A bote pronto

Leo Messi debe ser el Balón de Oro 2018-19

El “Balón de Oro” está de nuevo en boca de todos. En Europa, con el desenlace de las diferentes competiciones de clubes y de la primera edición de la UEFA Nations League, mientras que, en Sudamérica, con la Copa América, que empezará el próximo viernes 14 en Brasil.

Hace ya años que el trofeo se deterioró conceptualmente. Probablemente, desde que Fabio Cannavaro se impusiera a otras opciones en el año 2006, tras ganar Italia el Mundial de Alemania. El jugador juventino, fichó, a continuación, por el Real Madrid donde permaneció tres temporadas.

El “Balón de Oro” estuvo concebido como un premio de carácter individual que premia las virtudes extraordinarias de un futbolista. Sin embargo, se empezó a asociar su concesión a los éxitos del equipo de pertenencia, dando un giro a la esencia del mismo.

Como no podía ser de otra manera, las concesiones habitualmente se corresponden con los futbolistas que tienen la misión de creación, con muy pocas excepciones. A la citada del zaguero italiano, hay que incluir dos significadas presencias: La del guardameta ruso Lev Yashin del Dynamo de Moscou en 1963, que tenía el sobrenombre de “la araña negra”, porque se conjugaba la conjuración del espacio y el color de su zamarra, y la del defensa Franz Beckembauer, que ganó en dos ocasiones el preciado trofeo, años 1972 y 1976. Bien es verdad que el brillante jugador alemán ocupaba una posición de cuarto hombre en la defensa, pero sus registros estaban alineados a su calidad técnica, visión de juego y vocación creativa del fútbol.

El curso 2018-19 está dando los últimos coletazos. Acabó en Europa y queda la Copa de América que marca su salida para este viernes día catorce, última oportunidad para que los futbolistas sudamericanos acopien méritos.

Con cinco distinciones cada uno aparecen en la primera posición del ranking del “Balón de Oro”, Leo Messi y Cristiano Ronaldo con cinco nominaciones, con la ventaja del barcelonista que es casi dos años y medio más joven.

Salvo sorpresas, este año competirán con ventaja para el desempate. Ambos han ganado con sus clubes, FC Barcelona y Juventus, LaLiga y el Scudetto, respectivamente. El portugués añade la reciente UEFA Nations League. En tanto que Messi espera aupar, en la Copa América, a la alicaída selección argentina, que debuta este domingo ante Colombia, la selección cafetera.

En el plano individual, la superioridad de Leo Messi ha sido aplastante. Es nuevamente ganador del Trofeo Pichichi y “Bota de Oro” europeo, con tres goles por delante del francés M’Bappé, que tuvo, además, la ventaja de computársele por igual sus goles de un campeonato notoriamente inferior como es el galo.

Respecto a Cristiano Ronaldo el contraste es apabullante: 51 goles y 20 asistencias, frente a 28 tantos y 10 asistencias. En Europa, solo contabiliza seis goles, tres de ellos ante el Atlético. Su equipo fue eliminado en cuartos de final por el Ajax de Amsterdam.

Leo Messi con el Barça llegó hasta las semifinales y marcó doce goles, liderando la clasificación europea, cuatro goles por delante del jugador del Bayern, Robert Lewandowski.

Consciente de esa inferioridad en el contraste, Cristiano Ronaldo ya se postula y promueve su candidatura. Habla de tres títulos, los dos con su equipo son análogos a los obtenidos por el blaugrana, en tanto que el diferencial es esta Copa de selecciones recientemente acuñada por la UEFA y de consideración menor.

CR7 no necesita padrinos, se basta él solo para auto promocionarse: “He ganado tres competiciones, he estado bien, como siempre. ¿Qué más puedo hacer? ¿Merezco el Balón de Oro? No lo sé. Eso se lo dejo a ustedes, que son los que evalúan mi rendimiento. No me voy a valorar.”

Pues, señor Cristiano Ronaldo, sus números le descartan, en favor de su rival que puede superarle también en esta clasificación. O así piensa nuestra pluma

Facebook: Barça Universal

www. planetaDeporte.es