A bote pronto

Griezmann es la gran apuesta presente

Por fin se cerró el mercado de invierno en versión española con la incongruencia que supone   el intercambio de cromos cuando ya se han disputado tres jornadas de liga. Así, por ejemplo, Rafinha que jugó en los tres partidos con el FC Barcelona, lo hará a partir de hora con la camiseta celeste del Celta, al que vuelve en calidad de cedido y habiendo aceptado la renovación de su contrato exigido por el Barça para garantizarse el monto económico de un posible ulterior traspaso.

El “culebrón Neymar” acaba dejando las cosas como estaban. El brasileño se quedará, como mínimo un año más en París y volverá a forzar su salida el próximo curso a un precio que puede fijar la nueva normativa de la FIFA que ampara los derechos de los futbolistas que han cumplido tres años del primer contrato no revisado. Será la circunstancia de Neymar y el justiprecio resultante estará del orden de los 170 millones de euros, según los parámetros aplicados, que consideran, entre otros, el precio de adquisición (222 millones de euros).

El proyecto del Barça se conjuraba con el fichaje estrella de Antoine Griezmann a un precio superlativo de ciento veinte millones de euros, que se correspondía con su cláusula de rescisión.  La opción Neymar le llegó al cuadro blaugrana a contracorriente, empujado por el interés de las vacas sagradas de la plantilla que suspiraban su regreso y por la amenaza latente del Real Madrid de Florentino Pérez de sumarlo a las filas blancas.

Ni el FC Barcelona ni el Real Madrid, pero en esa lucha ha salido más trasquilado el Barça que al poner toda la carne en el asador se ha quemado más. El presidente merengue, estuvo más agazapado, a verlas venir, sabedor de que su equipo no era la primera opción del jugador que prefería volver al nido barcelonista.

Quedan algunas preguntas en el alero y poco afán de darles respuesta. La principal es sobre la demanda del futbolista al Club, que parece estar vigente al no tener constancia de su retirada.

Se ha llegado al último día de mercado con varias operaciones concluidas en el “last minute”, pero ninguna con relevancia de titulares. Con relación a la plantilla que acabó el curso pasado, el Barça sufre ocho bajas: Cillessen, Vermaelen, Rafinha, Denis Suárez, Coutinho, Malcom, Murillo y Boateng, Han sido contrarrestadas con cinco altas: Neto, Wagué, Junior, De Jong y Griezmann. De 24 futbolistas se pasa a 21 fichas profesionales, lo cual aligera la masa salarial.

Esta plantilla es corta para las exigencias del curso, lo cual permitirá que futbolistas del Barça B puedan tener protagonismo puntual. Es el caso de Iñaki Peña, Chumi, Araújo, Riqui Puig, Collado, Abel Ruiz y Carles Pérez. Además de Ansu Fati, que ha jugado en dos partidos ya con el primer equipo sin debutar en el filial.

Los dos fichajes estrellas son De Jong y Griezmann. El holandés es muy joven aún y deberá crecer futbolísticamente al lado de Sergi Busquets y ocupando su demarcación cuando el de Badia requiera descansos. Ambos deben ser compatibles, jugando el neerlandés de interior.

En cambio, sí que se espera mucho de Griezmann, futbolista consagrado, veterano en la liga española, campeón del mundo con Francia y que ya ha subido al pódium para el trofeo del “Balón de Oro” Fue una petición coral de la secretaría técnica, muy aplaudida por el entrenador extremeño.

A Valverde le corresponde adecuar el dibujo táctico de forma que Griezmann y Messi sean complementarios. En principio, ambos tienen tendencia a moverse por los mismos espacios, por la predilección de jugar de fuera a dentro desde la derecha. El francés debe aportar mucho con su interpretación del juego a primer toque, su capacidad para el desmarque, su visión de los espacios para asistir a los compañeros y su reputado remate que incluye el testarazo.

Con Messi y Griezmann la defensa contraria habrá de repartir esfuerzos y puede facilitar la tarea del tercer hombre, Suárez o Dembélé. En la recámara estarán los aventajados discípulos Carles Pérez y Ansu Fati que están tomando, en este inicio, clases aceleradas.

Valverde debe encajar la pieza de Griezmann en el puzzle blaugrana. Es un valor contrastado de rendimiento inmediato que no debe generar dudas. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es