A bote pronto

La maldición del Barça en cuartos

El Barça se juega hoy parte de sus posibilidades de clasificarse para las semifinales de la Champions League. Será una eliminatoria que se decidirá en el Camp Nou la semana próxima, sea cual fuere el resultado del primer encuentro. No olvidemos que, en la fase de octavos, el United cayó con estropicio en Old Trafford y remontó gallardamente en el Parc des Princes de París, anulando el enésimo proyecto deportivo del millonario catarí Nasser Al-Khelaïfi.

El FC Barcelona acumula tres años resultando eliminado en cuartos de final, desde que la temporada 2014-15 se erigió en campeón en la final de Berlín frente a la Juventus. Le apearon del camino el Atlético, la Juventus y la Roma, por este orden.

Una breve referencia a este historial para recordar que el Atlético superó un dos a uno en contra del Camp Nou, donde fue expulsado el “NiñoTorres, por una irresponsabilidad del jugador del calibre de la reciente de Diego Costa. En la vuelta, remontó con dos goles, el segundo de penalti, pero hubiera podido ser eliminado si el colegiado italiano Rizzoli no le tiembla el silbato y señala con la pena máxima, en las acaballas, la flagrante mano del capitán Gabi dentro del área.

El curso 2016-17 la “vecchia signora” se tomó la revancha y bailó al Barça en el Estadi, infringiéndole un cero a tres y en Torino supo guardar el marco de Buffon sin dificultades. Para nada había servido a los blaugranas la proeza de octavos, al remontar un cuatro a cero al P.S.G. en el memorable e histórico 6-1.

La temporada pretérita, se cruzó en el camino la Roma. Con más fortuna que juego, el Barça había conseguido un 4-1 como local que fue superado por un sorprendente 3-0 en el Stadio Olímpico di Roma que creó un pequeño tsunami, hasta el punto de peligrar cabezas. El doble triunfo en la liga y en la Copa no palió esa gran decepción colectiva, calificándose la temporada solo de notable.

El FC Barcelona viaja a Manchester con el grueso de la plantilla, veintidós de veinticuatro componentes. Solo no viajaron los lesionados Vermaelen y Rafinha. Valverde está pendiente del alta definitiva de Dembélé, aunque su uso, de tener la licencia médica, podría constreñirse a la participación durante el partido.

Como casi toda la temporada, hay nueve nombres fijos y dos puestos variables que, generalmente, ocupan Sergi Roberto y Arthur y al que también optan Arturo Vidal, Semedo y Coutinho de inicio, además de Dembélé y Malcom en las rotaciones sobre la marcha.

El Manchester United ha vencido en dos eliminatorias al FC Barcelona, si bien más recientemente computan las dos derrotas en las finales de Roma 2009 y Londres 2011.

Los reds devils han rectificado el curso de la mano del noruego Gunnar Solskjaer que sustituyó al cesado Mourinho. Ha escalado posiciones en La Premier y aún suspira por un puesto clasificatorio para la venidera edición de la Champions League que ahora ocupa el Tottenham de Mauricio Pochettino, dos puntos por encima.

Solskjaer ha recuperado las piezas esenciales, venidas a menos que algunos maldicientes imputaron a una dejadez para provocar la marcha del técnico portugués. Futbolistas como Paul Pogba, Jesse Lingard, Romelu Lukaku, Marcus Rashford o Anthony Martial han dado un paso al frente y unen a su talento un potencial físico que les hace muy peligrosos.

Es posible que la potencia física e importante estatura de algunos red devils condicione la alineación de Valverde. Smalling, Matic, Mc Tominay, Pogba y Lukaku están en el techo, entre 190 y 194 centímetros. En ese escenario de contienda física, el veloz Nelson Semedo puede llevar a Sergi Roberto a la media, donde se incorpore también el chileno Arturo Vidal. En tal caso, los sacrificados serían los brasileños Arthur y Coutinho. Al menos, uno de ellos.

El sueño culé pasa por triunfar en el llamado Teatro de los Sueños de Old Trafford, O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper