A bote pronto

El Real Madrid con el aliado recurrente

Frente a la Real Sociedad en la competición doméstica ya advertimos que la recuperación de este Real Madrid va en serio y que el equipo está en fase de crecimiento ya con Valverde incrustado en el equipo titular, formando doble pivote con Casemiro.

El PSG es un gran equipo al que le falta el espaldarazo de las grandes actuaciones en partidos importantes fuera del Parc des Princes parisino. No iba a ser diferente en su nueva visita al estadio Santiago Bernabéu, para la que Tuchel reservó banquillo de inicio a Neymar, confiando el ataque en Mbappé, Icardi y Di Maria, tridente muy utilizado este curso.

Comenzaron fuertes los galos con un Mbappé omnipresente que superaba a Marcelo y a Ramos, pero el gol fue local, por obra de una magnífica interpretación del ataque llevada por Hazard con una jugada coral que culmina Benzema al recoger el tiro al palo de Isco. En la elaboración estuvieron presentes Carvajal y Valverde.

El protagonismo siguiente lo recabó para sí el ex madridista Keylor Navas que evitó que los locales se distanciaran en el marcador con unas intervenciones prodigiosas, de las que ya tenía acostumbrada a la parroquia blanca cuando defendía su camiseta. 

En ese marco de solvencia local el partido se aproximaba al descanso cuando llegó la jugada clave del partido que cuestiona los principios de deportividad y pone de nuevo a la palestra la bondad ancestral de los arbitrajes al Real Madrid.

Marcelo se despista y pierde un balón ante Gueye que le pone más intensidad. El brasileño va al suelo y reclama falta. El colegiado portugués Artur Dias al lado de la jugada no le ve así y le insta a Marcelo que se reincorpore al juego. Los franceses arman el contraataque y el balón lo conduce ya en el área Di Maria que es objeto de una falta clara e intencionada de Courtois

En un inicio el árbitro señala la reglamentaria expulsión de Courtois, pero se equivoca al no señalar el preceptivo penalti al creer que el balón estaba fuera del área. El VAR le corrige la posición. Estaba claro a los ojos de los aficionados, penalti y expulsión.

La chistera del árbitro le lleva a rearbitrar una jugada que ya había interpretado. Rebobina a conveniencia y ve falta en la acción sobre Marcelo. Con ese criterio sibelino, nos podíamos remontar al pitido inicial.   

Tuchel dio protagonismo a Neymar en el segundo tiempo en detrimento de Di Maria y los parisinos entraron fuertes en la continuación, pero se fueron diluyendo ante un Real Madrid con la moral reforzada por la sui generis interpretación arbitral. Recuperó el buen tono y Benzema volvió a llevar el esférico a la red al cabecear un caramelo de Marcelo.

Era el minuto 79 y parecía que todo el pescado estaba vendido. Sin embargo, pronto entraría en escena Courtois con la necesaria colaboración de Varane para regalar un gol a Mbappé. En pleno descontrol, en el que había contribuido las decisiones cambiales de Zidane, Sarabia, con pasado blanco en las categorías inferiores, recoge un rechace y dispara colosal al ángulo imposible para cerrar el score.

Aún hubo tiempo para que Mbappé disparara fuera un balón franco que no quiso asistir a dos compañeros para que empujaran el balón a la red. Y en el último suspiro, una discutible falta, próxima a la media luna, concedida por el trencilla luso, dio oportunidad a que Bale dispara al palo.  

Un empate que confirma el liderato de la liguilla al PSG, que le saca cinco puntos de ventaja al Real Madrid, que otro año más tiene que clasificarse como segundo de grupo y beneficiado por la igualada previa del Brujas que le descartaba.

El Real Madrid había hecho méritos para ganar, pero tuvo a favor la injusticia deportiva con el nombre propio del inefable Artur Dias, que había tomado una decisión indecorosa. Y en el azar del juego, los franceses obtuvieron la recompensa en forma de fortuna que el portugués les birló.       

Keylor Navas, muy aplaudido por el público, fue la figura, en contraposición a Courtois que salvó la expulsión y tuvo participación negativa en el primer gol encajado. Destacaron por los locales Valverde, el bigoleador Benzema y Hazard, que fue cazado por su compatriota Meunier y puede tener una lesión seria, dentro de un buen tono general. 

Mala jornada para los equipos madrileños, que sumaron, además, la derrota del Atlético en Torino ante la Juventus, con un gran gol de Dybala y compromete su clasificación para la fase de eliminatorias.

Jugando bien, los blancos no pudieron ganar, aunque la trascendencia deportiva es menor y el impacto mediático será una jugada arbitrada en favor de los intereses del Real Madrid que se libró de un penalti y una expulsión. Por otra parte, nada nuevo bajo el sol. O así piensa nuestra pluma. 

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es

 

Real Madrid 2 P.S.G. 2, protagonistas y goles

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Valverde (Modric, m.76); Isco (Rodrygo, m.82), Hazard (Bale, m.69) y Benzema.

P.S.G.:  Keylor Navas; Meunier, Thiago Silva, Kimpembe, Bernat; Verratti, Marquinhos, Gueye (Neymar, m.46); Di María (Pablo Sarabia, m.75), Icardi (Draxler, m.75) y Mbappé.

Goles: 1-0, m.17: Benzema. 2-0, m.79: Benzema. 2-1, m.81: Mbappé. 2-2, m.83: Sarabia.

Árbitro: Artur Dias (POR). Amonestó a Marcelo (m.68) por el Real Madrid y a Meunier (m.89) por el PSG.

Incidencias: encuentro correspondiente a la quinta jornada de la Champions League disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 75.535 espectadores.