A bote pronto

Coutinho y Arthur ganaron al mejor Messi

Esta madrugada, en horario español, se ha celebrado el “superclásico” sudamericano entre las selecciones de Brasil y Argentina en el estadio del Mineirao en la ciudad brasileña de Belo Horizonte.

Se ha cumplido el pronóstico que daba vencedor a los locales, que lo han ratificado con un gol en cada período de Gabriel Jesús y Roberto Firmino. La canarinha se ha aprovechado del estado de necesidad y ansiedad manifiesta de la albiceleste y ha puesto oficio, en tanto que las huestes argentinas, capitaneadas por un comprometido Leo Messi, han puesto mejor fútbol.

Sobre el césped había tres barcelonistas, Messi, Coutinho y Arthur, uno que lo fue, Dani Alves, de muy grato recuerdo, otros que pudieron serlo y alguno con la puerta de entrada posible.

Apresurémonos a constatar que Leo Messi realizó un magnífico partido, solo desfigurado por la crueldad del marcador. Se incrustó en muchas fases del partido en el centro del campo creando superioridades. Tuvo un disparo que fue repelido por el poste, puso un balón delicado a la cabeza de Agüero que peinó al travesaño y tuvo también en gol en un remate de calidad que salvó Alisson en una magnífica intervención.

Vimos a Coutinho muy responsabilizado con la camiseta de la selección. Estuvo activo, condujo bien y ayudó en tareas de control defensivo, ayudando al tosco Casemiro en la misión imposible de frenar a Messi.

Arthur Melo pespuntó mucho más de lo que acabó, en esa línea mostrada en el Barça de quien no acaba de dar el paso definitivo hacia adelante. Juega con criterio, se advierten dotes aún por desarrollar.

Nos encantó Dani Alves, que dispone del elixir de la eterna juventud. Estuvo arriba y abajo, impregnando al equipo de ese espíritu ganador. Suya fue la jugada inicial del primer gol que completaron el centro de Firmino y el remate en solitario de Gabriel Jesus.

Argentina hizo méritos sobrados para alcanzar el empate, pero se diluían los minutos y no llegaba. Lionel Scaloni puso más pólvora con la incorporación de Di Maria y Lo Celso, pero el seleccionador carioca Tite ya tenía el escenario contemplado para contrarrestar los efectos.

Las aproximaciones de Argentina quedaban en un ¡ay! y lo que si llegó fue la sentencia en forma de un segundo gol que firmó Roberto Firminio, cambiando los papeles con el ahora asistente Gabriel Jesus que completó un encuentro excelso.

Era ya el ecuador del segundo período y la suerte estaba echada. Máxime cuando los argentinos tenían en el árbitro ecuatoriano Zambrano otro improvisado rival que pudo señalar dos penaltis a su favor que le fueron escamoteados y que pone en entredicho a la Conmebol.

La nota política la significó, en el descanso, el ultraderechista Jair Bolsonaro que se auto homenajeó dando una media vuelta al escenario ondeando la bandera brasileña, con vítores de los suyos y abucheos de quienes vieron en ello un aprovechamiento político innecesario que perjudicaba la organización de la Copa América.

Brasil ya está en la final y hoy sabrá su rival que saldrá del enfrentamiento de Chile y Perú. El éxito final a un paso. O así piensa nuestra pluma.

 

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es

Brasil 2 Argentina 0, protagonistas y goles

Brasil: Alisson; Dani Alves, Marquinhos (Miranda, 64’), Thiago Silva, Alex Sandro; Arthur, Casemiro, Coutinho; Everton (Willian, 46’), Gabriel Jesus (Allan, 80’) y Firmino

Argentina: Armani; Foyth, Pezzella, Otamendi, Tagliafico (Dybala, 85’); De Paul (Lo Celso, 66’), Paredes, Acuña (Di María, 59’); Messi, Agüero y Lautaro Martínez

Goles: 2-0, Gabriel Jesus (19’); 2-0, Firmino (71’)

 

Espectadores: 60.000 en el estadio Mineirao de Belo Horizonte

 

Árbitro: Roddy Zambrano (Ecuador). Mostró tarjetas amarillas a Tagliafico (8’), Acuña (39’), Alves (39’), Foyth (56’). Lautaro Martínez (58’), Scaloni (74’)