A bote pronto

El mediterráneo Mallorca de Primera

La actualidad en el fútbol internacional la sigue marcando el desarrollo de la Copa de América que, en general, se mueve en la previsibilidad resultadista con algún que otro sobresalto. Cerca nuestro, en la misma mediterránea el calor y el color lo puso el equipo bermellón del Mallorca, que puso los truenos y el fuego en la noche mágica de Sant Joan en Son Moix.

Empecemos por orden cronológico con el partido celebrado en el Arena do Gremio donde una Argentina abrumada ganó por un discreto dos a cero a Qatar. Ya a los tres minutos, el equipo de Lionel Scaloni se adelantaba en el marcador con un gol de Latauro que alejaba sorpresas mayúsculas y facilitó a los argentinos el pase a los cuartos de final.

No es una selección de jerarquía la albiceleste a pesar de contar con el máximo garante mundial como es Leo Messi que, en fecha de hoy cumple 32 años. Felicidades al pibe. El equipo no pudo rematar el partido hasta la fase final en que Agüero sentenció el partido y dejó última clasificada a Qatar que ha tenido una digna participación.

Leo Messi no marcó, pero si tuvo una notable participación en la elaboración del juego. Ahora aguarda Venezuela en el mítico escenario de Maracaná ya en la fase de eliminatorias de cuartos de final.

Donde hubo vibraciones y emociones a tope fue en el estadio de Son Moix. El Mallorca regresó de A Coruña con un comprometido dos a cero en contra que le distanciaba en el propósito y en el pronóstico. Pero quizá los deportivistas no sopesaron en su justa influencia interestelar la mágica fecha del 23 de junio, en el solsticio de verano, a la luz del fuego y la fanfarria de la “revetlla de San Joan” que celebra la mediterránea y donde no falta la coca ni el cava.

Bebida de lágrimas de oro que se aprovechó para brindar por el Mallorca que logró la remontada en el tramo final con el gol de Abdon que hizo rentables los anteriores de Budimir y Salva Sevilla.

Gran heroicidad del equipo de Vicente Moreno que, en trece meses, ha escalado consecutivamente los dos peldaños que les separaba de la Primera División de nuestro fútbol.

La emoción de la promoción está garantizada y es frecuente que el equipo ganador supere fases en que parece que los acontecimientos se les gira en contra. Con el dos a cero, el deportivista Quique González tuvo el gol que hubiera sentenciado en sus botas, pero también ya con el tres a cero y en tiempo de prolongación Pablo Mari cabeceó un balón que se fue, por centímetros, fuera de los tres palos que defendía Reina.

Pero la fiesta fue bermellona y seis años más tarde el equipo vuelve a la categoría de oro. En esta efeméride mucho tiene que ver el entrenador valenciano, ex del Nàstic de Tarragona, que ha contado en la base con muchos jugadores que se ganaron la plaza en el primer ascenso.

Celebramos este ascenso meteórico del Mallorca que, con propietarios estadounidenses, supera esta travesía del desierto después que antes del año 2013 estuviera quince cursos consecutivos en la élite y que incluso le llevó a participar en la Champions League.

Y, en el entretanto, en los despachos se siguen con los cursos de matemáticas para cuadrar números de balances que permitan operaciones de altas y bajas. Sin novedad en las últimas veinticuatro horas, más allá de la confirmación de que la voluntad del FC Barcelona y de Neymar convergen en la misma dirección con destinación al Camp Nou. Otra cosa es si el empeño cristaliza. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es