A bote pronto

Épica culé en el Wanda bajo la lluvia

Tras los dos empates precedentes en el nuevo estadio atlético, el Barça asaltó el Wanda Metropolitano alcanzando una victoria que puede valer más que los tres puntos en juego. En principio, le sirve para mantener el liderato en la clasificación general en una jornada que se daba por descontada la victoria del Real Madrid, aunque ésta llegara en el estadio de Mendizorroza ante el Alavés con más dificultades de las previstas.

Los Atlético – Barça y viceversa acostumbran a tener un componente de emoción y hasta de buen fútbol. Éste último no ha sido una excepción y bajo una lluvia intensa y pertinaz que ha regado todo el día la ciudad de Madrid, rojiblancos y blaugranas han luchado con denuedo por una victoria que ha caído al lado de los catalanes merecidamente en el cómputo analítico global.

El morbo se situaba en la presencia de Antoine Griezmann al que el público le dedicó un abucheo permanente y ensució su placa en la explanada exterior, donde el club homenajea a los futbolistas que han vestido su camiseta en más de cien partidos oficiales. Una pancarta grosera y unos cánticos corales deseándole la muerte al francés completaron el cuadro deleznable, del que se ha tomado nota y derivará en una sanción administrativa al equipo colchonero.

Valverde había convenido que Rakitic ocupara la posición del sancionado Busquets con De Jong y Arthur de interiores. El resto del equipo no ofrecía dudas por el impedimento de Semedo, Alba y Dembélé.

El Atlético procuró sorprender a los blaugranas, que estrenaban cuarta equipación dedicada a la senyera y estuvieron a punto de lograrlo si no llega a mediar Ter Stegen con dos intervenciones providenciales ante Hermoso y Morata. Junior desvió a su propio palo un balón en un despeje fallido. Su impericia manifiesta resultaba una mina que exploraban los atléticos procurando vías de penetración y faltas laterales. A lo largo de aquella banda tampoco aportaba lo suficiente Griezmann, cuyas dosis de voluntad no se corresponden con los méritos acumulados.

Por parte del Barça, se contabiliza un disparo lejano de Suárez, un remate blando de Rakitic y un remate picado de Piqué a la salida de un córner que, superado Oblak, repele el larguero.

Con las espadas en alto se reanudó el juego con un Barça mejor ensamblado y un Atlético que empezaba a acusar el cansancio. El mayor peligro ocurría ya en los aledaños del área local y prueban disparos Suárez, Messi y Griezmann.  Las acciones de peligro local tenían su localización en el desabrigo visitante de la banda izquierda y en la ausencia obligada de Busquets, del que se añoraba su orden y pausa.

Sin que pueda determinarse causa/efecto por la presencia de Arturo Vidal, el partido se tornó en un “toma y daca” donde cobraba ventaja el mayor bagaje goleador del FC Barcelona (36 goles en 14 partidos y 16 tantos en 15 encuentros).

El inefable colegiado Mateo Lahoz quiso tener su habitual protagonismo y dirigió el encuentro de forma errática, con cambios de criterio e interpretaciones en las faltas que confundían a los futbolistas. Atribuyó falta de Piqué a Morata en una acción que no lo pareció, pero que, bajo ese guion, debió haber mostrado la segunda cartulina al catalán. También al ya tarjeteado Vitolo, por el intento fallido de cazar a Messi, le perdonó la roja directa (o una segunda cartulina que hubiera tenido los mismos efectos a la corta) en una entrada muy fea y peligrosa a Piqué al que lesionó teniendo que ser relevado por Umtiti.

La culminación llega en el minuto 86, conduce De Jong que encuentra a Messi, muy activado en esta fase de partido, se desmarca Sergi Roberto procurando espacios y agrietando la defensa, pared con el uruguayo y al borde de la media luna Thomas no se atreve a hacer falta y ofrecerle la oportunidad a Messi de un tiro directo, pero el argentino no perdona y con la parte interior del pie conecta el balón hacia el poste derecho de Oblak que hace inútil su estirada.

Un gol marca de la casa, más que un disparo parece un pase a puerta dada la precisión y la sutileza en la ejecución. Una jugada “made in Messi” previsible, pero imparable del mejor jugador del mundo. Hoy recibirá el “Balón de Oro” por sexta vez. O así piensa nuestra pluma.

Twitter: @albertgilper

Facebook: Barça universal

www.planetaDeporte.es

 

Atlético 0 –  FC Barcelona 1, protagonistas y gol

Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Felipe, Hermoso, Saúl; Correa (Lemar, m. 73), Herrera (Lodi, m. 86), Thomas, Koke; Joao Félix (Vitolo, m. 66) y Morata.

Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué (Umtiti, m. 82), Lenglet, Junior; De Jong, Rakitic, Arthur (Vidal, m. 73); Messi, Luis Suárez y Griezmann.

Gol: 0-1, m. 87: Messi.

Árbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Amonestó a los locales Thomas (m. 8), Correa (m. 22), Vitolo (m. 69) y Felipe (m. 73) y a los visitantes Júnior (m. 18), Piqué (m. 31), Rakitic (m. 52) y Lenglet (m. 65).

Incidencias: partido correspondiente a la decimoquinta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 64.226 espectadores.