A bote pronto

Aromas de temporada grande del Barça

El FC Barcelona sigue en pie con todos los objetivos marcados de la temporada con serias opciones de ser alcanzados.

LaLiga está asegurada con cuatro victorias, la Copa del Rey al socaire del partido de la final que le enfrentará al Valencia CF y la Champions League, está, en el mejor de los casos, a disposición de la conquista en cuatro partidos. En total, serían nueve partidos que, caso de resultar victoriosos, reeditarían los éxitos de los años 2009 y 2015, sin parangón en el fútbol español. Sería la consecución de lo que se ha dado en denominar “el triplete”.

Los futbolistas y el cuerpo técnico hacen bien en no querer mentar esa posibilidad y concentrarse en el día a día del campeonato que toca de los tres que compiten con amplia solvencia, a juzgar de los resultados parciales.

Aparcada la Copa del Rey para la final del día 25 de mayo en el estadio bético del Benito Villamarín, estas últimas fechas y en el plazo de cuatro días, el FC Barcelona ha conseguido sendas victorias de prestigio que le aceran a los retos perseguidos.

Para ello, Valverde, no ha reservado recursos y ha puesto los mejores condimentos a los platos, reiterando esfuerzos prácticamente a los mismos. El éxito ha acompañado a la empresa y, ahora, se trata de dosificar a los futbolistas desde una situación favorable de renta acumulada.

En ambos encuentros, liguero el primero ante el Atlético en el Camp Nou y el segundo en Old Trafford con etiqueta de primera competición europea, el marco de Ter Stegen ha quedado incólume, sin que la actuación del extraordinario cancerbero fuera relevante ni exhaustiva.

El sistema defensivo, con Sergi Roberto ante el Atlético y Semedo frente al United, funcionó espléndidamente bajo el mando y salvaguarda de un Gerard Piqué imperativo y colosal que tuvo el reconocimiento en su querido Old Trafford, donde empezó su carrera profesional después de su etapa formativa en las categorías inferiores del FC Barcelona. Fue declarado con toda equidad el mejor jugador del match.

El Comité de Competición ha sancionado con ocho partidos a Diego Costa. Una grabación ha derrumbado las mentiras del delantero confirmándose los graves insultos proferidos al colegiado Gil Manzano en la jornada del Camp Nou. Desde los tiempos del violento Pepe no se había registrado una sanción tan severa, aunque aún dista de las observadas en la década de los sesenta con el zaragocista Cortizo, en los setenta con Fernández del Granada, en los ochenta con Goicoechea del Athletic o en los noventa con el blaugrana Hristo Stoickhov, pero esto será material para un próximo A Bote Pronto.

Este martes, ya inminente en el calendario, el Camp Nou se vestirá de gala una noche más para ver la vuelta de cuartos que será competitiva al máximo, bajo el recuerdo del volteo de la eliminatoria que los marcunianos registraron en el Parc des Princes parisino.

Pero antes debe cumplimentarse la trigésimo primera jornada de liga que, en jornada sabatina, el Barça disputará con el Huesca en el estadio de El Alcoraz, inaugurado en 1972. A tres días vista de la confrontación europea, Valverde alineará un equipo alternativo donde seguro no estarán Piqué y Suárez por acumulación de tarjetas, donde la casualidad y la causalidad anduvieron a la zaga.

El equipo oscense, Sociedat Esportiva Uesca en aragonés, es, desde los inicios del campeonato, el colista en su estreno en la primera división del futbol español. Cualquier composición nominal que formalice Valverde tendrá solvencia suficiente para vencer, aun considerando que los locales han mejorado ostensiblemente en los últimos envites.

Puede ser oportunidad para Todibo como escaparate de colocación momentánea en el mercado, de Malcom para seguir creciendo, de Dembélé para recuperar sensaciones tras la lesión, de Umtiti para volver a la titularidad, de Cillessen para mantenerlo en forma pues suya será la final de la Copa del Rey. Y “el txingurri” dispondrá del catálogo de fichas del Barça B para procurar alguna alternativa y, entre ellas, ilusiona la de Riqui Puig. Boateng y Murillo pueden tener minutos para justificar unas incorporaciones provisionales incomprendidas.

Hay mucho trabajo por hacer en pocas fechas. Está marcado el camino, pero en el sendero todavía restan curvas peligrosas. El envés dicta que el éxito total está al alcance, pero el revés que supone la nadería es vigente. De momento, nos valemos de las sensaciones positivas para prever un gran curso. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper