A bote pronto

Miguel Ángel López, ni cese ni dimisión

La noticia principal de la Euroliga nació en el vestuario del Real Madrid cuando su médico principal del baloncesto, Miguel Ángel López, aludió a las ratas para definir a los jugadores del FC Barcelona. La noticia trascendió con la prueba documental del delito y se hizo viral.

«Vamos a jugar contra la mayor panda de ratas de la Euroliga», fue la arenga pronunciada por un titulado en medicina, con cargo de máxima responsabilidad en su área en el Real Madrid, que causó sorpresa, primero, e indignación, después.

Sin embargo, la gravedad de esta intervención está teniendo poco recorrido en la prensa controlada por el stablishment blanco, sobretodo, fuera del ámbito deportivo. En la inmediatez, desde esta columna de A Bote Pronto, sí que dimos cuenta de la indecorosa y abrupta intervención del galeno.

Ha bastado, de momento, que la entidad obligara al empleado titulado a emitir un comunicado vía twitter donde lamenta lo ocurrido y solicita clemencia.  Este es el comunicado:

“Ante los acontecimientos ocurridos en el día de ayer, quiero pedir disculpas a la entidad deportiva FC Barcelona y en particular a los miembros de su equipo de baloncesto, por mi comportamiento.

Nada más lejos de mi intención de incitar a ningún tipo de violencia, ni faltar al respeto a una entidad por la que siento admiración por su capacidad para hacer grande cada una de sus secciones.

Durante años me he encargado de dar las arengas previas a los partidos llamando a la épica y a la competitividad y el momento captado por las cámaras es un comentario desafortunado donde el fervor de la situación que caracteriza un Clásico llevó al insulto.

Como persona, como deportista y como profesional de la medicina, reitero mi arrepentimiento y vergüenza por lo sucedido y ruego que, en la manera de lo posible, puedan perdonarme”.

Las disculpas del Club se han limitado al delegado del Real Madrid que se ha dirigido a Albert Soler, exsecretario de Estado para el Deporte, que ejerce de director general de secciones en el club catalán. No ha trascendido que el máximo mandatario, Florentino Pérez, haya tomado cartas en el asunto, por lo que da a entender que no se hace corresponsable del embarazoso traspiés.

La Euroliga abrirá un expediente disciplinario y sus letrados están trabajando sobre una sanción que pudiera llegar a los treinta mil euros. El FC Barcelona, sabiamente, transfiere al organismo europeo, que preside el catalán Jordi Bertomeu, la decisión disciplinaria y en su nota oficial lo explicita con claridad: «El FC Barcelona dejará en manos de la Euroliga las medidas que crea oportunas a tomar al respecto y espera que no se vuelva a repetir una situación como ésta en la que se falta claramente al respecto a un grupo de jugadores, técnicos y staff».

Esta discreción informativa contrasta con el habitual sensacionalismo de la prensa madrileña en sus programas de cabecera. El grado de cinismo es tal que, hasta incluso echan la culpa al realizador de televisión que tuvo la habilidad de captar esas imágenes sonoras.

Esta inmunidad de que goza el tratamiento del noticiario blanco crea alarma social y puede ser detonante de lo que pueda ocurrir en la visita del Real Madrid al Palau Blaugrana el próximo mes de diciembre.

Un reportero de un programa de las madrugadas televisivas, al servicio de un jefe que siempre reclama carnaza y que emite un canal complementario, preguntó en caliente a Nikola Mirotic acerca de su opinión al ser coreado con el calificativo de rata a su persona de forma mayoritaria.

En su protección, el jefe de prensa del FC Barcelona, Carles Cascante evitó la respuesta del afectado, encarándose con el periodista ¿Tú crees que tienes que preguntarle eso? Por favor, un poco de rigor periodístico”. Ahora este pseudo periodismo televisivo, que denuncia cínicamente la violencia al tiempo que la fomenta y propaga, apunta, en una pirueta circense, hacia el profesional blaugrana.

El comportamiento inaceptable del doctor del Real Madrid no puede saldarse solo con una nota por la que expresa arrepentimiento; más parece, por la repercusión negativa que este resbalón olímpico pueda representar a su persona y en la que manifiesta, de forma poco creíble, admiración hacia una Entidad a cuyos deportistas les ha calificado como roedores.

Ante este atropello al comportamiento deportivo exigirle, la Asociación de jugadores de la Euroliga (ELPA) ha emitido un comunicado, que ha difundido a través de las redes sociales, criticando abiertamente la actitud del doctor del Real Madrid.

La incitación al odio debe cortarse de raíz. Actitudes como las del doctor del Real Madrid hacen un daño incalculable al deporte y a la sociedad. Aún no se ha oído la palabra dimisión. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es