A bote pronto

El fichaje de Griezmann por el Barça es posible

Los rumores acerca de la reanudación de las conversaciones para que Griezmann vista los colores blaugranas están tomando fuerza a raíz de la eliminación del Atlético en los octavos de final de la Champions League a cargo de la Juventus de Cristiano Ronaldo.

Esta circunstancia está dividiendo a la afición barcelonista entre los partidarios del sí y del no. Se trata de un falso debate futbolístico, pues los que se postulan por el no, lo realizan desde un posicionamiento más visceral y menos crítico, que afecta a unos supuestos principios que valoran por encima del talento.

Rebobinando nos encontramos que Griezmann llegó el curso pasado a un acuerdo con el FC Barcelona que pagaba los cien millones de euros que costaba su carta de libertad. El Barça configuró la nueva plantilla creyendo tener la pieza cobrada. Sin embargo, en último extremo, el francés dio un paso atrás, comprado emocionalmente por la afición atlética y bajo los fastos de la celebración de la Europa League conquistada por el equipo. Unas promesas de refuerzos para que el Atlético aspirara a las máximas cotas hicieron el resto.

Para acabar de adobarlo, la decisión del jugador tuvo la novedad de hacerse pública a través de un documental producido por una empresa audiovisual de Gerard Piqué. Se mercantilizó groseramente la providencia, dejando en mal lugar a la directiva del FC Barcelona y quedando menospreciada la Institución.

El nuevo contrato de Griezmann con los rojiblancos contempla una salida a un precio incrementado en un 20%, Esto es, a un coste de 120 millones, el Barça puede cumplir el viejo deseo y, esta vez, con la aquiescencia total del futbolista arrepentido.

En el deporte de alta competición los agravios quedan superados a conveniencia de la inmediatez. Si se hace un esfuerzo en ponerse en la piel del futbolista, puede comprenderse que se rindiera a los cantos de amor eterno de la afición rojiblanca que dio muestras de una incondicional idolatría. Demasiadas presiones que no pudo superar el corazón agradecido del galo.

Así las cosas, en este A Bote Pronto, vamos a analizar la posible incorporación desde un punto de vista futbolístico, valorando lo que el jugador sumaría a la plantilla.

Se trata de un gran futbolista que llegó a España vía Donostia. Allí jugaba en banda y en su crecimiento se ha ido adaptando a otras franjas del terreno más centrales y más retrasadas, sirviéndose de su gran técnica individual y visión de juego.

Todos los grandes futbolistas pueden ser compatibles si se saben adaptar al estilo y dibujo táctico. Y aquí, comienzan las dudas. En un patrón de juego montado bajo la supremacía indiscutible e indiscutida de Leo Messi, el mejor jugador de la historia, Neymar se adaptó abriendo el juego y desde allí jugar para adentro. Fue el brasileño un gran alfil para el rey.

Coutinho es otro tipo de jugador que también evoluciona por las zonas del crack argentino y en este curso y medio que viste de barcelonista desde su traspaso del Liverpool, se le ve absorbido por la fuerza motriz de Leo Messi, que no acepta el condominio, si no es a voluntad propia.

El Griezmann actual tendría que evolucionar para adaptarse al ecosistema blaugrana y aprovechar su velocidad y visión del desmarque.

Obviamente, un cambio de Malcom por Griezmann es un salto cualitativo que potencia una gran plantilla. Pero se sospecha que el futbolista que tendría que hacer la mudanza sería Philippe Coutinho, que aún conserva nombre y prestigio en La Premier, lo que minoraría una posible pérdida económica.

Si llega Griezmann y los éxitos continúan no habrá debate. Los goles son razones que entierran agravios. La polémica está servida. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper