A bote pronto

Un FC Barcelona deplorable en El Sadar

El FC Barcelona volvió a ofrecer la versión de arena en la tercera jornada de un campeonato en el que se cumple el denominador común de encajar un gol primerizo que le coloca a remolque del marcador. Ya se han verificado las tres opciones de derrota, victoria y empate en otras tantas jornadas.

Repetía visita norteña el cuadro barcelonista. Le aguardaba el recién ascendido Osasuna, con el mal presagio de una estadística que solo contemplaba cuatro victorias en las últimas diez visitas, aunque una mirada selectiva nos catapultaba a un gol excelso de Romario a pase genial y marca de la casa de Laudrup.

Para desespero de los aficionados, volvió un Barça con sangre de horchata en las venas de sus futbolistas que se dejaron intimidar por los arrestos del equipo rojillo que, con mayor pundonor, les ganaban los balones divididos. Consecuencia de esa apatía, llegó el gol tempranero en el minuto siete al alcanzar de volea un balón Roberto Torres, ante la pasividad de Lenglet que permitió el centro de Brandon, con Jordi Alba desplazado, y del eje defensivo que no bloqueó el remate.

Otra vez, como frente al Athletic Club y al Betis encajando el primer gol del partido, lo cual para este equipo romo y distraído es una aventura de difícil reposición. Iruña era un horno también en la sombra y en El Sadar a los visitantes se les quemaron las piernas y las ideas.

Valverde optó por lo fácil. Tras el 4-0 al Nápoles en pretemporada, repitió “once” en San Mamés. Después del 5-2 y el buen juego en el Camp Nou ante el Betis, reiteró la alineación victoriosa precedente y la experiencia se asemejó al comportamiento deficiente de Bilbao. Dos alineaciones reiteradas en sendos encuentros y en ambas experiencias, una de cal y otra de arena.

Da la impresión que técnico y jugadores se hallan distraídos por los movimientos de despachos, que no dan por cerrada la confección de la plantilla actual. En esa latente interinidad, que también afecta a la prensa que pone más interés en futuribles, al equipo le falta concentración y los resultados lo acusan fehacientemente. De nueve puntos disputados, el equipo se ha dejado cinco en el corto recorrido. Más de la mitad en juego.

La primera parte del FC Barcelona resultó infame, tanto en el análisis individual de aptitudes como de actitudes de algunos. Valverde estaba obligado a agitar el banco y su primera solución fácil fue devolver a un flojo Sergi Roberto al lateral, sacrificando a un extraviado Semedo, para dar entrada al jovencísimo Ansu Fati.

Llegó el empate en un centro de Carles Pérez que encuentra el certero testarazo de Ansu Fati en la distancia y anticipándose a su marcador Nacho Vidal. Un gran gol, marcando los tiempos en el salto y girando el cuello para colocar el esférico a un ángulo.

Valverde hace un cambio de piezas con Arthur que debutaba en esta liga por un flojo Rafinha que acusaba problemas físicos. La permuta daría pronto resultado en un doble rescate de balón a cargo de Busquets y, en la cesión a Arthur Melo, el brasileño recorta al defensa, se procura un hueco y dispara al ángulo con precisión y potencia. Se había hecho lo más difícil que era revertir un marcador en contra a pesar de manifiestas deficiencias.

El FC Barcelona en lugar de insistir en busca del gol de la tranquilidad se dedicó placenteramente a conservar la exigua renta y las consecuencias fueron funestas. Ya habían dado aviso los rojillos, obligando a Ter Stegen a una certera intervención en un disparo fuera del área del recién incorporado al juego Juan Villar. Fue el preludio del empate.

Martínez Munuera, colegiado del comité valenciano aprecia que los brazos de Piqué están en una posición antinatural cuando el balón le impacta y señala el punto de penalti para desespero del catalán que no da crédito. Al ser jugada de interpretación no hay la asistencia del VAR. La sanción se corresponde con el nuevo criterio, en la prescindencia de la involuntariedad. Es discutible, pero está sujeto a reglamento.

Roberto Torres es el encargado de la ejecución y devolver las tablas al electrónico. Fue un lanzamiento bajo a la izquierda de Ter Stegen que buscó el esférico al otro palo. Quizá olvidó, o desconocía, los antecedentes de este futbolista que ofrecía dos registros anteriores iguales.

Aún tuvo el FC Barcelona una ocasión pintiparada para conquistar los tres puntos. Fue un balón servido majestuosamente al espacio por Arthur que dejó solo a Carles Pérez ante el portero que salió raudo del marco a cerrar espacios, pero el delantero se trastabilló, quizá indeciso entre rematar a gol – la mejor opción – o pasar a Griezmann. El balón se le quedó un poco largo y lo alcanzó Rubén Martínez para desbaratar el peligro inminente.

Una igualada que premia la fe de los hombres de Jagoba Arrasate y castiga merecidamente la indolencia global del juego visitante, donde varios de sus futbolistas tuvieron una actuación deprimente, que salva a los canteranos de nuevo cuño, pero no a los fichajes incorporados. En tanto que los de siempre no dieron la talla suficiente. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es

 

Osasuna 2 FC Barcelona 2, protagonistas y goles

Osasuna: Rubén; Nacho Vidal, David García, Aridane, Estupiñán; Roberto Torres, Oier, Fran Mérida (Moncayola, m. 70), Rubén García (Rober Ibáñez, m.65); Brandon (Juan Villar, m. 77), Chimy Ávila.

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo (Ansu Fati, m.45), Piqué, Lenglet, Alba; Sergi Roberto, Busquets, De Jong (Vidal, m.83); Carles Pérez, Griezmann y Rafinha (Arthur, m.53).

Goles: 1-0, m. 6: Roberto Torres. 1-1, m. 51: Ansu Fati. 1-2, m.63: Arthur. 2-2, m.80. Roberto Torres.

Árbitro: Juan Martínez Munuera (Comité valenciano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Fran Mérida, Brandon y Moncayola, y a los visitantes Sergi Roberto, De Jong y Lenglet.

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada de LaLiga Santander disputado en El Sadar ante 16.742 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Xana, la hija del ex seleccionador Luis Enrique Martínez, recientemente fallecida.