A bote pronto

De Ligt eligió la Juventus

En la carrera para fichar a Matthijs de Ligt, la Juventus le ha sacado dos cabezas al FC Barcelona y se ha llevado el gato al agua. Una pieza de primera calidad que conjuga presente y futuro.

Poco puede censurarse al FC Barcelona por esta aparente derrota en los despachos, pues ha sido una decisión del futbolista, atendiendo cánones deportivos y económicos. No es común que un jugador se produzca negativamente a una oferta blaugrana que añade al prestigio deportivo de un gran club el atractivo de una gran ciudad para disfrutar y vivir.

En De Ligt se daban, en principio, todos los condicionantes para su arribada a la Ciudad Condal: Las buenas relaciones entre clubes, Barça y Ajax, el antecedente del fichaje este mismo curso de su compañero De Jong, su adscripción emocional al Barça desde niño, su estilo de juego, “adn Barça” y su calidad futbolística acuñada desde la precocidad de sus pocos años.

El primer gran inconveniente nacía por su representante que no es otro que el italiano, de origen mejicano, Mino Raiola. Un agente muy exigente y poco maleable en el trato que prioriza las razones económicas al favor mutuo de representante y representado.

Hasta última hora no se ha resuelto el enigma de un culebrón que comenzaba a producir hastío. El Ajax de Amsterdam ha mantenido su palabra dada y no ha especulado con el jugador y clubes aspirantes a su contratación. Podía haber elevado las pretensiones económicas, atendiendo la creciente revaloración de su joven perla en un mercado inflacionario lacerante. Se mantuvo el precio de 75 millones de euros más 10,5 en variables que la entidad piamontesa ha denominado “recargos accesorios”. Pagará en cinco anualidades.

La gran lección en este desenlace es que ha prevalecido la decisión del jugador, aleccionado por sus mentores. El jugador ha ponderado las dos vertientes más importantes: La deportiva y la económica. Ambos aspectos le han llevado a Torino para calzarse las botas en el cuadro de la “vecchia signora” y jugar en el equipo de Cristiano Ronaldo.

Los emolumentos del futbolista están en orden a los once o doce millones anuales, cantidad que podía igualar el FC Barcelona, pero que se hallaba en flagrante inferioridad por los impuestos. La nueva reforma económica de Italia favorece a los clubes de la serie A para la captación exterior de futbolistas.

Jugar con su compañero De Jong en el equipo liderado por Leo Messi y con mucho talento alrededor seducía al joven neerlandés. Pero el joven capitán oranje ha valorado su aportación en clave individual. Ha visto la sombra de Gerard Piqué que ha vuelto a firmar una temporada excepcional y que a sus 32 años recién cumplidos aún le quedan dos o tres cursos a pleno rendimiento. Competir por la titularidad con los también veteranos Bonucci y Chiellini parece, a priori, más accesible.

Por otro lado, el estilo de juego también favorece al joven defensa que se verá más arropado y jugará en espacios más reducidos. Lo ha explicado De Ligt, para justificar su decisión, citando nombres ilustres italianos como referencia personal: Baresi, Maldini, Nesta, Cannavaro, Scirea.

De Ligt eligió y se ha de respetar su decisión que ha fundamentado con coherencia absoluta. El jugador ha puesto en valor y ha agradecido sus trece años como ajacied y ha reconocido la dificultad para desistir de otras ofertas.

En el año 2022 se activará la cláusula de rescisión de su contrato y tendrá De Ligt la mejor edad para la práctica del fútbol. Quién sabe si, por entonces, el Barca dispondrá de una segunda oportunidad.

Ahora, le toca al FC Barcelona modelar a Jean-Clair Todibo, un joven originario de la Guayana francesa que por solo un millón de euros llegó del Toulouse en el mercado de invierno pasado y que, con su misma edad, apunta excelentes condiciones.

En este affaire, a lo mejor todas las partes salen ganando. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es