A bote pronto

El Barça va de rebajas

El FC Barcelona ha parcheado por segunda vez la plantilla que inició el curso 2018-19 con otra incorporación sin brillo mediático. Tradicionalmente, el mercado de invierno atiende urgencias y tiene una visión de recorrido corto, donde se conjuga el tiempo presente que prima sobre el futuro.

En ese marco, se encuadra la incorporación del defensa central Murillo, como cedido del Valencia y con opción de compra por 25 millones de euros. Vino desde la emergencia para cubrir la plaga de lesionados en el eje defensivo blaugrana.

Ahora la baja de Munir El Haddadi, urdida por el Club al no querer el jugador atender la renovación de contrato, obliga a un nuevo movimiento que tiene esos mismos ribetes de provisionalidad.

En líneas generales y salvo imponderables, las operaciones en el mercado del ecuador del curso delatan al Club contratante al poner en entredicho su gestión primeriza al confeccionar la plantilla.

Así si ejercemos la autocrítica, podríamos señalar al trío Pep Segura- Eric Abidal- Ramon Planes, responsables de la dirección deportiva, atribuyéndoles errores de planificación.

El Barça comenzó el curso con cuatro centrales; dos consagrados Piqué y Umtiti, un fichaje contrastado como Lenglet y con Vermaelen, gran central, pero con un físico de cristal. Es, quizá, el puesto de central el más expuesto a las lesiones y de ahí que muchos técnicos, como Luis Enrique, quieran disponer de cinco opciones para cubrir el eje defensivo.

La lesión de Umtiti, con una rodilla que arrastraba precedentes y la reiteración de contratiempos musculares de Vermaelen, obligó al club a reforzar el puesto y fichó a Jeison Murillo que no estaba en ninguna de las quinielas.

En la delantera solo es fiable como punta Luis Suárez que va a cumplir 32 años. El delantero reserva era Munir que no se consolidó en la primera etapa blaugrana y al que se le dio confianza por su crecimiento en el Valencia y, principalmente, en el Alavés en su etapa de cesiones. El hispano-marroquí no ha despegado y marcha al Sevilla, a poco de extinguirse su contrato, al precio solo de 1.050.000 euros, que contrasta con los millonarios traspasos del club hispalense al Barca de Alves, Adriano, Rakitic, Alex Vidal, Lenglet y alguno más, anterior en el tiempo, como Ricardo Serna.

En el equipo estaba Paco Alcácer, con más oficio de goleador y con mayor cotización en el mercado, al que se cedió con opción de compra al Dortmund que ha ejercido su derecho. Costó 30 millones, estuvo dos años en la plantilla y se va a cambio de 23 millones, más alguno de variables. Un fichaje tachado de caro que, no pudo triunfar en el orden deportivo, pero que no ha representado un fiasco económico, al descontarse al diferencial de precio la amortización de las dos temporadas de blaugrana.

Para complementar a Luis Suárez, el Barça rastreó el mercado y el bolsillo restringió las candidaturas de la bolsa de contrataciones. El elegido ha sido Kevin-Prince Boateng que responde a los parámetros buscados de precio asequible, experiencia contrastada y de rendimiento previsible en el corto plazo de poco más de cuatro meses. Tiempo que duran las competiciones que, en el mejor de los casos, concluiría el uno de junio diputando la final de la Champions League en el Wanda Metropolitano.

Aterriza el germano-ghanés del calcio, con un currículo que le define como trotamundos del fútbol y con la experiencia debida dentro y fuera de los rectángulos: “Espero meter un gol en el Bernabéu”. El canje de “nueves” tiene el mismo coste de un millón aproximadamente. Una eventual eclosión tardía del jugador, de la misma añada que el uruguayo Luis Suárez, tendría un coste de contratación asegurado de 8 millones de euros.

Murillo y Boateng son, en el mejor de los casos, solución de presente inmediato que pondrá de relieve si el equipo se ha parcheado bien para salvar carencias que resultaban previsibles. Aún queda el puesto no doblado de lateral izquierda que queda al albur y providencia de que Jordi Alba evite lesiones, sanciones y estados de baja forma. O sí piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper