A bote pronto

El posible regreso de Neymar

El regreso de Neymar no se trata de una serpiente de verano, es un culebrón cuyo final está por escribir. Nació como un globo sonda, sin otra base que agitar la rumorología inherente al mercado del fútbol, pero los acontecimientos le están otorgando una pátina de credibilidad.

En la medida que la opción de la reincorporación del brasileño para la causa culé adquiere ribetes de verosimilitud, se van desvaneciendo los perjuicios, al tiempo que se acrecienta la ilusión por el retorno.

No es baladí el cúmulo de dificultades y sacrificios económicos que comportaría la operación de vuelta de colosal envergadura. Sin embargo, ya no es una quimera inalcanzable, sino una negociación plausible.

El FC Barcelona no puede encarar la recuperación del futbolista únicamente con recursos económicos, pues el montante se elevaría en torno a los 300 millones de euros que exige el presidente parisino, Nasser Al-Khelaïfi, que pagó hace dos cursos la cláusula de rescisión que ascendía a 222 millones de euros-. Se trataría de compensarlos parcialmente con algún trueque. Aquí entran a la palestra hasta cinco nombres propios: Antoine Griezmann, Ousmane Dembélé, Philippe Coutinho, Samuel Umtiti e Ivan Rakitic

  • Antoine Griezmann

El Barça lo tiene controlado para incorporarlo el uno de julio próximo en que su cláusula de rescisión se reduce a los 120 millones de euros. No fue buena decisión su renuncia el curso anterior que ofendió al barcelonismo y le crea una dificultad añadida para triunfar en su nuevo destino.

No está claro que el goleador francés cuente con los apoyos de la plantilla que, al ser requeridos, sus pesos pesados han evadido mayoritariamente su respuesta.

El P.S.G. representaría el retorno a Francia y la cartera generosa del presidente multimillonario también le seduce.

  • Philippe Coutinho

Temporada y media en el Club sin conseguir triunfar bajo la sombra de Messi. Ilusiona a los principales equipos de La Premier, incluido el Liverpool, su anterior destinación.

Tanto el futbolista como el Club de la capital de la Luz han decidido que la mejor solución es dar fin al contrato bajo la fórmula de traspaso. Costó 120 millones fijos más cuarenta de variables de muy probable cumplimiento. Es el fichaje más caro de los blaugranas. La Copa América puede revalorizarle hasta recuperar la cotización de antaño.

Es clara moneda de cambio, pues puede advertirse un interés mutuo.

  • Ousmane Dembé

El joven francés fue el segundo fichaje más caro del Barça. Entre Coutinho y él superaron ampliamente la cifra que dejó el brasileño en tesorería.

El Barça no está muy por la labor de desprenderse de un futbolista que, por edad, aún puede explotar, atendiendo a sus grandes cualidades. Pero el caso es que algunos episodios referentes a su conducta grupal están enfriando las relaciones. Su precio ronda el centenar de millones. No sería la primera opción, pues oficialmente está declarado intransferible, aunque las verdades en el fútbol se adaptan a la inmediatez de los intereses.

  • Samuel Umtiti

El idilio con el Club, que le renovó ventajosamente su contrato, ha sufrido un revés importante, consecuencia de la gestión por libre de su lesión de rodilla. Evitó el quirófano en contra de la decisión de los galenos del Club. Ha sido baja médica de larga duración y su proceder se ha movido a favorecer más su calendario internacional con Francia.

Su larga ausencia ha coincidido con la eclosión de su paisano Clément Lenglet, en su primera temporada tras ser fichado del Sevilla FC, que le ha arrebatado la titularidad. Valorado a partir de los 60 millones puede resultar una pieza de intercambio.

  • Ivan Rakitic

El croata ha cumplido grandes temporadas en el FC Barcelona. Es titular indiscutible para su entrenador Ernesto Valverde. Tiene ya 31 años y está muy bien valorado en el mercado. Es la última oportunidad de hacer caja y el Barça, acuciado financieramente, está por la labor.

Parece que se ha superado la resistencia del entrenador en una última reunión con la secretearía técnica, aunque el futbolista, públicamente, sostiene su voluntad de cumplir su contrato que le liga dos años más con el Club y que debiera ser revisado al alza atendiendo las promesas del presidente Bartomeu.

La conjugación mínima de dos de estos nombres, pueden hacer viable la “operación Neymar” que contiene muchos riesgos adicionales.

De entrada, el futbolista debería atender dos premisas por la vía de urgencia:

  • Retirar las demandas contra el Club que aún están en proceso judicial.
  • Hacer público su arrepentimiento por su marcha, circunstancia que ya ha realizado en privado. Un acto de contrición inequívoco para obtener el perdón de una masa social ofendida en su momento.

Juega en su contra el órdago económico de difícil encaje, su propensión a las lesiones y la vida, poco ordenada, de él y su prolijo séquito, los denominados “toiss”.

Suma a favor su contrastada calidad futbolística y propensión al espectáculo, su conocimiento de la casa y del campeonato español, la aceptación de la plantilla con el capitán Leo Messi y el charrúa Luis Suárez al frente y como compañeros de línea.

A sus 27 años el paulista tiene ganas de redimirse, recuperar el tiempo deportivo perdido y volver a ser esa estrella rutilante del fútbol mundial que se extravió lamentablemente. Seguiremos expectantes. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es