A bote pronto

Marc Gasol y Ricky Rubio, Arthur, Busquets y De Jong

Hoy, todos los medios de comunicación audiovisuales reflejan en sus ediciones y portadas el gran triunfo del baloncesto español que se proclamó en Pekín, campeón del Mundo al vencer en la final a Argentina por 95-75. Lo es por segunda vez en la historia, después que también lo consiguiera en el año 2006.

Ha sido una victoria grupal, pero en la que han descollado dos jugadores excepcionales: Ricky Rubio y Marc Gasol, ambos con pasado barcelonista. Ricard Rubio, natural de El Masnou, ha sido nombrado el MVP de la final y del campeonato. Ha dedicado el triunfo a su madre, Tona Vives, fallecida por un cáncer de pulmón hace tres años y financia una fundación para tratamientos de quimioterapia a pacientes de esta enfermedad.

Marc Gasol es natural de Sant Boi de Llobregat, aunque viera la luz en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. Es el segundo jugador de la historia que ha concatenado en el mismo año el campeonato del Mundo de selecciones y el anillo NBA. También está comprometido con causas sociales y está muy involucrado en la ONG Proactiva Open Arms, dedicada a operaciones de búsqueda y rescate de migrantes en el mar mediterráneo, que dirige Òscar Camps.

Felicitaciones que hacemos extensiva a todo el grupo de “la roja”, pues se trata de un deporte colectivo y en el acierto y el esfuerzo se han aunado muchas ilusiones y voluntades.

La nueva línea media del Barça

En el terreno futbolístico se completó la cuarta jornada y llegaron, con los primeros goles, la primera victoria del Espanyol y el cambio de liderazgo en favor del Sevilla FC que venció por la mínima en Mendizorroza al Alavés y se benefició de la derrota del Atlético en el mismo paisaje vasco, al haber perdido el día anterior en Anoeta ante los donostiarras.

No se han acabado los ecos de la gran victoria del FC Barcelona ante el Valencia CF en una demostración de fuerza, empaque y calidad. Ha nacido un nuevo fenómeno en la persona de Ansu Fati, un chico de solo dieciséis años en el que ya se vislumbra una carrera muy exitosa. Resultando todos los signos favorables, habrá que ir con tiento, pues tantas portadas concatenadas pueden deslumbrar y perjudicar la ascensión de un muchacho que hace apenas un mes, era un gran desconocido para el gran público.

Este meteorito bisauguineano ha eclipsado un tanto la nueva línea media que Ernesto Valverde estrenó, compuesta por Arthur Melo, Sergio Busquets y Frenkie De Jong. Se trata de los tres nombres que el paladar barcelonista hubiera elegido.

Estos futbolistas de distintas nacionalidades mezclan bien, tanto en el juego posicional como en el reparto de esfuerzos y tienen como denominador común el buen trato con el balón y la inteligencia táctica.

Frente al Valencia la línea medular fue solvente e individualmente destacaron los tres. El holandés, jugó más adelantado, en apoyo al “tridente” y tuvo el premio del gol; el catalán, ejerció de comandante en la presión alta, cortó infinidad de balones y distribuyó con criterio y el brasileño, actuó de complemento de uno y otro cosiendo las costuras de un equipo que pareció mucho mejor ensamblado.

Ernesto Valverde ha cambiado un tanto el chip y se le aprecia menos conservador y más alineado con esa mayoría, no silenciosa, que le exige mayor protagonismo de la escuela barcelonista, del llamado ADN Barça.

De Jong- Busquets-Arthur son los nombres preferidos por la afición y Valverde se ha hecho eco. La temporada es larga y las aportaciones de Sergi Roberto, Rakitic, Arturo Vidal y Aleñá, los otros centrocampistas, no serán para nada desdeñables.

En esa línea a la procura de la comunión de técnico y afición cabe constatar el atrevimiento del “txingurri” de confiar las bandas a los jóvenes de La Masia, Carles Pérez y Ansu Fati. Las emergencias sobrevenidas las hubiera solucionado en otro tiempo con jugadores más experimentados, aunque les cambiara de posición.

El FC Barcelona, penalizado por los resultados negativos de los dos desplazamientos a Euskal Herria, aún no es líder en puntos, pero sí figura su nombre en los dos partidos de mejor fútbol en LaLiga. Se han visto en el Camp Nou, con las visitas del Betis y el Valencia, encuentros concluidos con el mismo score, 5-2. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es