A bote pronto

De Ligt, M’bappé, Neymar y Griezmann en la pole position

Me van a permitir la licencia de comenzar el artículo diario con un recordatorio hacia Rogelio Sosa, ex futbolista del Real Betis, fallecido esta semana a la edad de 75 años. Durante dieciséis temporadas, cifra de récord, militó en club verdiblanco. Mis lectores más jóvenes no conocerán a este gran futbolista de excelente técnica y primorosa pierna izquierda. Forma parte del álbum de cromos de la memoria y fue junto con el extraordinario Carlos Lapetra (Zaragoza. 29/11/38 – 24/12/95), campeón con España de la Eurocopa de selecciones de 1964, uno de los primeros jugadores (con el “once” en la espalda) que duplicaban funciones estando presentes en la creación. Fueron adelantados a su tiempo. Descanse en paz.

Las jornadas sin competiciones de clubes son complicadas para colmar la ansiedad informativa de los aficionados, más proclives al interés militante hacia sus clubes afectivos. Como siempre ocurre, en tales casos, la información escasa da paso a la rumorología sobre operaciones de trasvase de futbolistas. Suele ocurrir con el parón de las competiciones por mor de los paréntesis obligados por la normativa FIFA, que recaba para sí fechas para partidos de selecciones nacionales.

A estas alturas de los campeonatos y cuando las decepciones ya han llamado a las puertas de algunos clubes, surge con fuerza la rumorología sobre traspasos de jugadores. En algunos casos, resulta una maniobra de distracción operada desde los propias entidades para nutrir las ilusiones de futuro de la afición desengañada por su presente.

Sería el caso del Real Madrid que, tras tres años de hacer caja y reservar inversiones para el techo retráctil del estadio Santiago Bernabéu, ve como su proyecto deportivo se hace añicos. Estaba sustentado en las milagrosas Champions League recientes que le han salvado de temporadas de juego irregular. Los malos resultados deportivos le obligarán a una fuerte inversión económica.

Este año y ya desde el mes de marzo, el Real Madrid afronta el final de temporada sin ningún reto de victoria en los tres frentes principales. Eliminado de Copa del Rey y Champions League y a doce puntos y goal average en contra del líder FC Barcelona, su objetivo menor es acabar entre los cuatro primeros para asegurar su participación en la próxima edición de la principal competición europea. Demasiada modestia para un club de sus dimensiones.

De ahí que la propia afición blanca, frustrada por la negatividad, exija primeras figuras para proceder a la renovación de una plantilla devaluada. Ha vuelto Zidane, tercer inquilino del banquillo en el curso y el fair play financiero puede poner en el mercado las dos máximas figuras del P.S.G del todopoderoso Nasser Al.Khelaïfi, como son Neymar y M`Bappé.

Los dos cumplen el perfil para fichar por el Real Madrid de Florentino Pérez. El brasileño está más consagrado y lleva el morbo añadido de su pasado blaugrana. El francés es un joven contrastado de juego explosivo que, además, ha añadido gol a sus cualidades. Pese a estar en pleito judicial con el FC Barcelona, Neymar sigue acariciando la idea de volver al Barça y se hace querer. Mientras, el Club catalán camina sigiloso y no descarta ni confirma interés.

El tercer gran nombre propio se corresponde con Antoine Griezmann, del que ya dedicamos el A Bote Pronto de este miércoles, y que el FC Barcelona no ha descartado oficialmente.

Matthijs de Ligt, capitán del Ajax a sus insultantes diecinueve años – cumplirá la veintena este mes de agosto – es otro nombre principal del que es seguro cambiará de camiseta, pero se desconoce el destinatario. Tiene todas las mejores novias, pero bien podría acabar en el FC Barcelona, que llegaría haciendo pareja con su compatriota De Jong, ya capturado para la causa blaugrana. Sin duda, la fuerte demanda encarecerá la mercancía y ello es, a lo mejor, la razón de otros pujantes que saben la voluntad prioritaria del holandés de recalar en el Camp Nou.

Este póker de futbolistas ocupa por derecho propio la pole position del próximo mercado. Algún fichaje puede, con probabilidad, desencadenar otros movimientos. Ello podría repercutir en el futuro de jugadores consagrados como Kroos, Modric, Coutinho, Rakitic e, incluso, Varane que deja en stand bye su futuro merengue.

Hay otras figuras emergentes, otros nombres que están agendados por clubes e intermediarios. El último ejemplo es Luka Jović, futbolista serbio de 21 años que juega como delantero en el Eintracht Frankfurt de la Bundesliga de Alemania y que ya ha debutado con gol en su selección.

El tiempo, ese factor inexorable, otorgará y despojará razones, aunque los medios, irremediablemente, se adjudicarán el crédito de la exclusiva, con el dudoso mérito de haber jugado con todas las cartas de la baraja, que les ha proporcionado en el trayecto portadas y páginas con el que cubrir los espacios de papel y digitales y el tiempo minutado en los medios audiovisuales. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper