A bote pronto

El Barça es brillante campeón de invierno

En el día de Reyes se ha completado la jornada décimo octava, y a una etapa de la clausura de la primera vuelta del campeonato de liga, el FC Barcelona se ha proclamado matemáticamente campeón de invierno, que es solo una distinción honorífica si el éxito no se corona en mayo.

A los socios y aficionados del FC Barcelona, los Reyes, los mágicos de Oriente, les han completado los regalos del amanecer con una tarde dominical de resultados favorables a los intereses blaugranas. Todo principió en Nervión bajo el sol, donde Atlético y Sevilla se repartieron un punto, dejándose ambos la posibilidad de firmar los tres en juego.

El Atlético tiró de oficio defensivo y alcanzó el empate al filo del descanso, gracias a una mala acción de Carriço que regaló una falta a Griezmann en la media luna y que el francés no desaprovechó. Los atléticos habían sido netamente inferiores, pero se fueron al descanso salvando los muebles. Luego el juego se niveló algo más, pero el marcador, que no disgustaba a ninguno de los contendientes como mal menor, no registró más movimientos.

A media tarde, un despoblado estadio Santiago Bernabéu acogía la visita de una Real Sociedad que estrenaba entrenador y sufría muchas bajas, entre ellas la de los dos laterales titulares. El Real Madrid jugó con una apatía impropia ya registrada este curso y a los 75 segundos ya encajaba un gol de penalti producto de una imprudencia de Casemiro.

Solo Vinicius de 19 años despertaba del letargo blanco, cuyos jugadores, en especial Marcelo, fueron objeto de la reprobación sonora de su público. Una Real Sociedad, carente de instinto matador, no supo cerrar el marcador hasta el último tramo, dejando a precario la suerte del resultado.

Del descalabro blanco, que queda diez puntos por debajo del líder Barça, los medios internos y externos del Club ya tratan de edulcorarlo, desviando la atención hacia el árbitro, impertérrito a las caídas de Ramos y Vinicius en el área rival y con el viejo truco del as sobre el brazo de un nuevo fichaje para desviar la atención. En este caso, se trata del joven del City, el malagueño Brahim Díaz, que ha costado 15 millones, más 5 en variables y ya ha sido, con calculada precipitación, anunciado.

El público, mostró tímidamente pañuelos blancos al Palco y apenas sumaron veinte mil almas las que aguardaron estoicamente el pitido final del trencilla.

Conocedor de estos scores favorables que potenciaban la solvencia de su liderato, los blaugranas saltaron al Coliseum Alfonso Pérez de Getafe a asentar un golpe de autoridad en la liga.

Es Valverde un entrenador con oficio y experiencia que sabía de las dificultades de un rival muy correoso y rudo y de las circunstancias de un calendario poco propicio, coincidente con la reanudación del campeonato en la post Navidad.

Diezmado el convaleciente Busquets, dispuso el técnico su sustitución por Rakitic, dejando hueco en el “once” a Arthur Melo, También retornó a la titularidad Sergi Roberto, superados los problemas físicos que le han alejado mes y medio de los terrenos de juego. Arriba, volvía a confirmarse el tridente, con Dembélé y sin Coutinho.

El partido se inició en los cánones previstos de fogosidad local y apuro visitante, que pudo cristalizar en el marcador si el árbitro se inhibe en una débil falta de Ángel sobre Lenglet, ya que anuló previamente la jugada que acabaría con el balón en las mallas.

Quien abriría el marcador sería Leo Messi en el minuto diecinueve, aprovechándose de una indecisión de los dos centrales, filtrándose entre ellos para recoger el centro de Arthur y disparando a la meta defendida por Soria que repele en primera instancia, pero no puede evitar un segundo remate escorado del argentino. Un tanto con más mérito que vistosidad.

Tardaron otros diecinueve minutos, en producirse el segundo gol en una volea magistral, marca registrada, de Luis Suárez al borde del área. Este colchón de seguridad, fue hecho añicos antes del descanso con el gol de Mata que volvía a meter al “Geta” en el partido. Sería otro centro oblicuo y lateral, mal defendido por Piqué, Lenglet y Alba que permite el remate bajo palos del desmarcado Mata.

En la segunda mitad, ambos equipos dispusieron de ocasiones de gol, pero no se materializaron. Al FC Barcelona le faltó fluidez en la elaboración para cerrar el encuentro y se conjugaron los aciertos del arquero Soria, con la falta de luces de los delanteros barcelonistas, muy castigados en una labor de desgaste por ayudas en áreas de contención.

Getafe 1 FC Barcelona 2, protagonistas y goles.

Getafe: David Soria; Damián Suárez, Djené, Cabrera, Antunes; Foulquier (Jorge Molina, m.57), Arambarri, Maksimovic, Portillo (Rober Ibáñez, m.83); Ángel (Samu Saiz, m.73) y Mata.

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Arthur (Aleñá, m.87), Arturo Vidal (Busquets, m.69), Rakitic; Messi, Dembélé (Coutinho, m.83) y Luis Suárez.

Goles: 0-1: m.19 Messi; 0-2: m.38 Luis Suárez; 1-2: m.43 Mata.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amarilla a Foulquier (m.15), Damián (61), Cabrera (69), Maksimovic (76), del Getafe; y a Arthur (m.11), Jordi Alba (14), Vidal (64), del Barcelona.

Se salvó un escollo complicado con entrega y profesionalidad alta, con un Messi que se fajó en el duelo y tiró del carro, con el bagaje de solvencia que le acredita.

Valverde ordenó algunos ajustes tácticos en su pizarra y bajó a Rakitic como tercer central, danto más alas atacantes a los laterales, sumando mayoría en el centro del campo, donde con habitualidad postulaba Messi y dejando más campo de acción a Dembélé que también se incrustaba por las franjas centrales de la vanguardia.

El colegiado debutante Cuadra Fernández no arbitró a gusto del perdedor y, en cualquier caso, quedaron injustificadas las dudas barcelonistas que suscitaron su designación.

A una jornada de la terminación de la primera vuelta, el FC Barcelona se convierte en honorífico campeón de invierno y pone tierra de por medio con 5, 7 y 10 puntos con los seguidores Atlético, Sevilla y Real Madrid, respectivamente. No fue, ni con mucho, el mejor partido del FC Barcelona, pero los resultados globales de la jornada, le encarama a la consolidación de un liderato que, algunos advierten ya su irreversibilidad aun estando en el mes de enero. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper