A bote pronto

Batacazo del Real Madrid en París

El paso del Real Madrid por el Parc des Princes fue la historia de un batacazo mayor. El cuadro parisino, sin ninguno de los componentes de la delantera más cara del firmamento futbolístico, desbordó a un equipo merengue pringado de adocenamiento y falto de compostura.

Efectivamente, no estaban Mbappé, Cavani y Neymar, pero este tridente fue sustituido por otro menos galáctico, compuesto por Sarabia, Icardi y Di Maria, que consagró el menguante Real Madrid.

El mal comportamiento desde los albores de la temporada del equipo de Zidane y Florentino, donde ha frecuentado malos resultados y desdichas en su frágil juego, no presagiaba un resurgir blanco, pese a las ausencias parisinas de primer grado.

Di Maria, un descartado del Real Madrid le estoqueó en el minuto trece y le puso la puntilla cumplida la media hora de juego. Para dar más sustancia al relato, el primer golpe infligido tuvo la colaboración necesaria de Courtois que no atajó el disparo efectivo del argentino, al no blindar el primer palo. La segunda diana de “el fideo” se correspondió con un disparo angulado en el balcón del área de dificultad alta, al que solo pueden contrarrestar los elegidos.

Mientras el juego francés rompía aguas en el seno de una retaguardia a la remanguillé, en la que faltó Ramos, en la portería local se alineaba Keylor Navas que no tuvo trabajo y solo le llegaron entre palos dos balones estériles que el VAR desactivó por infracciones manifiestas, derivadas de posiciones de offside.

El costarricense estaba en la portería equivocada, por expreso capricho del presidente blanco que siempre receló del “tico”, héroe de las últimas tres Champions blancas conquistadas.

Nunca segundas partes fueron buenas, predice el adagio y a fe que la amenaza persigue la nueva andadura de Zidane, que atendió la primera llamada de socorro presidencialista y no mejoró la conducta desviada del equipo el curso pasado. Ambos personajes, se han decepcionado mutuamente, ya que el técnico reprocha a su empleador que no le ha procurado los refuerzos prometidos, que tenían en Paul Pogba la primera reseña.

Tampoco le despojó el presidente de la plantilla de las piezas sobrantes como Bale o James, a los que, paradójicamente el técnico francés, les dio plaza de titulares en París. Sí accedió a las bajas de los nacionales Llorente y Ceballos, por los que suspiran muchos aficionados.

Este Real Madrid es un desaguisado que carbura lento y con ingredientes que mezclan mal. La flor de Zidane parece extinguirse y lo que fue una solución el curso pasado para desviar los pañuelos hacia el Palco se ha tornado en un problema.

El currículo de Zidane como técnico se circunscribe exclusivamente al Real Madrid, al que llegó por reclamo de urgencia desde el filial Castilla donde su labor fue muy cuestionada. Disidencias con Florentino Pérez le indujeron a no renovar el contrato, pero declinó al primer rebato. El presidente puso un parche como auto salvación y la pretendía solución ha devenido en un problema, del que no es descartable en absoluto una intervención quirúrgica.

El Real Madrid anduvo todo el partido a merced del juego francés. Ello fue así porque se conjugaron la convicción y acierto local con la poca disposición anímica de los visitantes que expusieron un compromiso menor, que algunos críticos interpretan como apatía enquistada.

El tercer gol, obra de Meunier en un magnífico contrataque, dejó sobre el tapete verde parisino una imagen de impotencia blanca y sirvió para reflejar en el luminoso un marcador lacerante. Un tres a cero que deja al Real Madrid como colista del grupo y define el estropicio, introduciendo una estadística tenebrosa, la que señala que ningún equipo que ha perdido en la primera jornada ha resultado campeón.

En la grada, Mbappé y Neymar lo pasaron en grande presenciando el partido. Lo malo para el Real Madrid es que sus compañeros en el campo también disfrutaron activamente por los goles y el juego que deshilacharon las débiles costuras merengues.

A este Real Madrid que mostró sus penurias sobre la cancha, le aguarda una quinta jornada de liga con la visita al estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Allí le espera el líder, el Sevilla FC de Julen Lopetegui, otro damnificado del presidente blanco. Pinta borrasca en Concha Espina. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es


P.S.G. 3 Real Madrid 0, protagonistas y goles

P.S.G.: Keylor Navas, Kimpembe, Thiago Silva, Bernat, Meunier, Idrissa Gueye, Marquinhos (Ander Herrera, min. 69), Verratti, Icardi (Choupo-Moting, min. 59), Sarabia (Abdou Diallo, min. 88) y Di María.

Real Madrid: Courtois, Ferland Mendy, Eder Militao, Carvajal, Varane, Kroos, James (Jovic, min. 69), Casemiro, Benzema, Bale (Vinicius Junior, min. 78) y Hazard (Lucas Vázquez, min. 69).

Goles: 1-0 min. 13: Di María. 2-0 min. 32: Di María. 3-0 min. 90: Meunier .

Árbitro: Anthony Taylor. Tarjetas para Bernat (min. 92), Di María (min. 81), Carvajal (min. 31), Varane (min. 88) y Vinicius Junior (min. 81).

Estadio: Parc des Princes de París