A bote pronto

El City de Guardiola acaricia La Premier

La gran noticia de este miércoles deportivo no venía desde los terrenos de juego, sino de la Audiencia Nacional con su absolución de pena al ex presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell. Ello después de estar privado de libertad 643 días por decisión de la jueza Lamela.

La cita de su antigua vinculación deportiva no es casual, más bien causal, según una opinión generalizada que, en A Bote Pronto, trataremos próximamente. Ahora solo reseñar nuestra satisfacción y apoyo a Sandro Rosell y a su socio andorrano Joan Besolí por la libertad recuperada. También a las otras tres personas, entre ellas, la esposa de Sandro, Maria Pineda, también encausadas.

A Bote Pronto, es el título de una columna de opinión de publicación diaria e ininterrumpida en los últimos doce años que no puede sustraerse de poner el foco en la actualidad más latente. Y en ese marco también está el Manchester City de Pep Guardiola.

Cumple su tercer año en Manchester, arropado por Ferran Soriano, Txiki Begiristain y más catalanes en el entorno, desde la nutricionista al ex waterpolista Manel Estiarte y va camino de reiterar la victoria en la muy preciada Premier League. En cambio, en la Champions League ha repetido fiasco.

Este curso, de forma inopinada, cayó en cuartos de final ante el londinense Tottenham que entrena Maurizio Pochettino. En el Reino Unido los aficionados otorgan más valor a la competición propia que a la continental, de ahí que nadie se haya rasgado las vestiduras y su puesto, con contrato en vigor, no corra peligro de rescisión.

Ayer, se produjo el duelo mancuniano en Old Trafford que resultaba el último peralte de enjundia que tenían los citizens para enmarcar la liga. Con la victoria a domicilio, se sitúan un punto por delante de los red devils del Liverpool y el campeonato está bajo su control, dejando al equipo de la ciudad de Los Beatles en situación de dependencia.

En las tres jornadas que restan de campeonato, el City deberán enfrentarse al Burnley, Leicester y Brighton, en tanto que el cuadro de Jurgen Kloop tendrá como rivales a Huddersfield, Newcastle y Wolves. Si se cumplen los vaticinios, ambos aspirantes coparán los puntos en juego, de tal manera que el City es favorito para revalidar un título que durante su curso llegó a estar distanciado de diez puntos.

El duelo mancuniano se mantuvo en la encrucijada hasta el segundo período donde los celestes pudieron imponer su ley, en forma de goles de Bernardo Silva y de Leroy Sané. El primero, en una gran acción personal del portugués que dejó inane la acción defensiva de Shaw antes de batir a De Gea; el segundo, obra de Sané en una jugada colaborativa con Sterling y Agüero y con un De Gea flojo en la réplica.

El triunfo en el histórico Old Trafford no es novedad para Guardiola, que tiene tomada la medida a los locales, pero sí es muy meritorio, atendiendo la respuesta de un United que venía de descalabros, europeo ante el Barça y en el seno de la Premier ante el Everton, el segundo equipo de la ciudad de Liverpool.

Los reds jugaron con una gran intensidad y vendieron muy cara la derrota ante los citizens que tuvieron que sobreponerse a la lesión de Fernandinho.

Nos contenta el triunfo de los pupilos de Pep Guardiola, pues es el triunfo de una filosofía del fútbol, donde el balón recibe el trato protagónico que merece. Es, por antonomasia, la escuela Barça. Y ello duele a muchos estamentos de la península ibérica que tratan de negarle la sal al entrenador catalán, sumergidos, además, en otras dialécticas, donde el deporte es más procedimiento que intérprete. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper