A bote pronto

Brilla la Champions League

Se cerró ayer la jornada de ida de los octavos de final de la Champions League que nos ha deparado interesantes contiendas. Al menos en la mitad de ellas, se ha certificado fehacientemente el favorito para pasar a la siguiente ronda, aunque lo deberán ratificar en el compromiso postrimero de la vuelta.

En cuatro de los ocho partidos jugados entre martes y miércoles se han producido resultados que inclinan con meridiana claridad el favoritismo de los equipos ganadores. Son el Tottenham (3-0 al Dortmund), Real Madrid, (1-2 al Ajax de Amsterdam), P.S.G (0-2 al Manchester United) y el Manchester City (2-3 al Schalke 04).

El Atlético venció por dos goles a cero a la Juventus en el Wanda Metropolitano y dejó la eliminatoria en franquía. Sin embargo, al equipo de Cristiano Ronaldo no se le puede dar por muerto y, obviamente, puede tener sus opciones en Torino. Sin embargo, una eliminatoria a priori muy igualada ha pasado a tener un signo muy favorable para el equipo colchonero.

La derrota de la Roma por la mínima y contabilizando un gol forastero (1-2 en Porto) le otorga ligera ventaja, porque ya un resultado mínimo de uno a cero le clasifica.

Quedan dos partidos con el marcador por estrenar correspondientes a las sendas igualadas obtenidas por el Barça en Lyon frente al Olympique Lyonnais y el Bayern en Alfield ante el Liverpool.

Son resultados que antaño otorgaban ventaja a los visitantes que habían conseguido salir ilesos de sus salidas. Con la norma del doble valor de los goles en campo contrario, estos guarimos resultan peligrosos, porque quedan al albur de un gol visitante que obliga a una doble anotación de los locales para revertir la ventaja.

Hechas estas consideraciones previas, debemos darles un margen de ventaja al FC Barcelona y al Bayern de Munich.

Las notas de la jornada de ayer nos brindan a un Cristiano Ronaldo enfuñado y lastrado por el resultado adverso, que mostró su ira mostrando al público local la mano con los dedos extendidos, significando sus logros de cinco Champions (una con el United y cuatro con el Real Madrid), como respuesta a las muestras de hostilidad de la afición atlética que no olvida su pasado blanco. Por si había dudas, el portugués fue verbalmente explícito en la zona mixta.

El equipo de Simeone peleó hasta la saciedad por un triunfo cuyos merecimientos no se le deben regatear, aunque su fútbol no enamore. En el tramo final, obtuvo un premio quizá excesivo, que deberá confirmar y rentabilizar en suelo italiano. Ya queda el antecedente de una confrontación en la fase de liguilla con victoria por un gol a cero en el estadio Vicente Calderón a orillas del río Manzanares y un empate a cero conseguido en el Juventus Stadium (Allianz Stadium, oficialmente, por motivos de patrocinio).

Uno de los principales favoritos para ganar la presente edición de la Champions League es el Manchester City de Pep Guardiola. En Gelsenkirchen (Renania del Norte-Westfalia) se enfrentaron al Schalke 04, equipo que está clasificado en décimo cuarta posición en la Bundesliga.

El encuentro estaba arbitrado por el colegiado madrileño Carlos del Cerro Grande, lo cual representaba un mal presagio para Guardiola que tiene cierta aprehensión al arbitraje español. No le faltarán razones al catalán para seguir forjando esos malos augurios en una noche en que sancionaron a su equipo con dos penaltis extraños y tuvo que acabar el partido en inferioridad numérica. Empero, ello no fue óbice para que en un rush final marcara por partida doble y revertiera el electrónico a favor y con ello, más que probablemente, sentenciara la suerte de la eliminatoria.

El. P.S.G. puso fin al despertar del United tras la marabunta que representó el paso de Mourinho por la tranquila e industrial ciudad de Manchester.

Tottenham, P.S.G., Manchester City, FC Barcelona, Bayern, Atlético, Real Madrid y Porto se perfilan como favoritos para entrar en el bombo de cuartos de final de la Champions League. En el caso del equipo portugués, es apuesta o intuición del que suscribe, ajeno a un resultado que como hemos explicado otorga muy ligera ventaja a los de la Ciudad Eterna.

Con mayoría factible de equipos de la liga española, no sería improbable un duelo directo. Mejor que no haya más “clásicos”, pues ya coinciden en la Copa del Rey y estos duelos acostumbran a dejar cicatrices. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper