A bote pronto

El FC Barcelona puso el freno de mano

Llevaba el FC Barcelona ocho victorias consecutivas en liga y un recuperado Valencia CF le ha cortado la racha triunfal. Nada que no estuviera en los manuales de un guion previsible que señala que después de las grandes remontadas acostumbra a llegar una relajación mental, no programada, que rebaja las revoluciones del equipo. De ello, el historial del cuadro blaugrana ofrece reiterados ejemplos.

FC Barcelona 2 –  Valencia CF 2, protagonistas y goles

FC Barcelona: Ter Stegen; Nelson Semedo (Sergi Roberto, min.46), Gerard Piqué, Thomas Vermaelen, Sergi Roberto; Ivan Rakitic, Arturo Vidal, Carles Aleñá (Arthur, min.66); Philippe Coutinho (Malcom, min.83), Lionel Messi y Luis Suárez.

Valencia CF: Neto; Cristiano Piccini, Ezequiel Garay, Gabriel Paulista, Lato; Daniel Wass, Francis Coquelin (Kondogbia, min.72), Dani Parejo, Denis Cheryshev; Rodrigo Moreno (Santi Mina, min. 78) y Kevin Gameiro (Ferran Torres, min.39).

Goles: 0-1, min.24: Gameiro. 0-2, min.32: Parejo, de penalti. 1-2, min.39: Messi, de penalti. 2-2, min.64: Messi.

Árbitro: Undiano Mallenco del Comité navarro. Amonestó a Sergi Roberto (min.30), Rakitic (min.45) y Jordi Alba (min.90).

Incidencias: partido de la jornada 22 de la Liga disputado en el Camp Nou ante 76.789 espectadores.

Ernesto Valverde, con las bajas del sancionado Busquets y del lesionado y enfermo gripal, Dembélé, administró voluntariamente descansos a Lenglet, Alba y Arthur. En el caso de los dos últimos, su ausencia se notó sobremanera. El catalán no tiene sustituto fiable y quedó desactivada la conexión con Leo Messi, lo que favoreció las intenciones del equipo ché de achicar espacios con las líneas muy juntas.

También con la baja de Arthur Melo se resintió la salida nítida del balón, riesgo incrementado por la forzosa baja de Busquets.

El Valencia salió mucho más puesto en el partido y suyos fueron los primeros escarceos peligrosos en contraataques rápidos que rompían el centro del campo local. Parejo obligó a Ter Stegen a una intervención de mérito y Cheryshev disparó al palo en el rechace. Con este Barça aletargado, donde Suárez y Messi no encontraban ubicación, los chés percutieron por dos veces en las mallas de la portería de Ter Stegen.

Rebasado el ecuador del primer tiempo y con intervalo de apenas ocho minutos, llegaron los aldabonazos con participación directa del francés Gameiro que luego se tendría que retirar por un choque de cabezas con Gerard Piqué que dejó a ambos malheridos, si bien el catalán aguantó con las molestias de una herida sangrienta que no acababa de cerrarse.

En ambos goles, salió retratado Sergi Roberto, un comodín que no lo es tanto. Tampoco tuvo el tarraconense excesiva ayuda de Vermaelen para complementar la banda. El centro de Rodrigo fue rematado de cerca por Gameiro de tiro cruzado. Una jugada que nace de una más que posible falta de Parejo a Messi que principía un contrataque fulgurante.

El segundo gol es consecuencia de otro contragolpe que interrumpe Sergi Roberto empujando al danés Wass que le había ganado la posición. El penalti lo lanzó con seguridad el capitán Parejo

Hasta entonces Neto, se había lucido en tres balones endemoniados que tomaban dirección de puerta e incluso había visto como un remate de Sergi Roberto salía repelido por su palo derecho. Llegó el gol que aminoraba distancias en un penalti cometido por Lato sobre un activo Semedo. No le hizo ningún favor el colegiado al Barça porque la jugada acabó en gol por disparo posterior de Messi. El argentino se encargaría de marcar desde los once metros engañando a Neto.

Los diez minutos iniciales en la reanudación fueron espectaculares con un Barça que dio los primeros avisos en disparos de Messi y Aleñá muy bien respondidos por Neto, guardameta de mucho oficio.

Pasada la hora de juego, la lucha de Arturo Vidal y Luis Suárez por un balón dividido permite la recogida del mismo por Messi que busca y encuentra un resquicio para cobrar un disparo con rosca mortal, que deja inane al arquero que se limita a ver entrar el balón pegado al poste.

La nueva remontada estaba al alcance, pero en un leve contacto de Lato y Messi, el rosarino resulta dañado con una contractura en el muslo. Sin su guía, que permanece unos minutos fuera del terreno recibiendo un masaje asistencial, el Barça se descompone y el esférico pasa a ser del Valencia. La vuelta al césped de Messi no soluciona porque al jugador se advierte cauto y evita cualquier acción personal.

El dibujo clásico del 4-4-2 del equipo de Marcelino García Toral complicó a los blaugranas que solo reaccionaron para sumar un punto, debilitados por ese percance muscular de Messi. Al final, un reparto de puntos que puede considerarse justo y que permite albergar esperanzas a los perseguidores del líder y acerca al Valencia a los puestos con billete europeo. El cansancio y la mirada al “clásico” inminente también jugaron en contra.

El arbitraje de Undiano Mallenco sobre la hierba y con el extremeño Gil Manzano a los mandos del VAR no influyó en el resultado, salvo en la probable falta a Messi en el primer gol, aunque el Barça tuviera tiempo para contrarrestar ese contragolpe iniciado en la media luna del área visitante. Ya habíamos publicado previamente en las redes sociales nuestro desagrado por la designación del navarro.

Mostró tres tarjetas amarillas, todas a jugadores del equipo local, y permitió al portero visitante, de forma escandalosa, retrasar la continuidad del juego todo lo que le vino en gana. Quedó constancia, en varios detalles, de que es un árbitro hostil para los intereses blaugranas. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal  

Twitter: @albertgilper