorable, el FC Barcelona deberá disputar en cinco meses más de treinta partidos en tres competiciones. Solo cuenta, a día de hoy, con un delantero centro, Luis Suárez. El técnico ya ha lanzado el S.O.S. para doblar el puesto en este mercado de invierno. La decisión está tomada, solo falta ponerle nombre y apellidos. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Unversal

Twitter: @albertgilper