A bote pronto

Un Barça – Madrid con más urgencias blancas

En la previa de un “clásico”, que nos regala el sorteo de Copa del Rey, hay más incógnitas que certidumbres. Tanto en lo que se refiere a la alineación del FC Barcelona como al pronóstico del partido y de la eliminatoria.

Santiago Solari no tiene lesionados ni sancionados y jugará con los que considere los mejores para optimizar el resultado. Se sabe que en esa elección no estarán de entrada en la alineación Asensio ni Isco, los dos productos nacionales oriundos de Baleares y Andalucía que el poder mediático había apostado como sucesores al “Balón de Oro”.

Sí parece que puede jugar el galés, por el “efecto Bale” de contiendas pretéritas, con especial énfasis a su gol en aquella carrera ganadora con Bartra y que supuso la conquista de la Copa del Rey en la temporada 2013-14. Imágenes del gol que la maquinaria productiva blanca ha repetido e iterado hasta la saciedad por las televisiones del país.

Atendiendo que Benzema ha encontrado la estela del gol y está en un momento dulce y que Vinicius es la metralla explosiva por la izquierda, el señalado para dar vía libre al galés es el gallego Lucas Vázquez, que tiene todos los números para ser el sacrificado.

Mientras en el Real Madrid hay el convencimiento de la necesidad de ir a por el encuentro y la eliminatoria para saldar esa abusiva, por sostenida, superioridad barcelonista en los campeonatos estatales, el momento del FC Barcelona está condicionado por algunas situaciones a precario y una fijación de objetivos alterada por mor de las bolas caprichosas del bombo.

Derrotar al Real Madrid es un objetivo en sí mismo y no cabe diferir esfuerzos. Como Solari jugará con todos los titulares, Valverde está obligado a hacer lo propio, si bien sufrirá la baja segura de Ousmane Dembélé, al que una gripe se ha interferido para demorar su recuperación muscular.

El Barça juega con la duda de la disponibilidad o no de Leo Messi, que tendrá que valorar sobre cuál es su grado de recuperación y el nivel de riesgo que sufriría en una exposición prematura. El “txingurri” ha concentrado 19 futbolistas y mañana descartará uno, que puede ser el defensa Murillo.

Nosotros apostamos a que Messi solo jugará la última media hora, cuando los futbolistas acusen el peso del partido y el desgaste físico haya mermado sus fuerzas. En ese escenario, podrá competir un Messi con el hándicap de esa contractura muscular que se produjo frente al Valencia al disputar un balón con el defensa Lato.

El que gane esta semifinal será claro favorito para conquistar el título que, si cae del bando blaugrana, supondría el quinto consecutivo para seguir engrosando el registro de récords.

Muchos millones de aficionados de todo el mundo tendrán sus ojos puestos en el Camp Nou y muchos de ellos escrutarán las decisiones del discutido y contradictorio colegiado Mateu Lahoz, al que ahora resulta que los merengues, en una guerra psicológica, también dicen temer, o, al menos, el entorno.

El VAR ha venido para quedarse, pero ese instrumento parece perjudicar al Real Madrid que podía especular con el favoritismo de jugadas apreciativas. Un penalti reclamado por caída de Vinicius en la disputa de un balón dividido con el portero Rulli y que acabó con la derrota blanca en el estadio Santiago Bernabéu por 0-2 ante la Real Sociedad, destapó una campaña anti VAR tremenda. Incluso el presidente Florentino Pérez llamó al presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, para pedir explicaciones.

Los Barça – Madrid y viceversa no tienen pronóstico definido. Ocurre a veces que no gana el que está en mejor forma, sino el más necesitado. En el momento actual, en el equipo blanco confluyen su recuperación de juego y su mayor menester, al estar descolgado en la liga.

La disponibilidad puesta en duda de Messi y la campaña desde la meseta anti-VAR son guerras psicológicas puestas en escena. Una mentira repetida mil veces hace mella y se utiliza como estrategia de credibilidad para confundir a la opinión pública con una versión publicada que no cumple los parámetros éticos exigibles. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper