A bote pronto

El juego del Barça discreto, pero bueno el resultado

Acababa de ganar el perseguidor Atlético en el Wanda Metropolitano con una apurada victoria conseguida de penalti y que conformó el raquítico uno a cero, score muy consolidado en el equipo del resultadista Simeone. Ello, obligaba, más si cabe, al FC Barcelona a no descuidar su cometido.

Valverde, gato viejo, se olió las dificultades del partido ante un rival en la cuerda floja, tras los fastos de una semana de gloria. Alineó un equipo muy parecido al titular, con las vacas sagradas, Piqué, Busquets, Messi y Suárez sobre el césped.

Uno de los déficits de los blaugranas es su puesta en escena. El motor diésel tarda en alcanzar la velocidad de crucero y demasiadas veces el rival aprovecha esa parsimonia y desconexión para abrir brecha en los registros goleadores. No fue una excepción con la visita del Rayo Vallecano que tuvo en el madridista cedido Raúl de Tomás el artificiero ideal que consiguiera su décimo primer gol en el campeonato, después de que Coutinho y Suárez hubieran desperdiciado dos aproximaciones diáfanas y Messi hubiera rematado de testa con peligro, bien conjurado por Dimitrievski.

Era el minuto 25 y Raúl de Tomás, que recibió un envío largo de Álvaro, se hace hueco para el disparo moviendo el balón en la línea del área grande paralela a la de la portería, recortando a Piqué y Semedo que se vencen por el mismo lado. Su disparo, seco, bajo y angulado tuvo el destino del gol en el primer disparo a puerta del conjunto vallecano.

Otra vez, tocaba revertir un resultado adverso y exigía un esfuerzo supletorio que, en razón de la exigencia del calendario, hubiera convenido evitarlo. Los blaugranas jugaban por los carriles centrales ante una defensa de cinco que les cerraban el paso en esa persistencia fútil de jugar en una franja reducida y muy transitada.

El gol de la igualada llegó a balón parado. El omnipresente Arturo Vidal, de espaldas, provoca una falta lateral innecesaria de Amat. El lanzamiento de rosca de Messi encontró la cabeza de Piqué que se adelantó a la tímida salida del guardameta. Esta vez, el catalán remató con la fe y convicción que le había faltado en otro testarazo franco anterior que no encontró la dirección entre los tres palos.

Valverde agitó el equipo con un solo cambio nominal y el cansado Arthur dio paso al velocista Dembélé que pronto despertó a la parroquia. Combinó con Semedo que recortó a Amat y el ex espanyolista repitió falta trascendente al arrastrar la bota sobre el pie del portugués, fuera del alcance del esférico. Es dentro del área y el consiguiente penalti lo transforma Messi que aguarda la iniciativa del arquero para cruzar el balón al otro palo.

El dominio fue del Barça, enmarcado en un dibujo cercano al 4-2-3-1, que se asentó en el juego, pero mantuvo en vilo a la afición hasta el minuto 82. Ya con Rakitic en el césped, recurso profiláctico del “txingurri”, que triangula y devuelve a Luis Suárez para que marque el charrúa a placer, con una defensa totalmente desarticulada por la brillante acción del dúo.

La cara y la cruz del partido en clave barcelonista tiene los nombres propios de Arturo Vidal y Philippe Coutinho. El envés fue el chileno, un recuperador insaciable de balones, con una implicación sobre la cancha elogiable. Demostró que es un tipo de jugador necesario en la plantilla, destinado a jugar minutos de calidad.

El revés lo protagonizó de nuevo el cariacontecido Coutinho. Se le vio ansioso, dubitativo y muy lejos de hacer honor a su coste y al cartel con el que vino precedido. En su reemplazo en el minuto 80 por el croata Rakitic, una parte de la grada dictó su veredicto sonoro.

Posiblemente, la elongación de Dembélé aconseje reposo y le dé una nueva oportunidad de resarcirse y consagrarse con una afición que empieza a dar síntomas de desencanto hacia el brasileño. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @ albertgilper

FC Barcelona 3 – Rayo Vallecano 1, protagonistas y goles

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, Alba; Busquets (Malcom, min.85), Arthur (Dembélé, min.46), Arturo Vidal; Coutinho (Rakitic, min.80), Messi y Luis Suárez.

Rayo Vallecano: Dimitrievski; Advíncula, Velázquez, Amat (Pozo, min.69), Gálvez, Alex Moreno; Imbula, Comesaña, Bebé, Álvaro (Embarba, min.80); y de Tomás.

Goles: 0-1, min.25: Raúl de Tomás. 1-1, min.39: Piqué. 2-1, min.51: Messi, de penalti. 3-1, min.82: Suárez.

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Amonestó a Sergio Busquets (min.80), por parte del FC Barcelona.

Incidencias: partido de la jornada 27 de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 74.158 espectadores.