A bote pronto

Barcelona, Roma y París, postales de recuerdo

FC Barcelona y Manchester United, dos históricos en busca de un puesto en las semifinales europeas de la máxima competición. Si producido el sorteo, el favorito ya era el campeón de la liga española, aún lo es más después de jugado el partido de ida con la victoria forastera en Old Trafford.

No obstante, la solera e historial de dos de los más grandes equipos del fútbol mundial no permiten vaticinios aventurados. Tres citas en tres ciudades están en el imaginario colectivo que rodea al apasionante match de esta noche en el Camp Nou: Barcelona, Roma y París.

La remembranza de Barcelona y París refuerzan anímicamente a los ingleses. Hace justo veinte años, en la primavera del año 1999, el Camp Nou repleto y engalanado para las grandes ocasiones, acogía la final de la Champions que enfrentaba a los red devils del United con los bávaros del Münich Bayern. Era una final, como casi todas, sin pronóstico previo por la gran igualación de fuerzas. Todos los que tenemos edad para ello, lo recordamos perfectamente. Se habían cumplido los primeros noventa minutos y el marcador registraba un uno a cero en favor de los germanos, pero en tiempo de prolongación los ingleses voltearon espectacularmente el registro con dos goles. En el minuto 91 empataba Sheringham y en el 93, Solskjaer, actual entrenador marcuniano, remachaba la victoria histórica.

El recuerdo de París queda en el registro inmediato y se corresponde con la anterior eliminatoria de octavos de la presente edición. Los diablos rojos levantaron un marcador en contra de 0-2 que fue la renta que obtuvo el P.S.G. en Old Trafford. Sin embargo, el United hizo la proeza de revertir el score en el Parc des Princes parisino.

Bajo estas referencias, que psicológicamente retroalimentan la moral inglesa, Ole Gunnar Solskjaer, protagónico en Barcelona, les está insuflando moral a los suyos.

La capital de referencia de Roma se corresponde con la espina clavada que aún rasga el corazón barcelonista. El FC Barcelona no supo defender un 4-1 en octavos de final del curso pasado ante la Roma y en el estadio Olímpico de la capital italiana sucumbía con estropicio con un tres a cero que derrumbaba ilusiones, hasta el punto de minimizar el doble éxito de la conquista de la liga y Copa españolas.

Si las plazas de París y Roma suministran fe de remonte al Manchester United, la referencia maldita de Roma perturba el sentimiento culé. Aquello fue un escarmiento, un escarnio padecido del cual se están extrayendo lecciones provechosas para no reiterar desafueros. El Barça vive bajo el síndrome de Roma que significó el tercer desfallecimiento consecutivo en cuartos de final después de la conquista europea en Berlín-2015.

Una noche pintiparada para enterrar viejos fantasmas y conseguir el ansiado billete de semifinales en busca de objetivos mayores.

Valverde ha convocado a los mejores, todos ellos disponibles: André Ter Stegen y Jasper Cillessen, en la portería; Sergi Roberto, Gerard Piqué, Clément Lenglet, Jordi Alba, Nelson Semedo y Samuel Umtiti, en defensa; Ivan Rakitic, Sergio Busquets, Arthur, Arturo Vidal y Aleñá , en el centro del campo; y Leo Messi, Luis Suárez, Ousmane Dembélé, Coutinho y Malcom, en ataque.

Solo dos dudas ancestrales en el curso: el lateral derecho y el extremo izquierda: Semedo o Sergi Roberto y Dembélé o Coutinho. Nos inclinamos por los primeros.

Habrá que estar muy vigilantes al equipo coriáceo de los ingleses con gran exposición física, pero con la técnica del burgalés Juan Mata y del vasco Ander Herrera. Romelu Lukaku, Anthony Martial, Marcus Rashford y las llegadas de Paul Pogba requerirán de una gran concentración y oficio defensivo a los blaugranas.

El FC Barcelona puede aprovecharse de los espacios por la necesidad de los ingleses de jugar abiertos con el marcador desfavorable. Pero también debe percutir en el juego interior, con balones filtrados entre los fornidos centrales, pues el talón de Aquiles del meta de la selección española, David de Gea, es su querencia excesiva a permanecer en la línea de meta y ahí la habilidad de Leo Messi para llegar primero es una baza importante.

El cuadro de cuartos lo completa el Liverpool que visitará Porto con una clara ventaja de dos goles, el Manchester City tiene que superar al Tottenham el 1-0 y la Juventus y el Ajax que parten en Torino del 1-1 de Amsterdam.

El Barça debe controlar los errores y gestionar los aciertos para alcanzar el objetivo de eliminar a un Manchester United renacido tras la etapa convulsa del cesado Mourinho. El himno de la Champions League sonará esta noche en el Camp Nou y esperamos que no sea la última vez del curso, señal que los blaugranas jugarían las semifinales, con probabilidad ante el líder de la Premier, el Liverpool. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper