A bote pronto

Motivos para la euforia barcelonista

El FC Barcelona sigue mandando en el deporte español y significándose en el europeo. En esta jornada intersemanal ha recuperado el liderazgo de la liga española, superando el inconveniente de tener aplazado el “clásico”. Mientras el Barça goleaba en el Camp Nou al Valladolid, un día después, el sorprendente Granada sucumbía ante el modesto equipo azulón del Getafe y bajaba de la nube en la que se había instalado con el mérito añadido de haber sido verdugo del campeón en el Nuevo Los Cármenes en la jornada quinta de LaLiga.

El Barça polideportivo ofrecía otras alegrías en clave europea a la afición. Así el equipo de fútbol femenino volvía a vencer en Minsk por un gol  a tres, volteando el marcador y agrandando una victoria en la que ya llevaba cinco goles en la mochila conseguidos en el nuevo estadio Johan Cruyff. Cumplió el objetivo de clasificarse para los cuartos de final de la Champions League femenina.

En handbol, en la sexta jornada de la Champions League, el Barça aseguró su liderazgo en el Grupo A, obteniendo su quinta victoria sobre seis partidos disputados al ganar al Flensburg por un contundente 27-34 en su propia pista del Flens Arena y con una exhibición de poderío que puede disuadir a sus inmediatos rivales que son el PSG y el Alborg, ambos con cuatro triunfos.

En baloncesto, el Barca se midió con el Valencia Basket en el ámbito de la Euroliga por un 83-77 en una vibrante contienda en el Palau Blaugrana. Tuvo que superar el grave hándicap de no poder disponer, por impedimentos físicos, de ninguno de sus tres bases de la plantilla. En una misma jornada en la que el Real Madrid cayó con estropicio frente al Bayern Munich (95-86).

El cuadro de Svetislav Pešić, con el asentamiento de su rutilante estrella Mirotic, sigue líder con un pleno de victorias en las cinco jornadas disputadas.

El baloncesto ha aportado además un valor añadido de autoestima a la Institución que no proviene de un resultado deportivo, sino de las declaraciones de la estrella de la NBA, Kevin Durant, acerca de su ilusión de vestir en un futuro cercano la camiseta blaugrana del FC Barcelona. Hace algún tiempo en parecidos términos se había expresado otro número uno, Kobe Bryant

Esta formulación de intenciones ha visto la luz en una televisión estadounidense y en un programa que conduce el ex madridista Serge Ibaka, que se vio rebasado por esta declaración de amor culé, sin que respondiera a una pregunta directa.

Cabe pensar que el “efecto Mirotic”, que antepuso el lustre del Barça a otros mayores incentivos económicos hay tenido cierto grado de influencia, pero no determinante.

El próximo día 29 de este mes el FC Barcelona cumplirá 120 años de historia. El deseo de Durant se corresponde con la brillante trayectoria deportiva de una entidad ejemplar, plagada de deportistas ilustres con relevancia mundial. Sin ir más lejos, en esta disciplina y entre otros, aparecen los hermanos Pau Gasol y Marc Gasol que han triunfado en la NBA y aún siguen en nómina.

En los prolegómenos del duelo futbolístico del Camp Nou de este martes, el nombre de Durant estaba en boca de todos los aficionados y se les advertía henchidos de satisfacción por esta preferencia hecha pública por uno de los mayores ídolos de la historia de la NBA.

El orgullo culé ha salido reforzado, con independencia de que la operación pueda llevarse a cabo. La directiva del FC Barcelona ha sido receptiva a esta declaración de intereses y comienza a desbrozar las posibilidades.

Si esa incorporación fuera posible, habría que volver a pensar en el mayor aforo del Palau Sant Jordi, porque el nuevo Palau Blaugrana no llegaría a tiempo. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es