A bote pronto

David Alaba en el horizonte del FC Barcelona

Si dejan transcurrir las horas o sus hábitos o disponibilidades lectoras se corresponden con otras horas, sabrán ya el resultado del primer partido del Barça ante el Chelsea dispuesto para las 12 horas 30 minutos y con las cámaras de Rakuten TV y Barça TV.

Un Barça que habrá presentado a Griezmann, De Jong y, quizá, también a Neto y al que faltarán los cinco sudamericanos. Una plantilla aparentemente completada a falta de la posición de lateral izquierdo que anda coja y con la posibilidad de un refuerzo extraordinario que responde al nombre de Neymar.

Tiene el Barça en Jordi Alba un lateral de solvencia ya metido en la treintena, pero carece de alternativas, lo cual tuvo una trascendencia colosal en el cierre del curso pasado, con el defensa catalán fundido físicamente y sin opciones de calidad en el banquillo. El de L’Hospitalet quedó muy señalado en los partidos definitivos que supusieron el derrumbe en la Champions League y en la Copa del Rey, que pusieron triste colofón a la brillantez de la conquista de la liga.

Pep Segura, fue el responsable directo de la cojera de la plantilla al imponer su criterio de prevalencia hacia el joven Juan Miranda que, a las primeras de cambio, dio cuenta de su bisoñez para tan alto empeño. El manager general todavía sigue en el puesto, en espera de nuevas agitaciones en el fútbol formativo que tienen en Patrick Kluivert en el punto de mira para dirigir el nuevo proyecto que pone en peligro la continuidad del tándem Bakero-Amor, pero no se sabe si la de Segura, que parece tener siete vidas (deportivas) como los felinos.

No dejan de ser todos estos movimientos, entre los que destacan cambios de muchos entrenadores del fútbol base, un reconocimiento implícito de la desatención paulatina a un modelo del cual el Club hizo bandera y lo estableció como marca de identidad.

A la sombra de las portadas en torno a las especulaciones sobre el regreso de Neymar, el Barça trabaja para incorporar un lateral izquierdo de solvencia que ya ha llegado tarde para la gira japonesa. La criba dejó cinco nombres, de los cuales han caído ya dos: Filipe Luis que se va al Flamingo ante la segunda oportunidad perdida de ser culé y Jerome Roussillon del Wolfsburgo, renovado y con un precio de mercado elevado.

Ha quedado una terna de aspirantes con David Alaba del Bayern (27 años), Junior Firpo del Betis (cumplirá 23 años este agosto) y Philipp Max del Augsburgo (25 años). Todos ellos con el denominador común de un presente consolidado y un recorrido de crecimiento futuro.

El más completo es el austríaco que juega la Bundesliga, titular consolidado que llegaría en plenitud al Camp Nou. El club bávaro lo ha declarado intransferible, pero el dato es que ha invertido ochenta millones de euros por un futbolista como Lucas Hernández que, en principio, juega en la misma demarcación.

Alaba es un futbolista dúctil, de un buen físico que le permite atender el juego aéreo. Tácticamente es muy disciplinado y dispone de recursos técnicos. A Pep Guardiola, en su etapa de entrenador del Bayern, le tenía prendado. Sin duda, sería un fichaje estelar que no solamente complementa a Jordi Alba, sino que compromete seriamente su titularidad. El precio rondaría los cincuenta millones de euros.

Junior es un joven dominicano con pasaporte español en razón de su nacionalidad adquirida que ha completado una excelente temporada con la camiseta verdiblanca. Fue uno de los destacados del equipo de Quique Setién que marcó por cuatro veces en el Camp Nou en liga. Tiene una cláusula de cincuenta millones que pueden ser negociables hasta su mitad.

El Betis tiene prisa por vender y se lo ha hecho saber al Barça. Necesita dinero para pagar la cláusula de rescisión del jugador espanyolista Borja Iglesias (28 millones). Ha gastado casi veinte millones en la adquisición al Olympique de Lyon de un campeón del mundo como Nabil Fekir, compensando la venta del cancerbero Pau López a la AS Roma, que ascendió a 23,5 millones, pero cobrados en cuatro anualidades.

Philipp Max del Augsburgo, cierra las posibilidades y parece una alternativa de sustitución. El refuerzo en la banda izquierda defensiva es inaplazable y Junior es el más asequible, pero David Alaba, nacido en Viena, con ascendencia nigeriana y filipina, valor contrastado de la Bundesliga desde hace nueve temporadas cuando debutó con solo dieciocho años, es el más ilusionante. Vendría con el aval de Pep Guardiola. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es