A bote pronto

“La roja” pone el cierre al curso

El curso futbolístico da sus últimos coletazos. Dimos por concluso el fútbol de élite el pasado sábado con la final de la Champions League que consagró el apabullante triunfo de La Premier en Europa.

Tottenham y Liverpool certificaron esta final que dio la victoria a los reds. En los días previos, Arsenal y Chelsea habían disputado la final de la Europa League, para mayor gloria de nuestro admirado Pedro Rodríguez que volvió a marcar en un encuentro terminal.

Pero ninguno de estos cuatro líderes en Europa, lo fue en la competición doméstica. Quien ganó en las islas fue el Manchester City con gran autoridad y mejor juego. Ese sexteto encimero lo completa el Manchester United.

En estos días de cierre de cartel, cobra protagonismo las selecciones nacionales. En el caso del viejo continente, se disputan partidos de la fase de grupos correspondientes a la nueva edición de la Eurocopa.

Este torneo, España lo ha ganado en tres ocasiones. La primera de ellas, jugándose la fase final en Madrid, en presencia del dictador Franco en el año 1964 y con una alineación que quedó para siempre grabada en mi adolescencia y recitada en aquella época bajo el patrón del 3-2-5: Iribar; Rivilla, Olivella, Calleja; Zoco, Fusté; Amancio, Pereda, Marcelino, Luisito Suárez y Carlos Lapetra. El destino vital se ha llevado ya algunos nombres; perdura su recuerdo.

Más recientemente, después de una travesía desértica de 54 años, se alzaron dos torneos europeos consecutivas los años 2008 y 2012. En el interregno, año 2010, se consiguió por primera y única vez el campeonato Mundial, Sudáfrica -2010, constituyendo la etapa más esplendorosa y de mayor lustre de la historia del fútbol español.

Un fútbol español, baldío el intento de castellanizarlo como balompié, que se dirime estos días bajo la vergüenza de la compra de partidos donde están implicados una serie de agentes, entre ellos tres futbolistas canteranos del Real Madrid, uno de los cuales, Raúl Bravo, fue internacional absoluto con “la roja”, entonces con ese mismo color en la vestimenta, pero sin esa acuñación descriptiva. Se especula con que siete jugadores del Valladolid se vendieron en la última jornada de la Liga que les enfrentaba al Valencia, que debía vencer para asegurarse el cuarto puesto, mientras los pucelanos ya tenían asegurados sus objetivos de salvación de la categoría.

Ya no nos acordamos y tenemos que echar mano de la hemeroteca para ponernos al día del transcurrir de esta edición de la Eurocopa. Ésta nos da cuenta que España suma ya dos victorias; una doméstica ante Noruega y la otra a domicilio en la pequeña isla de Malta.

Ahora, la selección se ha concentrado en Madrid para disputar dos partidos más de aliño. Este viernes jugarán en las lejanas Islas Feroe y el lunes se pone el cierre en el estadio Santiago Bernabéu ante otra selección escandinava, Suecia.

Son partidos de escasa entidad, de una competición deslavazada en fechas, orientada en liguillas que procuran la clasificación de las dos primeras selecciones, lo cual evita en grado sumo la posibilidad de sorpresas. Muchos jugadores seleccionados habrán perdido el ritmo de competición al llevar algún tiempo desconectados, en fechas que el grueso de compañeros ha iniciado ya sus vacaciones.

Son partidos a contracorriente. También para el banquillo, cuyo titular volverá a ser Robert Martínez, segundo de Luis Enrique, dispensado de su quehacer por circunstancias personales aún vigentes. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es