A bote pronto

Luis Suárez gafado

Hoy tocaba comentar el “clásico” pero se desprogramó, creemos que precipitadamente, y se ha asignado una nueva fecha del 18 de diciembre, no sin polémica. Se hace extraño un fin de semana futbolístico activo sin los dos grandes en liza, pero así son las circunstancias. El FC Barcelona ha devuelto el taquillaje ya vendido por un valor de tres millones y medio de euros, aunque se espera su recuperación en la nueva fecha que se corresponde con un miércoles laboral.

Los equipos, empero, no se han tomado descanso ya que el calendario se oprime por mor de una tercera fecha FIFA. El FC Barcelona jugará en el Camp Nou la undécima jornada y recibirá la visita del Valladolid este próximo martes.

La información del Barça aún gira sobre el último partido europeo en Praga donde sembró dudas y, pese a la victoria que le colocó primero de grupo, rebajó el optimismo que había generado el liderazgo recobrado en la liga española con exhibición incluida en el estadio de Ipurua frente al  Éibar (0-3).

Otras noticias se han colado de rondón en las oficinas del Club. Una, hace referencia al proceso judicial derivado de la cesión de un riñón a Éric Abidal a cargo de su primo. Ante las dudas suscitadas, el donante ha accedido a someterse a una revisión que cierre para siempre este sumario en el que está inmerso el actual secretario técnico.

Otra información se refiere al Mundial de Clubes y su profunda restauración que tendrá fecha de partida en el año 2021. Por los criterios de selección, hay el riesgo de que el FC Barcelona no fuera invitado a participar, en el caso de que no fuera el vencedor de la Champions League. Se hace difícil pensar que, en una selección amplia, el fútbol prescindiera del FC Barcelona. Si así fuere el caso, el extravío sería mayor para la FIFA.

Mientras, en la acera de enfrente, la sombre de Mourinho cada vez es más alargada. Zidane salvó en Istambul el primer match-ball, pero las amenazas continúan y su equipo no ofrece garantías de mejora. El portugués podría volver a agitar la liga.

La sequía goleadora de Luis Suárez en estadios europeos alcanza ya los cuatro años. Su último gol foráneo acaeció el 16 de septiembre del año 2015 en el Olímpico de Roma, donde remató de cabeza a la red bajo palos. Desde entonces, se han sucedido diecinueve visitas sin que el uruguayo haya marcado.

Esta desconexión con el gol, solo ocurre en suelo europeo. Sin ir más lejos, en esta misma liguilla le bastó al charrúa media hora en el Camp Nou para marcar dos magníficos goles al Inter de Milan que voltearon a favor el luminoso (2-1).

Los números globales de Luis Suárez son extraordinarios desde que en octubre del año 2014 debutará con el Barça, precisamente en el estadio Santiago Bernabéu. Cinco años que han dado para 184 goles en 257 partidos, con especial mención en el curso 2015-16 que consiguió la “Bota de Oro” con 59 dianas.

Ya ha superado a Pepe Samitier y es el tercer máximo goleador de la historia del Club. Debiera ser segundo esta misma temporada, pues solo está a diez tantos de Laszy Kubala. Inaccesible le queda Leo Messi que ya supera los seiscientos goles.

Sus tantos han contribuido a los trece títulos que ha conseguido con su Club en este quinquenio. El desglose es de 1 Champions League, 4 ligas, 4 Copas del Rey, 1 Supercopa de Europa, 1 Mundial de Clubes y 2 Supercopas de España.

Más que nunca, por culpa de la informática, se es esclavo de la estadística, para bien o para mal. Esta ausencia de goles en los desplazamientos, cuestionan al futbolista con su afición y está afectando a su juego. Se le advierte ansioso para zanjar esta prolongada racha negativa, por lo que toma decisiones equivocadas sobre el terreno de juego.

La fatalidad forma parte del juego y el uruguayo la ha sufrido en sus propias carnes. En Old Trafford remató un balón que acabó en la red, pero se lo adjudicaron, en propia meta, al defensa Luke Shaw que había tocado el balón en última instancia y esta maldición continúo esta semana en el Eden Arena. Su centro chut lo desvío Olayinka a su propia red y así lo constató el colegiado escocés en el acta.

Urge poner fin a este anatema. La próxima estación Milán frente al Inter en el estadio de San Siro. Marco histórico para sobreponerse a esta imprecación. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es