A bote pronto

La Navidad es blaugrana y no blanca

Acabó el año balompédico a una jornada de que lo haga la primera ronda de la liga. La competición destaca al envés y al revés, con los equipos catalanes capicúa. El FC Barcelona liderándola y el Espanyol cerrando la tabla.

En el primer caso, consecuencia, además, de favores lejanos que provienen de las debilidades de los rivales que luchan por el título. En el caso blanquiazul, asociado a deméritos propios que le han llevado a sumar solo tres puntos de los últimos treinta disputados en la etapa segunda con el nuevo entrenador Machín, sustituto de Gallego, y cuyo descrédito se ha disparado, avizorándose la llegada de un tercer técnico, que bien podría ser “el macanudo” Pizzi.

El Barça había utilizado bien su pólvora para firmar una nueva goleada en el Camp Nou ante el Alavés, no sin pasar por algún momento de tensión, producto de desconexiones que se dan cita con advertida reiteración.

Antes que el Real Madrid y el Athletic Club cerraran la jornada y el año futbolístico en el estadio Santiago Bernabéu, se habían contabilizado, además, otras victorias, éstas a domicilio, de los equipos del grupo de cabeza. Atlético en Heliópolis, Real Sociedad en el Reale Arena, donde recién el Barça no pasó del empate, y el Sevilla en el estadi de Son Moix, con el VAR de protagonista.

Los recurrentes vasos comunicantes dejaban el balance final del Barça al albur del resultado del Real Madrid. A grosso modo, los datos desmienten el pesimismo instalado en el seno de la afición barcelonista que descalifica el juego actual, desde el hábito de las excelencias pretéritas.

Justo cuando se cumplen diez años del cénit, ese “sextete” por nadie igualado, el FC Barcelona sigue trabajando en la renovación de su plantilla que nunca ha dejado de ser competitiva para mandar en España con ocho ligas de las últimas once disputadas. Si bien es verdad que la última Champions League tiene lugar y fecha de expedición en Berlín en la primavera del 2015. Lo peor es que de estas cuatro ausencias de las finales, tres han sido registros blancos, lo cual otorga implícitamente un plus de penalización.

El FC Barcelona ha recibido el regalo de Papa Nöel en forma de los dos puntos que su rival blanco se ha dejado en su estadio ante la visita de los futbolistas del Athletic Club, otrora leones de leyenda y ahora pipiolos cachorros en busca de la celebridad.

Ese Real Madrid, que mostró hechuras y oficio en el Camp Nou, se mostró romo, previsible y ramplón en su estadio, para desespero de un público que no ahorró muestras de desencanto y, también, de desaprobación.

El Athletic Club de Bilbao le planteó problemas que los de Zidane no supieron resolver, Gaizca Garitano optó por una defensa con muchos centímetros para frenar el juego de cabeza de los blancos y dispuso de dos líneas escalonadas que dejaron en barbecho al ataque blanco. Eso sí, encomendándose también a los palos que, por tres veces, repelieron remates con marchamo de gol.

Zidane dispuso de inicio a los noveles Rodrygo y Vinicius para que acompañaran al veterano Benzema y acabó con toda la artillería disponible para salvar un resultado que pudo ser aún peor si en el minuto 95, Asier Villalibre no yerra un gol cantado en un remate manifiestamente mejorable.

El campeón Barça es líder absoluto con 39 puntos, dos más que el Real Madrid, cinco más que el Sevilla y siete por encima del Atlético. Con una diferencia de goles de + 26, producto de disponer de la delantera más letal de las principales ligas europeas. Un tridente con Messi, 13 goles y pichichi provisional, Suárez con diez y Griezmann con siete tantos que lidera Europa.

Bien está lo que bien acaba. El margen de mejora del FC Barcelona es muy grande y ha de servir para alcanzar las metas propias, en la prescindencia de las deficiencias ajenas. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es

 

FC Barcelona 4 Alavés 1, protagonistas y goles

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Semedo, 85′), Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets (De Jong, 79′), Arturo Vidal, Aleñá; Messi, Luis Suárez (Carles Pérez, 85′) y Griezmann.

Alavés: Pacheco; Martín, Rodrigo Ely, Ximo Navarro, Duarte; Aleix Vidal (Burke, 86′), Pere Pons, Manu García, Wakaso; Javi Muñoz (Luis Rioja, 53′) y Lucas Pérez.

Goles: 1-0 M.14 Griezmann. 2-0 M.45 Arturo Vidal. 2-1 M.56 Pere Pons. 3-1 M.69 Messi. 4-1 M.74 Luis Suárez (pen.).

Árbitro: Melero López (Andaluz). TA: Aleix Vidal (65′), Umtiti (67′), Wakaso (67′), Martín (73′), Rodrigo Ely (84′), Jordi Alba (88′).

Incidencias: Camp Nou, 63.054 espectadores. En los prolegómenos del partido se homenajeó al Barça que en 2009 conquistó el sextete.