A bote pronto

El VAR da un triunfo raquítico al Real Madrid

Hacía ya 22 años que el RCD Espanyol no ganaba en el estadio Santiago Bernabéu y esa racha negativa se ha incrementado en una unidad tras la disputa de la quinta jornada de laLiga. Ha estado cerca del éxito, pero la instauración del VAR le ha perjudicado, al rectificar el error del ínclito árbitro valenciano Mateu Lahoz, que había invalidado el gol de Asensio.

Rubi, con la huella de haber sido ayudante técnico en el Barça, ha devuelto al Espanyol el gusto por el fútbol elaborado, aquel del que dimitió el anterior entrenador Quique Sánchez Flores, cuyo pasado quedó cubierto de sombras y de reproches en la última fase, después de que pretendiera abandonar el Club a media temporada y con contrato en vigor para irse a La Premier League.

Real Madrid 1 RCD Espanyol 0, protagonistas y gol

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Nacho; Casemiro, Ceballos (Lucas Vázquez, m.63), Modric; Isco (Marcos Llorente, m.78), Marco Asensio y Benzema (Mariano, m.59).

RCD Espanyol: Diego López; Javi López, Naldo, Hermoso, Dídac Vilà; Marc Roca, Darder (Víctor Sánchez, m.55), Granero; Piatti (Leo Baptistao, m.55), Hernán Pérez (Sergio García, m.70) y Borja Iglesias.

Goles: 1-0, m.41: Asensio.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Nacho (6) y Casemiro (77) por el Real Madrid; y a Marc Roca (26), Javi López (45) por el Espanyol.

Incidencias: encuentro correspondiente a la quinta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu. No se llenó el estadio, que registró una entrada de 67.758 espectadores.

El técnico blanquiazul sacrificó de inicio a los delanteros Leo Baptistao y Sergio García, además de la forzosa ausencia del central David López. Piatti, Hernán Pérez y Naldo fueron las piezas de recambio elegidas. En la alineación de los periquitos se contaban tres ex madridistas: Diego López, Hermoso y Granero.

Por su parte, Lopetegui rotó a los laterales Carvajal y Odriozola, a Kroos y a Bale, pero el fondo de armario permitió sustituirlos por otros cuatro futbolistas internacionales españoles: Odriozola, Nacho, Ceballos e Isco.

El único gol que decidió el match se produjo al filo del descanso. Un balón que pierde Marc Roca que posibilita un rápido contragolpe blanco. El cuero llega por accidente a Asensio por un mal control, pero el balear lo hace suyo y lo cruza al palo largo donde no llega Diego López. Mateu Lahoz lo anula por fuera de juego y se equivoca, como en la última jornada de la liga 2014-15, pero entonces no había la tecnología dispuesta y el Barça perdió una liga por error de apreciación al no observar la legalidad del gol de Leo Messi. Campeonato que fue para el rival, el Atlético.

El error de Marc Roca fue puntual pero fatídico. El joven futbolista, proscrito el curso pretérito por Sánchez Flores, jugó excelentemente, muy por encima de sus compañeros de línea Granero y Sergi Darder.

En el segundo tiempo, el Espanyol mantuvo la cara al partido y siguió teniendo puntuales acercamientos con peligro a la meta que volvía a ocupar Courtois, en ese misterio de elección aún indescifrado.

Pasada la hora de juego el Espanyol tuvo la igualada en las botas de Borja Iglesias, el fichaje más caro de la historia blanquiazul, que no supo aprovechar el despiste habitual de cada partido de Sergio Ramos. Su disparo, con todo a favor, se estrelló en el travesaño para volver al césped y ser recogido por el cancerbero local.

Le cundió el pánico a Lopetegui que recurrió al infrautilizado Marcos Llorente para acompañar a Casemiro, doblando la posición de pivote. El equipo merengue anduvo pidiendo la hora y Courtois ralentizando la continuidad del juego y siendo recriminado por “el pirata” Granero.

Un solo gol que otorgan tres puntos al Real Madrid en una victoria raquítica y que deja sin premio el buen hacer de los catalanes. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper