A bote pronto

Frente al Inter está en juego el prestigio y el affaire deportivo

El FC Barcelona juega un partido de trámite en Milán que no alterará su posición primera de su grupo de Champions League, puesto privilegiado con el que accederá a los octavos de final del torneo y se asegura jugar el partido de vuelta en el Camp Nou en la inmediata eliminatoria.

Valverde aprovechará el momento deportivo para agitar la alineación titular, dando descanso a los futbolistas más utilizados, al tiempo que otorgará minutos a los que han resultado menos exigidos. También sus rivales actuarían del mismo modo si estuvieran en esa posición de privilegio.

Normalidad que debe comprender el Borussia, tercero en discordia, empatado a siete puntos con el Inter. La clasificación de los alemanes pasa por ganar su partido y que el FC Barcelona no pierda en el estadio Giuseppe Meazza milanés.

Por los intereses en juego y el prestigio de la competición, el FC Barcelona deberá saltar al terreno de juego a darlo todo, con independencia de los hombres elegidos.  Que así sea para beneficio de la competición y de los valores deportivos.

La necesidad de victoria de los locales incrementará las dificultades para los blaugranas, cuyo grado de competencia pueda depender de la alineación diseñada. De momento, son bajas Messi, Piqué y Sergi Roberto que no han viajado, más Ter Stegen ya que el meta Neto debutará en un encuentro oficial, según ha adelantado el míster.

En la expedición ilusiona la presencia de Riqui Puig el máximo exponente de la cantera dispuesto a dar el salto, junto con el uruguayo Araujo, al que el cuadro técnico ya le ve con hechuras para ser el cuarto defensa central el curso venidero ocupando la plaza que dejará libre Todibo, del cual se extraerá beneficio económico.

Este partido llega a modo de puente de las dos exigentes citas que pasa por el estadio de Anoeta este sábado día 14 a las 16 horas ante la Real Sociedad y con la visita del Real Madrid al Camp Nou el miércoles 18 a las 20 horas.

Parece que Valverde ha encontrado el “once” más equilibrado que cuenta con la presencia del croata Rakitic, cuya postración no ha tenido argumentación deportiva.

Todo el carril derecho con Sergi Roberto, Rakitic y Messi ofrece seguridad y solvencia en los automatismos adquiridos. El reusense rompe por velocidad, el croata es un elemento corrector y el astro argentino atrae y desquebraja el sistema defensivo rival.

La franja central tiene hombres fijos en Piqué y Lenglet en la retaguardia, Busquets en el control y la distribución y con Luis Suárez en la definición.

La banda izquierda queda provisional, en la espera de la recuperación del indiscutible Jordi Alba. Su sustituto natural, Junior progresa muy lentamente, luce esplendorosamente De Jong en la costura de los dos campos y Griezmann arriba está asimilando conceptos imprimiendo una marcha más.  Si no hay nuevas bajas, la vuelta al carril de Alba, con el objetivo fechado para el “clásico”, igualará en solvencia las prestaciones de las bandas.

Nos aguardan, a la corta, emociones fuertes, antes disfrutemos el encuentro de hoy en que los futbolistas seleccionados deberán reivindicar su estatus con una actitud sobresaliente, como demanda la honorabilidad del Club. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter. @albertgilper

www.planetaDeporte.es