A bote pronto

Nadal cara y Holanda cruz

El domingo deportivo tenía reservado dos platos de interés máximo. Para empezar, la final de Roland Garros que disputaban en París un clásico como Rafa Nadal con una sólida revelación que es el austríaco Dominic Thiem, de 25 años y que ocupa la cuarta posición del Ranking ATP. 

En horas vespertinas, el fútbol volvía a recuperar el primer plano de actualidad con la final de la primera UEFA Nations League en domicilio luso. Un invento de la federación internacional europea para subsanar los bodrios de partidos amistosos con la inclusión de una nueva competición a un calendario ya saturado.

El mundo tenístico se rinde a los pies del balear que ha conseguido su décimo segundo trofeo en París. Otro Gran Slam que cae para las vitrinas del manacorí, todo un ejemplo de calidad y fuerza mental. Tras un primer set de película, perdió el segundo en favor de Thiem, pero se rehízo admirablemente para llegar al éxito ganando los dos siguientes sets.

Le entregó el trofeo el ya octogenario Rod Laver, coetáneo de Manolo Santana, australiano que fue considerado en la década de los sesenta el mejor jugador del mundo. Creemos que el mundo del tenis no ha dado otra muñeca como la del genial Rod, que le permitía dirigir la bola al punto exacto de cálculo para que el golpe no pudiera ser contrarrestado. La entrega del galardón a Nadal, jugador de distintas cualidades. pero todas computables a la excelencia, parecía un relevo intergeneracional.

Hay unanimidad en el reconocimiento mundial a Rafa Nadal, en una temporada que ha superado lesiones y baches de juego que le llevó a hacer un reset para reemprender el camino victorioso.

En fútbol, la historia de este siglo XXI apostaba por los lusos, que, además, contaban con el factor campo, al jugarse en la vinícola ciudad de Porto. Les habían ya eliminado en las Eurocopas del 2004 y el 2012 y en el Mundial de Alemania-2006.

Un solitario gol de Guedes en la segunda mitad permitió que la racha continúe – y van cuatro -, para disgusto neerlandés, pero también para aquellos paladares exigentes alineados con un concepto del fútbol más elaborado.

Holanda empezó controlando el partido, si bien en el transcurrir de los minutos se fue diluyendo por la mayor perseverancia de los lusos que recuperaban balones divididos y remataban con asiduidad al marco de un acertado Cillessen.

La primera Nations League fue para los portugueses porque fueron mejores en la final disputada en el moderno estadio Do Dragao de Oporto. De nada le sirvió a la selección oranje haber eliminado a tres potencias como Francia, Alemania e Inglaterra (verdugo de España en Sevilla).

Había varias referencias blaugranas sobre el terreno de juego. Semedo, por Portugal, que dejó en el banquillo a Cancelo, jugó bien defensivamente, pero algo atolondrado en posiciones avanzadas. De Ligt y De Jong, no marcaron diferencias. El central tuvo que desdoblarse para ir al cruce y el centrocampista fue secado por William Carvalho, vigilante contumaz de su zona de movimientos. El cancerbero Cillessen realizó un magnífico encuentro, a pesar del gol encajado. En el banquillo holandés, estaba otra significación culé, en la persona de Ronald Koeman que apostó por los mismos hombres que ganaron las semifinales.

El gol que vale el título llegó a la hora de partido, en una orientación del juego en la banda izquierda con el colofón de un potente remate del valencianista Guedes que dobló las manos de Cillessen.

Otro triunfo para Cristiano Ronaldo que suma a la última Eurocopa. Si ante Suiza marcó un “hat trik”, en la final se quedó en blanco. Lo intentó sin éxito, pero su aportación global fue positiva, estando conectado con el juego.

La historia se repite y Holanda vuelve a quedarse a las mieles del triunfo y su historial sigue sin reflejar la influencia positiva de su aportación al juego. Será su sino.

Arbitró como cierre a su sinuosa carrera profesional, Alberto Undiano Mallenco. El colegiado navarro se jubila con un reconocimiento que muchos han puesto en cuestión. En esta columna de A Bote Pronto, sin ir más lejos. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

www. planetaDeporte.es

 

Portugal 1 Países Bajos 0, protagonistas y gol

Portugal: Rui Patrício; Nélson Semedo, José Fonte, Ruben Dias y Raphael Guerreiro; Danilo, William Carvalho (Rúben Neves, m.90) y Bruno Fernandes (João Moutinho, m.82); Bernardo Silva, Cristiano Ronaldo y Gonçalo Guedes (Rafa Silva, m.75).

 Holanda: Cillessen, Dumfries, van Dijk, De Ligt y Blind; De Jong, De Roon y Wijnaldum; Bergwijn (D. van de Beek, m.60), Babel (Promes, m.47) y Memphis.

Goles: 1-0, m.60: Gonçalo Guedes.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (ESP). Amonestó al holandés Dumfries en el minuto 88.