A bote pronto

Entre la canasta y el gol

Una jornada movida entre los despachos, el fútbol europeo, el baloncesto español y el fútbol en América, por este orden y que nos llevó a estar sometidos al hilo de la actualidad.

Tuvo lugar la convocatoria del presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, dándonos cuenta de una temida noticia que hace referencia a la dejación de las funciones de seleccionador de Luis Enrique por problemas que persisten en su ámbito familiar. Su sustituto será su primer ayudante, Robert Moreno, estudioso del fútbol y que lleva una década al servicio de Luis Enrique con antecedentes en sus diferentes proyectos en la Roma, en el Barça y en el Celta.

Luis Enrique agradeció por carta, con membrete de la Federación, la discreción de los medios, de los cuales tantas veces ha discrepado en esa particular relación en el trato y en la forma de encajar las críticas.

Para Robert Moreno es una gran oportunidad que le llega pronto, recién sobrepasada la cuarentena, y con un currículo deportivo en primera persona por cubrir. En sus inicios laborales se constata que vistió a clientes de El Corte Inglés de Cornellà y atendió las cuentas de clientes de CaixaBank.

El tratamiento informativo y el proceder de la Federación, desde que Luis Enrique abandonara con urgencia la concentración en Malta con destino a Barcelona, ha sido ejemplar, así como la resolución del caso que opta por la continuidad del proyecto emprendido.

Mediaset, que tiene los derechos para España del europeo Sub 21, ofrecía a media tarde, el partido de “la rojita” contra Bélgica. Casi al término, salvó los muebles un trallazo de Pablo Fornals, el flamante fichaje del West Ham. Un gtriunfo por 2-1 que deja la clasificación en un puño con Polonia e Italia. Estas dos selecciones jugaron más tarde y la victoria polonesa (0-1) le complica la vida a España.

A primera hora de la noche, el protagonismo volvía a ser el baloncesto con la final de liga entre Barça y Madrid. Los blancos disponían del primer match-ball después del parcial 2-0 como renta en su pista.

El partido fue una reiteración del último vivido, pero con los papeles cambiados. El peso del partido lo llevó el Real Madrid que con un porcentaje del 44% en triples dominaba el electrónico. Pero enfrente tuvo a un Barça indomable y con la fe necesaria para superar contrariedades.

A dos minutos, el Real Madrid disponía de un 71-77. Un parcial de 7-0 revertió el marcador y obró el milagro. Ello fue posible por la suma de aciertos y desaciertos de unos y otros, tal como sucediera en el palacio madrileño, pero esta vez la alegría final cayó del bando blaugrana. (78-77)

A los chicos de Pablo Laso aún le quedan dos oportunidades para conseguir el título. La primera en el mismo escenario este mismo viernes. De repetirse la victoria local, daría paso al definitivo quinto partido en Madrid.

Volvió el fútbol en la madrugada europea con la Copa América. Otra vez nos defraudó Argentina. La albiceleste marcó de penalti (Messi) y los paraguayos con la misma opción de los “once metros” erraron su lanzamiento. Al final un empate a uno que reduce las posibilidades clasificatorias y confirma la solitud del capitán.

Una jornada polideportiva intensa de emociones. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter @albertgilper

www.planetaDeporte.es