A bote pronto

FC Barcelona- Valencia, final sin pronóstico

La temporada se le ha hecho larga al FC Barcelona. El grave tropiezo ante el Liverpool, más en las formas en que se llevó a cabo, ha deslucido un curso que ha sido ejemplar en el transcurrir de la liga, el campeonato de la regularidad e infalible termómetro.

Lo cierto es que acude, una vez más, al último reto que es la final de Copa del Rey donde volverá a reiterar una presencia que es un hábito. Y parece que no anda sobrado de fuerzas, mental y físicamente.

Se enfrentará al Valencia, un clásico del fútbol español y de reconocible rivalidad mediterránea. El equipo ché fue de menos a mal, con una primera vuelta deprimente que estuvo a punto de costarle el puesto al entrenador Marcelino García Toral. En el desaguisado segundo acto remedó y consiguió con la victoria final en Pucela, clasificarse en cuarto lugar que le da derecho a competir en la Champions League.

Llega el Valencia al estadio Benito Villamarín con la moral alta del objetivo cumplido, bien rodados sus hombres con la utilización racional de la plantilla.

No se puede escribir lo propio del FC Barcelona que, un año más, ha confiado básicamente en los mismos elementos. En la portería jugará el cancerbero holandés Cillessen, baluarte en sus pocas apariciones, pero que en Éibar dejó una inquietante sensación al quedar culpabilizado en los dos goles encajados.

En la línea defensiva, jugarán Sergi Roberto, Piqué, Lenglet y Alba. La conmoción cerebral sufrida por Semedo en un choque fortuito con Sergi Enrich, que obligó a su ingreso hospitalario en el País Vasco, puede cuestionar su participación en Sevilla. Al menos, de inicio.

El centro del campo será para Rakitic, Busquets y Arturo Vidal. Los dos primeros acusan el cansancio acumulado en sus piernas y los tres ya han puesto el tres como primer dígito de su edad.

La línea atacante padece dos bajas de sensible magnitud. Se trata de Luis Suárez y Ousmane Dembélé. El charrúa ha sido recientemente operado en Barcelona por el prestigioso doctor Cugat de una lesión rotular que ha ido arrastrando durante casi todo el curso. La fecha elegida le priva de jugar la final, pero no así la Copa de América, donde defenderá la camiseta de su selección uruguaya. Parece un acuerdo entre Club y jugador implícito, al que ha faltado luz informativa.

Al titular indiscutible e indiscutido de Leo Messi, habrá que procurarle dos elementos. Uno será Coutinho que parece que tendrá el alta médica para la fecha sabatina. Y en lógica, si se fideliza el dibujo del 4-3-3, hasta no ha mucho innegociable, la vacante restante se le ha de otorgar al brasileño Malcom.

Como opción alternativa queda la presencia de Arthur Melo, también convaleciente, que conllevaría. un cambio de esquema más conservador y poco asumible por el entorno.

Para acabar de adobar las dificultades inherentes a esta final, cabe referirnos al colegiado navarro Undiano Mallenco, que se despide del arbitraje, circunstancia que no lamentará el FC Barcelona, pues ha sido un colegiado de mal fario para los blaugranas. Reciente, este domingo, su condescendencia con el Real Madrid al que perdonó la expulsión de dos de sus futbolistas – Valverde y Carvajal – con el marcador a cero, aunque no sirviera para que los madridistas rubricarán el ridículo global del curso, perdiendo por cero a dos ante el Betis.

El Valencia no gana la Copa del Rey desde el año 2008, tiempos de Ronald Koeman al que quemó el banquillo de Mestalla. El FC Barcelona es Rey de Copas y suma cuatro de las últimas cinco finales consecutivas.

El análisis del momento de ambos cuadros que se formulan en distintas direcciones, hace complicado el pronóstico, aunque en uno de los equipos juegue Leo Messi, que suma treinta y seis goles en liga y cincuenta goles oficiales en la temporada.

Ante la dificultad del partido, harán bien los futbolistas blaugranas de entrar al partido bien concentrados y con la intensidad requerida. Para ello, hará falta un buen precalentamiento. Jugar con la rémora de un marcador eventual adverso conlleva muchos riesgos para un equipo desgastado y con dos bajas potentes en la vanguardia. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal  

Twitter. @albertgilper