A bote pronto

Mala respuesta de la segunda unidad

Ernesto Valverde dispuso de varios cambios en la alineación habitual. A los descartes de Leo Messi y Sergio Busquets, a los que se les dispensó del desplazamiento, se unieron otros titulares que calentaron el banquillo visitante del estadio Ramón Sánchez Pizjuán, tales como Ter Stegen, Alba, Suárez y Coutinho. Al margen, de los indisponibles Umtiti y Dembélé.

En última instancia, se cayó de la lista Denis Suárez, cuyas gestiones de traspaso al Arsenal que entrena Unai Emery no fructifican y el jugador desoye otras ofertas desatendiendo el interés del Club. Fue una medida de presión tomada desde la directiva.

Sevilla FC 2 FC Barcelona 0, protagonistas y goles

Sevilla FC: Juan Soriano; Mercado, Kjaer, Sergi Gómez; Jesús Navas (André Silva, m.71), Sarabia (Franco Vázquez, m.66), Amadou, Banega, Escudero (Arana, m.88); Promes y Ben Yedder.

FC Barcelona: Cillessen; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Semedo (Jordi Alba, m.80); Arturo Vidal, Rakitic, Arthur; Malcom (Coutinho, m.63), Kevin-Prince Boateng (Luis Suárez, m.63) y Aleñá.

Goles: 1-0, M.58: Sarabia. 2-0, M.76: Ben Yedder.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande del comité madrileño. Amonestó a Sergi Gómez (m.73) y a Jordi Alba (m.84).

Incidencias: Partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 38.403 espectadores.

Sin embargo, la alineación inicial ofrecía buenas sensaciones, excepto en la delantera. Cillessen es un portero graduado y el único cambio en la retaguardia se correspondía con el descanso a Jordi Alba, sustituido por Semedo, que jugó a pierna cambiada.

El centro del campo, a priori, mezclaba bien con Ivan Rakitic de pivote y Arturo Vidal y Arthur Melo de interiores con el refuerzo suplementario de Carles Aleñá que jugaba en la media punta.

Como delanteros figuraron el debutante Boateng con un solo entreno en el equipo y Malcom, jugador al que se le espera y que en esta media temporada transcurrida solo se le recuerda en positivo por el gol en Milán ante el Inter en la esfera europea.

El Barça en la primera media hora inicial controló el partido teniendo más posesión y adormeciendo el juego, aunque solo creara una ocasión de gol, precisamente cuando el Sevilla se había soltado y había cogido el mando. Fue un balón que Artur pasó en vertical a Malcom con precisión de cirujano. El brasileño regateó al portero en la carrera, escorándose ligeramente y errando el remate a puerta vacía al no encontrar los tres palos. Fue una oportunidad pintiparada.

Acto seguido quien tuvo sus opciones fue Ben Yedder, pero su disparo a bocajarro se encontró con el cuerpo acrecentado de Cillessen que tapó el espacio, rebotando el balón entre la parte superior de su pierna derecha y la zona ventral.

El segundo período los hispalenses fueron dominantes como ya apuntaron en el último tramo del primer acto. No necesitaron superar el nivel de calidad y bastó un mayor tesón y convencimiento en la victoria para que llegasen los goles, que contaron con la endeble oposición de la zaga barcelonista.

El primer tanto acaeció demasiado pronto. Es un balón que rebasa el salto poco calculado de Sergi Roberto que lo juega para atrás, lo que permite una combinación con Promes de protagonista que centra al segundo palo, procurando el remate cruzado de Sarabia.

El tanto no cambia el guion, sino que lo acelera y Coutinho y Suárez saltan al terreno de juego para tratar de remedar la situación. Tuvo el gol Coutinho en su primer balón, pero su disparo en inmejorable posición le salió incomprensiblemente elevado al llenarse de balón.

Sería Coutinho quien pondría la primera piedra en el segundo gol encajado al perder un balón en el centro del campo en un pretensioso y arabesco intento. El rápido contraataque acabó con el letal remate de Ben Yedder en el segundo palo. El francés de origen tunecino, goleador ambidextro se hallaba solo por el despiste mayúsculo de marca de Lenglet.

No hubo respuesta barcelonista adecuada y los sevillistas controlaron bien el tramo final de partido para obtener una victoria importante con dos goles de margen y sin encajar ningún gol en casa. Ello vuelca a su favor el pronóstico de la eliminatoria.

La alineación del próximo miércoles en el Camp Nou marcará los deseos reales del equipo de Valverde de proseguir en la competición. Si el objetivo es acceder a las semifinales, se requerirá contar con los mejores, precisamente los que hoy no estuvieron de inicio.

La versión del FC Barcelona en el Nervión fue deficiente porque la suma de las aportaciones individuales no fueron suficiente contrapeso para superar a un rival que también puso a recaudo de la liga piezas importantes.

Arturo Vidal tuvo que multiplicarse para cubrir sus propias imprecisiones y las lagunas de Malcom y Aleñá. Otros futbolistas como Sergi Roberto y Arthur estuvieron por debajo de su nivel habitual.

No se excedió el Sevilla en prestaciones, pero supo provechar las debilidades del rival para alcanzar una victoria merecida que alimenta sus esperanzas clasificatorias.

Un público desabrido con los catalanes, en número que casi llenaron el recinto y que presionaron al colegiado Del Cerro Grande con reiteradas protestas. En el primer tiempo, se reclamó penalti por un balón que dio en el hombro de Arturo Vidal. La incomprensible lenta decisión del VAR de una jugada que desde los hogares domésticos se vio con nitidez desde la primera toma, ahondó en la reiteración de las reclamaciones.

La suerte del partido y puede que de la eliminatoria pasó por Malcom en aquella asistencia de Arthur que no supo materializar con todo a favor. O sí piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper