A bote pronto

El FC Barcelona y Ernesto Valverde gestionan los tiempos

Las fechas de finales de año siempre son propicias para recabar balance del pretérito y proyectar el futuro. Barça TV, la televisión oficial del Club, ha ofrecido una amplia entrevista con Ernesto Valverde, el cual ha hecho un repaso de la plantilla, con especial énfasis en las nuevas incorporaciones.

Como siempre, el técnico es especialmente cuidadoso en las formas, y sus manifestaciones han tenido el capote de la comprensión y del elogio. No apaga fuegos, sino que los evita. De ahí que tenga la plantilla, con el capitán Leo Messi al frente, a su favor.

El entrenador tiene un contrato con el Club que expira el 30 de junio del año 2019. Sin embargo, el acuerdo firmado dispone de una cláusula trampa que, por una cantidad simbólica, puede deshacerse el mismo a voluntad de cualquiera de las partes. Ello pone de manifiesto la inseguridad de cumplimiento contractual, en razón del interés mutuo.

A día de hoy, el Barça y su técnico se sienten cómodos en esta situación que les evita ligaduras. A la espera de lo que acontezca en estos meses decisivos de la campaña, presidente y entrenador dejan su destino unido al albur resultadista del balón.

Precisamente es esa escasa motivación de la directiva para asegurar la continuidad del técnico la que le hace al técnico previsor. No le faltan razones a Valverde para la desconfianza desde que observara como su puesto quedaba cuestionado el abril pasado por la eliminación europea de Roma. Fue una noche aciaga, en que falló el técnico por inanición, pero también los jugadores, que fueron sombras que deambularon desnortadas por el estadio Olímpico de Roma, dejando algún síntoma de compromiso precario.

Valverde ha dejado meridianamente claro que le importa el corto plazo y en él se halla el inmediato partido de liga a celebrar la noche del día de Reyes frente al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez. El último resultado victorioso del FC Barcelona en la reanudación del campeonato tras el paréntesis navideño data del año 2014 que ganó en Elx/Elche un partido copero.

Que Valverde pueda manifestar todas sus dudas acerca de su futuro profesional en la televisión pública del Club, no deja de sumar más incertidumbre al tema. La entrevista era grabada y, por ello, con seguridad, supervisada en las altas instancias antes de su emisión. Si la directiva hubiera tenido interés de que no trascendiera las dudas de su técnico, hubiera ordenado la utilización de las tijeras para censurar una parte.

Para la directiva del FC Barcelona, la confirmación de la continuidad del técnico no es un tema prioritario. En el mejor de los casos, vendrá rodado con los éxitos exigibles y, en caso contrario, su permuta está contemplada en la planificación deportiva que lleva a cabo Pep Segura y en la bolsa de opciones están desde Quique Setién a Jürgen Klopp, entre otros.

El “txingurri” llegó al Club con los antecedentes de su gestión en la cantera de Lezama, recurso imperativo del Athlétic Club, lo que abrió las esperanzas al plantel de La Masia. Sin embargo, el técnico nunca se ha sentido valorado en clave futurista, sino que el banquillo del Barça representa una reválida jornada a jornada. Por tal causa, Valverde ha sobrevivido utilizando los hombres que ha creído más fiables en el momento, sin proyectarse a un futuro cuya participación siempre ha tenido incierta.

El presidente Bartomeu calificó la temporada pasada de notable, con la consecución de los dos títulos estatales, Liga y Copa, refrendados con la Supercopa de España en el inicio de este curso. Que la supremacía renovada del FC Barcelona en los campeonatos españoles no sea suficiente para alcanzar la nota de sobresaliente testifica el prominente listón de requerimientos de un Club obligado a ser siempre el mejor.

Acceder al puesto de entrenador blaugrana es un honor, un prestigio y un gran mérito profesional. Pero también un gran desafío que mantuvieron cuatro años Pep Guardiola, tres Luis Enrique y, quizá, solo dos, Ernesto Valverde. Todos víctimas de la premura por el éxito, en un modelo que exige revisión para no caer en el abismo. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal  

Twitter: @albertgilper