A bote pronto

El Barça resultó una mala pesadilla

La historia del FC Barcelona también se escribe en fracasos memorables que marcaron la singladura del Club. La pesadilla de Anfield pasa por derecho propio a esa lista proscrita de episodios dramáticos en blaugrana.

En la era moderna, nos remontamos a 1961 y la final de la ciudad suiza de Berna, donde el favorito Barça de Luisito Suárez y Ladislao Kubala perdió inopinadamente ante el Benfica portugués en un cúmulo de desgracias que incluyeron los palos cuadrados de las porterías y la mala actuación del guardameta Antoni Ramallets. En 1986, justo ayer se cumplían 33 años, el Barça tiró la final de la Copa de Europa en feudo amigo, el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla al caer en la tanda de penaltis ante el modesto Steaua de Bucarest. En 1994, se registró la debacle de Atenas y el cuatro a cero infligido por el Milan en plena vigencia del “dream team” de Johan Cruyff. A adicionar, el descalabro del curso pasado en el Olímpico de Roma donde no fue capaz de defender un resultado favorable de 4-1.

No estará el FC Barcelona en la final del Wanda Metropolitano de Madrid el próximo uno de junio, por lo que quedan desvaídas las opciones triunfalistas de celebración en suelo “enemigo”.

Valverde repitió el “once” del Camp Nou para la vuelta en Alfield. Se equivocó el “txingurri” al juzgar por un resultado excelente, pero producto de las casuísticas del juego y no remedar el equipo de acuerdo a las nuevas necesidades.

Los “reds”, enaltecidos por una afición al resueno del mítico “You’ll never walk alone” que les condujo en volandas, tomaron pronto los mandos y fijaron los tiempos. Tras el primer aviso en un saque de esquina cobrado por una pérdida de Messi, vendría el primer gol al séptimo minuto. Alba yerra un pase de cabeza retrasado, Ter Stegen frena el primer remate de Henderson, pero deja el balón muerto para que Origi lo lleve a la red.

La media hora final del primer período el Barça consiguió nivelar las ocasiones y Messi, Suárez, Coutinho y Alba tuvieron el gol en sus botas, pero el brasileño Alison conjuró las oportunidades con gran acierto. El mismo portero que vivió con la Roma, el curso pasado, otra noche triunfal de ensueño.

En este primer acto, en clave barcelonista, destacan oportunidades clamorosas y que resultaron decisivas, junto al error grave de Dembélé que perdonó el cuarto gol en el Camp Nou al límite del tiempo final. En la primera, Messi en posición centrada y muy cerca del marco no se atrevió a rematar un balón fácil con la derecha y pretendió un recorte a Matip que le adivinó la acción. Luego, Alba en posición franca de tiro pretendió pasar a Messi rizando el rizo y en el último minuto, un magnífico pase de Messi a Alba le dejó solo ante el portero, pero un control defectuoso le permitió actuar con eficacia a Alisson, que ya se había destacado en parar o despejar disparos de Leo Messi.

La segunda parte Klopp tuvo que reemplazar al magnífico lateral izquierda Robertson. Otro lesionado que se unía a las bajas iniciales de Roberto Firmino y “Mo” Salah. Los ingleses salieron en trompa y en los minutos tempraneros 54 y 56 igualaron la eliminatoria con sendos goles. En el primero, reiteró error Jordi Alba al que arrebató el balón Alexander-Arnold que centró para el remate fácil del recién incorporado Wijnaldum, que repetiría acierto en un magnífico cabezazo a centro del Milner.

El FC Barcelona había perdido el control del juego y las gradas de Anfield Road eran una fiesta que presagiaban el infierno barcelonista. En pleno descontrol, el lateral Alexander Arnold se arrepiente de ceder la ejecución de un saque de esquina a un compañero y lo sirve él con celeridad al advertir el despiste defensivo que deja a placer el balón a Origi para que remate sin oposición. Un gol que describe la situación de caos.

Las aportaciones individuales de los futbolistas del Barça fueron deficientes con especial nota para Coutinho, en medio de un desacierto general en el que destacó, a favor, el fragor de Arturo Vidal. Tiempo habrá para profundizar en más análisis en próximas entregas A Bote Pronto.

Quiso rectificar Valverde con cambios de cromos, pero era demasiado tarde para asaltar el arrebato inglés. Se consumaba una derrota tremendamente dolorosa de las que dejan huella individual y colectivamente. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper

 

Liverpool 4 FC Barcelona 0, protagonistas y goles

Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson (Wijnaldum, m.46); Milner, Henderson, Fabinho; Mané, Origi (Gomez, m.85) y Shaqiri (Sturridge, m.90).

FC Barcelona: Ter Stegen; Roberto, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Vidal (Arthur, m.74), Rakitic (Malcom, m.80); Messi, Suárez y Coutinho (Semedo).

Goles: 1-0. Origi, m.7, 2-0. Wijnaldum, m.54, 3-0. Wijnaldum, m.56, 4-0. Origi, m.79.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR) amonestó a Fabinho (m.11), Matip (m.65) por parte de los locales y a Busquets (m.45), Rakitic (m.52), Semedo (m.75) por parte de los visitantes

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de semifinales de la Champions League disputado en el estadio de Anfield ante unos 54.000 espectadores.