A bote pronto

Suspenso del Barça en la Copa

Un Barça en su peor versión salvó los muebles a seis minutos del final y desde el punto de penalti. Valverde confió en jugadores alternativos y resultó un desastre desde los inicios, con un amenazante 2-0 a los dieciocho minutos de partido que comprometía seriamente la suerte de la eliminatoria.

Al filo del desastre, el resultado se maquilló en la recta final merced a una jugada individual de Denis Suárez, emergencia del banquillo, zancadilleado por Coke en su último regate en el área pequeña y que transformó el apagado Coutinho.

Valverde recibirá las críticas por optar por un equipo alternativo con siete cambios, igual que hiciera el entrenador rival que prescindió de Bardhi, Roger, Pier y Morales, entre otros. Si bien, “el comandante” jugara el último tercio y tuviera una pintiparada oportunidad para colocar un tres a cero, en una vaselina deficiente.

La experimentación del txingurri tenía que ver con la línea defensiva, donde a un jugador reserva acreditado como Semedo se incluían dos jugadores del filial que juega en Segunda B, Chumi y Miranda y un debutante Murillo, sin rodaje, por su condición de reserva en el Valencia.

El medio campo tenía, a priori, empaque con la incrustación de Aleñá en sustitución de Rakitic, acompañando a los titulares Arturo Vidal y Busquets.

Arriba, había una inversión de bastante más de trescientos millones compuesta por Malcom, Dembélé y Coutinho.

Levante UD 2 FC Barcelona 1, protagonistas y goles

Levante UD: Aitor Fernández; Coke, Cabaco, Postigo, Chema (Jason, m.69), Moses, Rochina (Doukouré, m.75), Prcic, Campaña, Boateng (Morales, m.62) y Mayoral.

FC Barcelona: Cillesen; Semedo, Murillo, Chumi (Lenglet, m.58), Miranda (Sergi Roberto, m.46), Arturo Vidal, Busquets, Aleñà, Malcom (Denis Suárez, m.67), Dembelé y Coutinho.

Goles: 1-0, m.4: Cabaco. 2-0, m.18: Mayoral. 2-1, m.84: Coutinho, de penalti.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Amonestó por el Levante a Cabaco, Mayoral y Prcic y por el FC Barcelona a Murillo, Aleñà, Chumi y Busquets.

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Ciutat de València ante 17.600 espectadores.

La flojedad de la línea defensiva arrastró al equipo con esos goles tempraneros. El primero se produjo al cuarto minuto, consecuencia de una falta innecesaria de Aleñá que bien lanzada por Rochina concluyó con un imponente remate del central uruguayo Cabaco, emergiendo entre los atónitos Busquets y Chumi, y con un Cillessen que debió acudir a atajar el centro en lugar de quedarse clavado bajo palos.

Boateng y Coke, en una jugada excelsa, volvieron a llevar peligro antes que se concretara el 2-0, en un error de Miranda en la construcción, que permite evolucionar al ghanés Boateng y al ex madridista Borja Mayoral con remate de éste por debajo de las piernas de Murillo y con Cillessen tapado, que reacciona tarde.

La defensa granota, más bien su sistema defensivo, ofrece opciones al rival como indica su clasificación en liga que destaca en positivo por los goles marcados como en negativo por los encajados. El FC Barcelona tuvo varios escarceos en el área, pero sus puntas estuvieron espesos y contumaces en la reiteración de los mismos registros.

El 2-0 del descanso y la forma de producirse no presagiaba nada bueno. Valverde señaló al novel Miranda dejándolo en el banquillo y acudiendo a Sergi Roberto para que jugara a banda cambiada. Con el cambio posterior de Chumi por Lenglet, el equipo ganó en consistencia y los levantinos comenzaron a acusar el cansancio por el esfuerzo denodado.

En ese escenario, los locales retrasaron líneas y apuraron alguna contra peligrosa, como la antes mencionada de Morales. Cuando parecía que el resultado podía no alterarse y quedar muy comprometida la clasificación para cuartos de final del campeón, llegó la jugada de Denis, bendecida como agua de mayo.

Fue una acción individual del gallego que caracoleó y superó contrarios hasta que Coke le zancadilleó. La responsabilidad de la ejecución de la pena máxima corrió a cargo de Coutinho que marcó, no sin ciertas incertidumbres, ya que el meta Aitor adivinó la dirección de un balón que no iba ni demasiado fuerte ni demasiado angulado.

Debe darse por muy afortunado el Barça con esta derrota mínima que deja la eliminatoria abierta. El último antecedente copero, el Levante ganó por un resultado mejor, al no encajar goles que se penalizan doble en caso de empate, de 1-0 y fue superado por el 3-1 del Camp Nou.

En un análisis individual predomina el suspenso, Apenas podemos salvar a Cillessen, que estuvo acertado con intervenciones de mérito, si bien en los goles pudo hacer algo más. En el medio campo, la entrega y pundonor al límite de Arturo Vidal le alcanza para concederle el aprobado. Quizá también para Murillo, por la condescendencia debida a su primer partido con compañía a precario.

Mal Semedo, Busquets y Aleñá, sobrepasados Chumi y Miranda, fuera de forma Malcom, absorto Coutinho y desubicado Dembélé como delantero centro.

Si el entrenador hubiera alineado a Piqué, Alba, Suárez, Messi, … como fue la tónica del curso pasado con escasas rotaciones, estaríamos escribiendo acerca de las pocas oportunidades hacia el resto de la plantilla y los riesgos emprendidos. Valverde repartió juego, pero las críticas implacables le acechan. Para nosotros, no tienen razón. Los que se equivocaron fueron los futbolistas que no estuvieron al nivel exigido. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper