A bote pronto

Mala jornada para el FC Barcelona

Da la sensación de que este verano se va a hacer largo en clave blaugrana, tanto para los aficionados como para sus dirigentes. Este sábado hubo malas noticias en las pistas de juego y en los despachos.

La función polideportiva del FC Barcelona multiplica las victorias, pero también las derrotas cuando éstas llegan. Este fin de semana, a nivel profesional, el FC Barcelona competía en dos frentes, derivados del éxito que les llevó a la final de los campeonatos de liga.

En el Palacio de los Deportes de Murcia, se disputó el tercer partido de la Liga de Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala – LNFS -, con la presencia en las gradas de 7.500 espectadores. El partido en su tiempo reglamentario acabó con empate a tres, pero los lanzamientos desde el punto de penalti dieron la victoria a los murcianos de El Pozo, que se quedan en una situación favorable de match-ball en partido a dilucidar en el mismo escenario doméstico.

No sería justo si no mencionáramos que en la derrota tuvo que ver la pareja de árbitros gaditana que barrió para casa en la apreciación del juego y en las sanciones disciplinarias.

En baloncesto dio inicio la final de la Liga que enfrentaba al Real Madrid y al Barça. Por condición clasificatoria, la eliminatoria se abría en Madrid, en el WiZink Center, que acogió a 12.500 espectadores.

La estadística más reciente favorecía al Barça que esgrimía, en la segunda etapa de Pesic en el banquillo, un parcial de cinco a uno en triunfos. En este curso, había ganado cuatro enfrentamientos de los cinco disputados.

La racha se cortó porque el Real Madrid fue superior en todo, salvo en la faceta reboteadora. El base local Campazzo la lio con un ritmo, intensidad y facilidad anotadora (19 puntos) que no pudo ser contrarrestada. Ya al descanso la diferencia blanca estaba en quince puntos a favor para acabar en un 87-67 lacerante.

Siendo negativos los resultados de los sendos desplazamientos, nada es irreparable todavía. Echando mano de la estadística interesada, en el caso del baloncesto nos ofrece el dato de las tres últimas temporadas, donde el Barça, el Real Madrid y el Baskonia ganaron su primer partido para sucumbir con estropicio en los tres siguientes y perder la Liga.

En los despachos, el Barça ha dejado escapar a Take Kubo, el japonés formado en La Masia que tuvo que marchar por la sanción FIFA. Las exigencias económicas del joven y talentoso futbolista no se han cubierto y el Real Madrid lanzó sus mallas consiguiendo pescar en aguas que se creían territoriales del Barça.

Es un golpe de efecto que trae la zozobra al barcelonismo, pendiente de que si la joven perla llega a triunfar con la camiseta equivocada. Más miradas hacia el director deportivo Pep Segura que se resiste en el cargo.

En las oficinas del Club se trabaja intensamente y sin ruido, aunque el nivel de aciertos se valorará a posteriori. Al revés del Real Madrid, que acumula una plantilla de 37 futbolistas (o 38, según adición de otros), el Barça primero pretende desprenderse de las sobras, antes de incorporar nuevos nombres. La necesidad de cerrar el balance en positivo al 30 de junio condiciona esta decisión.

Leo Messi ha debutado en la Copa América con derrota ante Colombia en el Arena Fonte Nova en la ciudad Salvador Bahía de Brasil. La selección cafetera, entrenada por el portugués Queiroz, marcó dos goles en el tramo final del partido y dejó en evidencia las precariedades de una selección argentina que no saca beneficio de disponer al mejor jugador del mundo.

Los albicelestes siguen en ese bucle que dirimen acerca de la contribución de Messi, por otra parte, el jugador más clarividente del equipo en la noche de ayer. No le conviene al Barça tener al jugador apesadumbrado por la responsabilidad de su rendimiento con Argentina y las críticas –injustas, generalmente – que recibe. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter @albertgilper

www.planetaDeporte.es