A bote pronto

Al compás de Leo Messi

Solo unas sesenta mil personas asistieron al recital de Leo Messi que, con su influencia en el juego, facilitó la cuarta goleada del Barça en el Camp Nou, tras las encajadas por el Valencia, Betis y el Sevilla. Ya es el Barça, de largo, el máximo goleador del campeonato, promediando cerca de tres goles por partido.

Poco público para las inmensas gradas, pero comprometido y no solo deportivamente. La grada de animación estuvo beligerante con la situación política que vive Catalunya. En la previa, los grupos y la directiva habían negociado sobre la no exhibición de algunas pancartas más polémicas, pero aceptando otras que simplemente reclamaban libertad para los presos políticos catalanes. Al parecer, los Mossos d’Esquadra, la policía catalana, habían dañado parcialmente ese material consentido a priori. Estos grupos se ausentaron del estadio diez minutos antes del final en señal de protesta. Información por confirmar que dará pie a abrir nuevas corrientes de opinión, con exigencia de clarificación de los hechos.

Circunscribiéndonos al partido, las facilidades vinieron al principio con un gol del defensa Lenglet que empaló bien un despeje defensivo y se vio favorecido con el muslo del lateral Barba que desvió la trayectoria de un balón dirigido entre los palos defendidos por el ex barcelonista Masip.

El relajo de los locales y la mayor convicción visitante nos llevó a un nuevo escenario con el gol, sin querer, de Kiko Olivas al que rebota un balón mal despejado por Ter Stegen y, todo ello, por un lanzamiento lateral de una falta concedida generosamente por Semedo.

De Jong coló un balón a la cresta de Arturo Vidal al que faltó centímetros para el remate, Fue el primer aviso y, al siguiente, el asistente preciso fue Messi que filtró un pase inimaginable que el chileno cazó en un escorzo aéreo con la pierna derecha para desviar el balón junto al poste izquierdo de Masip.

La amenaza de ansiedad se acabó disipando del todo en el minuto 34, merced a un golpe franco ejecutado con magistral precisión por Messi a una distancia aproximada de veinticinco metros. El balón superó la barrera y se incrustó a la red ajustada al palo imprimiendo al balón la fuerza necesaria. Fue su gol número cincuenta en esta especialidad.

El FC Barcelona había jugado a rachas, pero se fue a los vestuarios al descanso con los deberes hechos. En el segundo acto era cuestión de contemporizar, nadar y guardar la ropa. Así lo entendió el técnico extremeño que dio minutos a Rakitic, Griezmann y Sergi Roberto.

Dos genialidades del astro argentino ampliaron el score para darle visos de goleada en forma de gol y asistencia. El cuarto tanto es un balón que sirve en vertical Rakitic a Messi de espaldas a puerta, pero recoge el balón con el muslo y efectúa un giro de 180 grados que le coloca frente a Masip al que bate de un latigazo cruzado al palo largo. Brillo en el control y eficacia en el remate.

No hay quinto malo y, a fe, que no fue el caso. Leo Messi dirige un contraataque y, con el desmarque de Arturo Vidal, orienta un balón a la carrera de Luis Suárez que desvía el balón sobre la salida del arquero.

En pleno festival pudo alcanzarse el resultado tenístico, pero hasta en tres ocasiones marraron el remate final, incluido Messi, que se quedó a las puertas del “hat-trick”, pero que contabilizó, a pares, goles y asistencias.

La historia del partido vino dictada por los goles, en una jornada encajada, contracorriente, en día laborable de escaso hábito para el espectador que asocia estas fechas para las citas europeas.

El partido sirvió para advertir el regreso de la mejor versión de Messi que ultima su pretemporada particular. El equipo juega a su son y, con el balón a sus pies, el espectáculo se magnífica.

Ter Stegen tuvo la mancha del gol y no tuvo oportunidades de resarcirse, discretos los laterales Semedo y Alba, muy mejorado Piqué, solvente y goleador ocasional Lenglet, intenso y acertado Busquets, activo e ilusionante De Jong, hiper concentrado Vidal, de menos a más Luis Suárez coincidiendo con el menor rigor defensivo al paso de los minutos y un Ansu Fati voluntarioso que nos recordó su edad juvenil (mañana cumple diecisiete años) y su situación en fase de instrucción profesional y de crecimiento personal. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça universal

Twitter: @albertgilper

www.planetaDeporte.es

 

FC Barcelona 5 – Real Valladolid 1, protagonistas y goles

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba (Sergi Roberto, min.789, Sergio Busquets, De Jong (Rakitic, min.60), Arturo Vidal, Messi, Luis Suárez y Ansu Fati (Griezmann, min.63).

Valladolid: Masip; Porro, Kiko Olivas, Joaquín Fernández, Barba, Nacho (Salisu, min.32); Míchel, Anuar (Hervías, min.53), Óscar Plano (Ünal, min.66), Waldo y Sergi Guardiola.

Goles: 1-0: Lenglet, min.2. 1-1: Kiko Olivas, min.15. 2-1: Arturo Vidal, min.29. 3-1: Messi, min.34. 4-1: Messi, min.75. 5-1: Luis Suárez, min.77.

Árbitro: Alberola Rojas (Comité de Castilla-La Mancha). Mostró tarjeta amarilla a Barba (min.45), Sergi Guardiola (min.67) y Michel (min.79).

Incidencias: Partido de la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 59.896 espectadores. Antes del encuentro, los fotógrafos que habitualmente cubren los partidos en el estadio depositaron un ramo de flores en el córner del gol norte, en recuerdo del fotoperiodista del Diario As Ferran Zueras, recientemente fallecido de cáncer.